Lo que mantiene a un CEO de moda despierto por la noche - The Amaranta
Y las pesadillas de los diseñadores

A primera instancia, el impacto global de la moda no muestra signos de disminución, pero si miramos más de cerca, nos encontraremos con una industria que está luchando por evolucionar con los tiempos y no quedarse atrás.

En diciembre, el informe The State of Fashion de The Business of Fashion y McKinsey arrojó que el 67% de los ejecutivos de la moda creen que las condiciones en la industria han empeorado en comparación con el año anterior. Ahora, casi un año después de que se publicaron los resultados, ¿las preocupaciones de los diseñadores siguen siendo las mismas?

Para concluirlo, The Future Laboratory identificó cuatro grandes ansiedades que proyectan largas sombras sobre la industria y que, por cómo soplan los vientos, no tienen planeado irse pronto.

Pesadilla #1: un modelo de negocio obsoleto

Una de las batallas más peleadas de industria ha sido su amor/odio con la tradicionalismo; aún más cuando el creciente número de consumidores son nativos digitales y los orígenes de la industria no tienen nada que ver con lo digital.

Los diseñadores y las marcas están luchando con las demandas de producción del calendario de la moda, ya sea porque exigen demasiada velocidad y volumen o porque no exigen los suficiente para estar en sintonía con las necesidades del consumidor.

Pesadilla #2: el aumento de la inteligencia artificial

De acuerdo con International Data Corporation, se estima que para el 2020, el mercado de aplicaciones de aprendizaje automático alcanzará los 30 mil millones de euros (39.5 mil millones de dólares al cambio actual).

Sin embargo, el sector de la moda ha sido demasiado lento para aprovecharlo, en primer lugar porque es costoso, y en segundo porque es prácticamente una revolución industrial que le causa panico a los tradicionalistas.

"Las innovaciones digitales pueden construirse con relativa rapidez, pero lleva mucho tiempo implementarlas, particularmente si las organizaciones carecen de infraestructura digital. Estamos hablando de años y millones de libras en términos de inversión y rentabilidad" -Wojtek Tusz, director interino del Laboratorio de Antropología Digital en el London College of Fashion.

Sin embargo, una buena forma de desaparecer esta ansiedad creativa es abrazar la IA a través del diseño de datos. La combinación de datos con inteligencia artificial se convertirá en una herramienta poderosa para adelantarse a las necesidades de los consumidores. Pues, mantener la ventana abierta para analizar los datos disponibles del consumidor en tiempo real, les regala la oportunidad de producir diseños que respondan activamente a sus demandas.

Pesadilla #3: recursos humanos

Desde la diversidad en la pasarela, hasta sexismo a puertas cerradas, los recursos humanos y la inclusión aún aparecen como ideas posteriores. Razón por la cual, una de las prioridades de la industria hoy en día es configurar el modus operandi para que le de protagonismo a las personas antes de a las ganancias.

Pesadilla #4: sostenibilidad ambiental

Tanto que se habla de la sustentabilidad, pero el proceso hacia la sostenibilidad ambiental en la industria va a pasos de tortuga. Sin embargo, al menos el discurso de las firmas de moda está orientado a disminuir los reclamos de los grupos medioambientales: y una progresión, por más pequeña que parezca, nos hace confiar que existe cierto compromiso con el medio ambiente después de todo.

Y es así como los diseñadores y ejecutivos de moda ocupan su tiempo por las noches; pensando en todos los monstruos de la industria que pueden arruinar sus firmas, porque al final del día, son cambios que no se van a detener en ningún momento pronto.