Un poco de colorinche no te va a matar

Si me conocen, saben soy esa persona que dedica demasiado esfuerzo al cuidado de su (colorido) feed de Instagram y conocidos se han referido a mí como “la niña arcoíris” o “la niña colores”. El arte, el cine, la moda, la fotografía y la dirección de arte son cosas con las cuales conecto a través del color hasta el punto en el que se me salen las lágrimas.

A la hora de vestirme me gusta mucho arriesgarme con los colores. Esto no quiere decir que haya matado a mi yo preadolescente que escuchaba My Chemical Romance, puesto que aún le soy fiel al negro de vez en cuando, pero sí acudo más al “colorinche” que la persona promedio. Por alguna razón, la gente suele enfrascarse en la limitada paleta de colores que ofrecen el blanco, el negro, el gris, el azul oscuro, el verde militar y, cuando se sienten atrevidos, el vinotinto. Así que aquí vengo yo para animarlos a salir de The Black Parade y experimentar con otros tonos y matices.

Ver relacionados:

¿Por qué usamos ciertos colores en ciertas ocasiones?

‘Rosemary's Baby’: la semilla del buen estilo

La cultura pop dijo ‘presente’ en la última temporada

Algo que siempre me ha parecido fascinante es el uso de los colores complementarios, aquellos que se encuentran opuestos a otros en el círculo cromático tradicional. Tranquilos, no es tan complicado como suena, solo revisen la siguiente imagen: 

Círculo cromático tradicional

Círculo cromático tradicional

El verde y el rojo, el naranja y el azul, y el amarillo y el morado son parejas de colores complementarios que están en todas partes, incluso si no se han dado cuenta. Cuando estos se mezclan, es como si se anularan el uno al otro y dieran paso a un color neutral (blanco, negro o gris). ¿Ya van entendiendo por qué el corrector verde es nuestro héroe cuando tenemos rojeces en la cara?

Siempre que tengo la oportunidad, trato de recordarle a la gente que la moda, más que ropa, es un arte. Y como con cualquier tipo de arte, la inspiración puede venir de donde sea; la arquitectura, la fotografía, el cine, la literatura, las escenas callejeras y las obras de arte son solo algunas de las fuentes que sirven de estímulo. Así que antes de ponerme a hablar de outfits, quiero enseñarles los colores complementarios del mundo para que entremos en calor.

Arte

Un cuadro que hacía uso de los colores complementarios azul y naranja fue el que le dio su nombre al impresionismo. Este fue Impresión, sol naciente de Claude Monet. Y así como él, otros grandes artistas aprovecharon este recurso para crear obras que hoy en día casi todos hemos visto alguna vez.

Cine

Existen películas que les sacan el jugo a los colores complementarios. Personalmente, amo cuando esto sucede porque además de ser visualmente satisfactorio, denota una atención al detalle por parte de todo el equipo que trabaja detrás de un largometraje. Amélie, por ejemplo, no sería lo mismo sin el verde y el rojo; esta paleta, más que verse bonita, se encarga de darle un sentido de identidad al film, ya que es casi imposible pensar en él sin asociarlo automáticamente con esos colores. Esto no pasa solo en largometrajes, sino que funciona como un recurso sumamente poderoso para todo producto audiovisual, incluyendo publicidades.

Fotografía

Como dije, el color es un factor mediante el cual conecto casi de forma inmediata con el arte, así que no es ninguna sorpresa que la mayoría de mis fotógrafos favoritos sean maestros del mismo. William Eggleston, considerado una leyenda de la fotografía a color y cuyo trabajo ha inspirado a figuras como David Lynch o Juergen Teller, es uno de ellos. En Instagram, sigo a fotógrafos que, como Eggleston, se encargan de capturar cosas cotidianas que cobran vida a través del color. Es un elemento lleno de energía, capaz de dotar de emociones a las cosas más simples.

William Eggleston (1971)

William Eggleston (1971)

William Eggleston (1976)

William Eggleston (1976)

Ahora sí, la moda

Espero que tanto arte y tantas referencias visuales los hayan inspirado y hayan llegado hasta aquí con la mente abierta y listos para dejar de cantar I'm Not Okay (I Promise) y empezar con She's a RainbowY si todavía no están en ese punto, les dejo por aquí un estudio que afirma que usar ropa colorida nos hace más felices

Ahora bien, vamos a empezar.

titus-andromedon

Durante la última temporada, vi muchos outfits que hacían uso de los colores complementarios, sobre todo del morado y el amarillo. Traté de buscarle una explicación a esto y mi hipótesis es la siguiente: si no viven debajo de una roca, saben que el color Pantone del año 2018 es el ultravioleta. Si han prestado atención hasta ahora, entenderán que su color opuesto es el amarillo —que, además, fue una de las tendencias más grandes en el pasado mes de la moda—, así que realmente no suena demasiado loco que esta combinación haya estado presente en las pasarelas de Nueva York, Londres, Milán y París recientemente. 

De izquierda a derecha: ‘Discount Universe’ primavera-verano 2019, ‘Kate Spade’ primavera-verano 2019, ‘Pyer Moss’ primavera-verano 2019

De izquierda a derecha: ‘Discount Universe’ primavera-verano 2019, ‘Kate Spade’ primavera-verano 2019, ‘Pyer Moss’ primavera-verano 2019

Esta tendencia es perfectamente aplicable en la vida real. Si aún no se sienten demasiado cómodos experimentando con esta combinación, siempre pueden empezar incorporando pequeños detalles de color, como en estos casos:

Si están en un nivel más avanzado y atreverse a jugar con los colores no significa ningún reto para ustedes, pues —como diría mi mamá—, dele que son pasteles. Aquí un poco de inspiración:

El naranja y el azul también se hicieron notar, sobre todo a través de los accesorios. Aunque son colores que pueden ser combinados a gran escala sin ningún tipo de problema, esta tendencia se apreció mejor en los pequeños toques de color.

Fila superior de izquierda a derecha: ‘Milly’ primavera-verano 2019, ‘Assembly New York’ primavera-verano 2019. Fila inferior de izquierda a derecha: ‘Boss’ primavera-verano 2019, ‘Tibi’ primavera-verano 2019

Fila superior de izquierda a derecha: ‘Milly’ primavera-verano 2019, ‘Assembly New York’ primavera-verano 2019. Fila inferior de izquierda a derecha: ‘Boss’ primavera-verano 2019, ‘Tibi’ primavera-verano 2019

El street style también adoptó la tendencia y aquí les dejo las fotos para que vean no solo que sí es posible, sino que además se ve increíble:

En cuanto al rojo y el verde, les juro que hay muchísimas formas de usarlos sin que parezca que estás celebrando la Navidad los 12 meses del año. Así se vio esta combinación durante el mes de la moda:

Fila superior de izquierda a derecha: ‘Mulberry’ primavera-verano 2019, ‘Zadig & Voltaire’ primavera-verano 2019. Fila inferior de izquierda a derecha: ‘Kolor’ primavera-verano 2019, ‘Vika Gazinskaya’ primavera-verano 2019

Fila superior de izquierda a derecha: ‘Mulberry’ primavera-verano 2019, ‘Zadig & Voltaire’ primavera-verano 2019. Fila inferior de izquierda a derecha: ‘Kolor’ primavera-verano 2019, ‘Vika Gazinskaya’ primavera-verano 2019

A mí, en particular, esta me parece la combinación más difícil de lograr. Sin embargo, no es imposible y estos ejemplos son perfectos para demostrar que sí se puede ver bien. Después de todo, estos son los colores de las famosas rayas de Gucci por algo.

Como no existe inspiración que el street style no sea capaz de brindar, espero que hayan sido iluminados y ahora se atrevan a salir de la rutina de los colores neutros. Estos no tienen nada de malo y son completamente necesarios en todo armario, pero admitámoslo: pocas cosas son tan divertidas como escapar de la zona de confort y arriesgarse en la moda. Espero que este haya sido el empujoncito (o jamaqueo, en algunos casos) que necesitaban. Y si aún no están completamente convencidos, los dejo con una foto del clóset de Mark Zuckerberg, quien no es un buen referente de moda y es conocido por usar la tendencia de las sandalias con medias. No sean como Mark Zuckerberg.