La historia del prêt-a-porter

Hace 60 años, la moda se sensibilizó con la crisis y con nosotros.
Author:
Publish date:
Social count:
8
christopher-campbell-38655

En este momento estoy utilizando un short azul marino de encaje por cortesía de Forever 21 y una camisa color rosa viejo gracias Aishop. Estas marcas tienen más de 10 tallas para cada diseño, y están a mi disposición en cada una de sus tiendas. En cualquier momento puedo tomar la decisión de comprar un vestido que acabo de ver en Instagram si lo deseo, porque sé que en su tienda está ahí guindado, esperando por mí y listo para llevar.

Aunque esto parece una ilusión, considerando que vivo en Venezuela, esta accesibilidad no fue una idea muy común a mediados del siglo pasado. Cada una de las prendas que tenemos ahora en nuestro clóset pudieron haber sido de mala calidad o sin la más mínima dedicación de no ser por la crisis que afectó a las casas de moda a finales de los años cincuenta.

Antes de ese momento las marcas como Chanel, Dior y Givenchy hacían sus diseños de forma exclusiva y la mayor parte de sus ventas eran por pedido, lo que también se conoce como haute couture, traducción literal: alta costura. Significa que muchos de los diseños eran hechos a la medida de quien lo pedía, definiendo la moda como algo de prestigio y para personas con altos recursos.

Harper’s Bazaar UK

Harper’s Bazaar UK

Sin embargo, con la crisis económica y social de la posguerra, las grandes firmas tenían que tomar una decisión, eso si querían salvarse de la inminente amenaza de la falta de ventas y al mismo tiempo, de demanda.

Aquí es cuando un nuevo término entra al juego para cambiar las reglas de la industria. Se trata del prêt-a-porter, que significa listo para llevar.

Fue un método de venta ridículamente ingenioso que pretendía producir los diseños de forma masiva y con materiales más económicos para incrementar la oferta y, de la misma forma, la demanda de los productos de estas prestigiosas casas de moda.

No podían seguir manteniendo su negocio si vendían por pedido o por diseños exclusivos, ni salvándose a partir de perfumes como también era frecuente. Sino que vieron más factible darle pase libre a cualquiera que deseara una prenda, democratizando así la moda y colocándola por fin en las calles.

60s

Uno de los primeros diseñadores en aplicar el prêt-a-porter en el mercado fue nadie menos que el novato Yves Saint Laurent. Para esa época, ya era conocido como el diseñador más joven de la alta costura. Recién había heredado la casa de Dior y estaba lanzando su propia marca. Pero por muy soñador que haya sido, también tenía los pies bien anclados en la tierra.

dress

Con su nueva visión incorporaría al mercado una constante renovación de tendencias, prendas nuevas y una rebaja al vestuario femenino de alto nivel. Yves se destacaría entre el resto de las marcas precisamente por vender sus diseños de forma masiva y accesible para cualquiera. Pues ya la moda estaba en manos de cualquiera que tuviese el ojo para ella. Y a las demás marcas no les quedó de otra que lanzarse por el mismo camino.

Luego de esta pequeña revolución, le vinieron muchos más cambios a la industria de la moda. La comodidad y la accesibilidad se convirtieron en los reyes de las tendencias, tanto así que para 1965 era mayor la producción de pantalones para mujer que las faldas.

Supongo que como siempre tenemos que agradecer a las crisis por inspirar ese choque con la realidad y esa búsqueda por nuevos métodos e innovaciones.

chanel

Aunque el haute couture sigue bastante vigente hoy en día en muchas firmas famosas, el prêt-a-porter es ahora el motto de marcas como Zara, H&M y Forever 21 que se dedican a la producción a gran escala de prendas de ropa a menor precio, copiando las tendencias más recientes y colocándola a disposición de cualquiera con los recursos y con un buen ojo.

h&m