“Not on my watch”

La moda parece no tener etapas superadas. Lo que es injusto, porque nosotros sí. O al menos la mayor parte de nuestras etapas. Entre ellas está ese oscuro abismo al que llamamos los 00, llenos de “emos”, reality shows de Paris Hilton y Nicole Richie y por supuesto, de la maldición de muchas: las cejas delgadas.

Las infames cejas delgadas nos han dado pesadillas cada vez que Facebook se atreve a recordarnos cómo lucíamos hace 8 años, con acné y con una delgada sombra horizontal que ni llegaba ser ceja sobre nuestros ojos.

Yo fui una de las zombies que obedeció ciegamente a las imágenes publicitarias. Y nunca dejé de arrepentirme.

Pero gracias a la evolución humana, llegó el 2010 para presentarnos a la nueva generación de celebridades que aunque muchas no son unos genios, sí entendieron la importancia de tener pelo debajo de la frente. Entre ellas, Cara Delevingne, quien dijo:

“Yo dejo esa vaina crecer y bueno, que sea lo que Dios quiera”

Amén. Y así lo hicimos casi todas.

HASTA QUE…

Vino el 2015 a arruinar la fiesta para la estética a lo natural y anti lápiz de ceja. 

Todos estábamos felices hasta que la London Fashion Week del 2015 comenzó a usar modelos con las cejas delgadas a lo Drew Barrymore de los 90. Diseñadores como Ashley Williams, Paul Smith e incluso J. W. Anderson junto con NARS comenzó a reutilizar esta etapa superada para “bring back the attention to the brow bone”.

Y desde entonces, celebridades como Charlize Theron, Megan Fox, Bella Hadid, Kristen Stewart, la insoportable de Taylor Swift y alguna que otra compañera intensa de la universidad/trabajo está aprovechando toda esta nueva publicidad de mujeres con las cejas delgadas. Atentando contra mi vista miope pero sensible y mi paz mental.

Mi respuesta es no. No volverán. Y aunque parezca roja rojita hablando de otro tema...me mantengo firme ante mi posición.

Por favor, no cambien el juego ahora que por fin se han recuperado del 2007.

¿De qué lado estás tú?