Es momento de tomarse el planeta en serio, comencemos por nuestro clóset

¡Aja! Te agarré diciendo que algo es sexy, ¿no? Bueno es realidad no toda la moda sustentable es sexy, pero puede serlo. 

Verán, el problema está aquí: La primera industria más contaminante es el petróleo, la segunda es la comida y la tercera es la moda. Sip, detrás de los miles de millones de kilos de envases plásticos y pesticidas que le ponen a la comida, está la industria que llevamos todos los días puesta. 

Escuchar eso hace que las trillones de piezas que saca Zara cada dos semana ya no suenen tan lindas, ¿no?

¡Pues no lo es!

Una gráfica, para ilustrar mejor la situación. 

Una gráfica, para ilustrar mejor la situación. 

El problema con la moda sustentable es que a veces puede ser un concepto difícil de entender porque abarca muchas cosas, y se puede llevar a cabo de muchas maneras, pero al final del día, todo se resume en un mismo objetivo... Más o menos como el reciclaje. 

Ver relacionados:

El precio de la sustentabilidad está obligando a las marcas competitivas a unirse

Esto es lo que está mal con las marcas que dicen ser “sustentables”

Así que aquí estoy yo para hacer el breakdown de lo básico de la moda sustentable:

‘Thrifting’

Las tiendas de segunda mano son una manera perfecta de ser consciente de la ropa que tienes, porque al reusar piezas en vez de consumir nuevas y alentar a la industria de fast fashion, le das amor a una prenda que antes fue de alguien que le dio mucho amor también. 

Existen miles de videos en YouTube de tips para hacer thrifting, puesto que muchas veces puedes entrar al lugar y pensar que todo se ve demasiado vintage para tu estilo personal, pero buscando en los lugares correctos puedes encontrar cosas muy buenas.  

Clóset minimalista

Esta es otra manera de llevar a cabo el concepto, puesto que te ayuda a entender las piezas que son necesarias para ti sin tener que vivir bajo el caos de un clóset gigantesco es un modus vivendi bastante consciente, no solo del medio ambiente sino también de tu estilo personal de vida y como persona.  

También existe muchas información en Internet de cómo llevar esto a cabo de la manera correcta. Personalmente, me gustó mucho este de Refinery29:

Marcas sustentables

Esta es la parte más interesante de todo el asunto. Existen muchas marcas haciendo productos impresionantes como el cuero vegano y otros materiales sustentables. El problemita aquí es el punto de precio, puesto a que el proceso conlleva una serie de ingenieros que crean las telas, otros que las confeccionan y así, pero estoy segura de que llegará el día de que se haga un poco más accesible. Ojo, a veces es importante cuestionarse por qué una camisa vale menos de una comida cuando se está comprando, ¿de dónde viene? ¿con qué está hecho? ¿quién lo hizo? ¿les pagarán bien? 

Espero que reaccionen así al fast fashion ahora: (Si no, vean un documental traumatizante).

Es momento de tomarse el planeta en serio, comencemos por nuestro clóset.