No todo lo que brilla es oro y no todo lo que cuesta $1.000.000 vale esa cifra

Anualmente hay dos épocas en las que el espíritu de Sascha Fitness me invade y se apodera de mí, o al menos lo intenta: cuando me planteo mis resoluciones para el año nuevo y cuando los ángeles de Victoria’s Secret caminan por la pasarela. Sí, estoy hablando de ese evento en el que desfilan mujeres que han tenido varios hijos y se ven mejor que yo: el Victoria’s Secret Fashion Show.

Desde el 2001, una de las partes más importantes y esperadas del show es la revelación de la pieza principal del desfile, el Fantasy Bra, un lujoso sostén elaborado por un reconocido diseñador de joyas. Aunque la compañía lo publicita como el regalo de Navidad perfecto, este es tan caro que los únicos que consiguieron dueñas fueron los del 2004 y 2012, modelados por Tyra Banks y Alessandra Ambrosio respectivamente.

Puede que te interese:

Quiz: Victoria's Secret Fashion Show Trivia

Balmain no va a salvar a Victoria’s Secret

Elsa Hosk modelando el ‘Fantasy Bra’ 2018 en el ‘Victoria's Secret Fashion Show’

Elsa Hosk modelando el ‘Fantasy Bra’ 2018 en el ‘Victoria's Secret Fashion Show’

Este año el honor de llevar la pieza de lencería incomprable fue de Elsa Hosk, modelo sueca que se ha ganado un puesto como ícono de la moda en mi corazón gracias a sus fotos de Instagram. Sin embargo, hubo muchas críticas y controversia en torno al afamado sostén debido a que era demasiado simple y no representaba su costo, y eso es precisamente de lo que quiero hablar.

La prenda se hizo en 930 horas, tiene más de 2.100 diamantes Swarovski fabricados en un laboratorio y cuesta nada más y nada menos que $1.000.000. Consejo: vayan escribiéndoles a sus sugar daddies.

El sostén, aunque minimalista en comparación con sus predecesores, sigue siendo hermoso, elegante y sexy. No obstante, hubo gente que lo consideró demasiado sencillo para el estándar usual del Fantasy Bra, pero esa no es la peor parte. Al parecer, este realmente no vale ese millón de dólares. Grant Mobley, un gemólogo y experto en diamantes, le explica a Page Six:

Argumentó que la pieza de ropa interior cuenta con 71 quilates y cada uno de estos se valora en unos $800, lo cual significa que esta prenda debería costar alrededor de $56.800. Si le agregáramos el precio de la mano de obra y el metal, su costo seguiría siendo bastante inferior al millón. El sostén solo valdría esa cifra si los diamantes fuesen naturales, como en el pasado.

Además de esto, se objetó que la lujosa prenda no era nada que no se pudiera encontrar en el mercado por un precio menor. De hecho, la reciente colaboración de Moschino con H&M cuenta con una pieza bastante similar.

La verdad es que, a pesar de que lo quiero, este Fantasy Bra es apenas decente comparado con los anteriores y probablemente esta sea una de las consecuencias más notorias del declive que ha enfrentado la empresa en años recientes. La lujosa ropa interior no solo tiene que corresponder a su costo, sino que no puede verse como algo que puedes comprar por $199 en una tienda de fast-fashion como H&M. Debería hacerle honor a su nombre y lucir como cuando lo llevaban Tyra Banks, Adriana Lima, Heidi Klum o Gisele Bündchen: como algo que solo podríamos usar en nuestras fantasías.