Los diseñadores de la industria están buscando relevo - The Amaranta

Ya es hora de que la nueva generación reemplace a los líderes de la industria

Los grandes están buscando relevo.
Author:
Publish date:
Carolina Herrera, Oscar de la Renta y Queen Sofia.

Carolina Herrera, Oscar de la Renta y Queen Sofia.

En la industria de la moda, es común que un diseñador se vea salpicado por la identidad de la marca para la que trabaja. Más de una vez los diseñadores creativos de firmas reconocidas se han involucrado a nivel personal con sus casas de diseño, a tal punto que separar su imagen del nombre de la marca es casi imposible.

Lo primero que pensamos al hablar de Moschino es Jeremy Scott, John Galliano nos recuerda a sus inicios en Dior y Donatella Versace es la representación de la casa de moda italiana bautizada con su apellido; a veces es inevitable que las figuras detrás de las marcas no se conviertan en las marcas como tal.

Y es que después de años en el spotlight, la personalidad de un fundador a menudo eclipsa el producto. Por lo cual, cada cambio o modificación en la estructura de una marca puede magnificar una respuesta de los seguidores, sea positiva o negativa.

Los líderes de las marcas que llevan años en sus posiciones saben cómo funciona el proceso de transición en la industria, conocen el apego de los consumidores y el proceso de negociación menos turbulento para establecer un nuevo líder sin dañar irrevocablemente el ADN de la marca.

Mientras el tiempo pasa, el sistema cambia y las visiones recaen en innovación, los gigantes del sector buscan nuevos talentos que puedan igualar sus perspectivas y hacer crecer a las casas de diseño que fundaron hace años; para que puedan sentarse, recoger sus frutos y disfrutar de su legado confiando en que los ideales de su creación están en buenas manos.

Ya era hora para los líderes americanos.

Es ahora, en el 2017, que algunas de las casas de moda de Estados Unidos están dándose cuenta de que su director necesita un sucesor para seguir la cadena evolutiva de la firma. Mientras que algunas marcas aún pelean con la naturaleza de la jerarquía, tratando de huir de la realidad que los persigue: los fundadores no permanecen en el timón para siempre.

Hablemos de Carolina Herrera, que sospechosamente cambió al presidente de la empresa después de que el escándalo por una supuesta “oferta de reemplazo” que se le presentó a Laura Kim se hizo público. O de Ralph Lauren, que de alguna u otra forma ha logrado mantenerse en su puesto desde 1967. Incluso Marc Jacobs, Tommy Hilfiger y Michael Kors tienen que empezar buscar candidatos para seguir la ola de sucesiones.

Aunque algunos casos todavía se mantienen renuentes a dejar la oficina directiva de las empresas (Sí, hablamos de Carolina Herrera), el mismo Ralph Lauren está haciendo un intento para encontrar a la persona indicada. Por más de que su encuentro con Stefan Larsson, como jefe ejecutivo, no fue fructífero y terminó con la salida de Larsson en mayo de este año, un nuevo perfil está bajo el radar de la marca; Patrice Louvet se unirá a la marca en julio como presidente y jefe ejecutivo de Ralph Lauren.

Uno de los diseñadores que preparó con años de antelación a su sucesor fue Oscar de la Renta; el mismo mes en el que falleció, Peter Copping entró a la compañía y trabajó junto a Laura Kim y Fernando García.

Casi dos años después, Copping dejó la compañía y Kim, que fue la mano derecha de Oscar de la Renta por doce años y Fernando García, que lo acompañó por seis, elevaron el legado del dominicano y asumieron el puesto de directores creativos en el 2017. Confirmándole a la industria que su papel en la empresa es suceder a el diseñador dominicano.

Lo mismo ocurrió con Raf Simons y Calvin Klein, Olivier Rousteing y Balmain, Demna Gvasalia y Balenciaga, Stuart Vevers y Coach, Clare Waight Keller y Givenchy, y Nicolas Ghesquière y Louis Vuitton. Estamos viendo caras frescas como relevo de las marcas importantes

Y así como Oscar de la Renta planificó su salida, Diane von Furstenberg también admitió que está en “su tercer acto”, lista para confiar su imperio en las manos de Jonathan Saunders, diseñador de la marca desde el año pasado, pero que viene preparando su colaboración con von Furstenberg desde el principio de los 2000s.

Aunque la ola inevitable de sucesiones comenzará a ser evidente este año, esperamos que diseñadores del calibre de Carolina Herrera sigan los pasos de von Furstenberg y tengan un plan trazado para cuando ya no estén en el escritorio del último piso de la empresa.