El renacimiento de Juicy Couture - The Amaranta

El renacimiento de Juicy Couture

Sí, la marca de los monos rosados con brillos
Author:
Publish date:
juicycouture

En el 2017 han ocurrido varios desastres: las tormentas naturales, Puerto Rico, Trump siendo presidente, el cambio climático, el socialismo y el comunismo arruinando el mundo y la luz verde a los planes del Brexit.

Pero si hay otro desastre que agregar a la lista, es el renacimiento de Juicy Couture.

Hace poco más de un año el Victoria and Albert Museum cedió sus espacios para la exhibición “Undressed: A Brief History of Underwear”, que exploró el papel de la ropa íntima en la moda desde el siglo XVIII hasta la actualidad. Para la sorpresa de todo el mundo, los curadores eligieron el clásico tracksuit rosado de Juicy Couture como parte de la colección, porque “resalta la figura de la mujer”.

Decisión que protagonizó titulares y coberturas especiales como si de un evento inigualable se tratara.

gettyimages-846635188

Un par de meses después, para celebrar 21 años en el mercado, Juicy Couture lanzó una campaña publicitaria bajo el concepto #TrackIsBack para promover el comeback de la pieza más icónica de la marca. Con la restauración de la firma y 21 recién elegidas embajadoras de la nueva etapa de Juicy Couture, la marca comenzó su renacimiento.

juicy-couture-fall-2016-tracksuit-2

No te preocupes, un año después, las cosas no son tan graves; sigue siendo inaceptable socialmente ir a todos lados en monos rosado gamuza con un estampado que dice “sexy” en brillante.

Sin embargo hay que admitirlo: pocas firmas tienen la suerte de poder atribuirse la creación de un diseño que definió toda una década (o dos). Incluso menos tienen el poder de transportarnos a un momento específico en el tiempo.

Mientras que Juicy Couture logró las dos en los 90’s, prácticamente creó el movimiento athleisure mucho antes de que la ropa deportiva fuese aceptable en espacios no-deportivos.

Razón por la cual, la caída de Juicy Couture fue tan dolorosa para las fundadoras de la marca, Pamela Skaist-Levy y Gela Nash-Taylor; dos niñas que comenzaron con 200 dólares en su cartera a mediados de 1997, y dejaron atrás un imperio de miles de millones de dólares.

Pero ¿por qué JC cayó?

Además de tomar en cuenta la aparición del buen gusto, la nueva administración que se instaló en el 2003 se tradujo a un ambiente más corporativo y con diferencias creativas en la firma.

Después de tambalearse por años, las dos fundadoras se mantuvieron hasta 2010; la marca comenzó a fallar y todo terminó con cierres de tiendas en el 2015.

“Era difícil ver el cierre de las tiendas, por supuesto, porque eran tierras de fantasía de diversión y excentricidad. Pero estuvimos allí durante mucho tiempo, vendimos nuestro negocio, y ya era hora de seguir adelante” - Skaist-Levy, fundadora de la firma.

Lo que nos lleva al día de hoy: el regreso del nuevo Juicy Couture, a cargo de la estilista de celebridades convertida en directora creativa, Jamie Mizrahi.

Los nuevos dueños de Juicy se prometieron, que aunque estaban cerrando las tiendas de la marca alrededor del mundo, para los próximos cinco años se abrirían 127 espacios. La misma Mizrahi debutó su nueva visión en un rooftop en la Semana de la Moda neoyorkina de septiembre, dejando a un lado los tracksuits e intercambiandolos por vestidos y piezas que ya han sido usadas en diferentes ocasiones por Paris Hilton, Katy Perry, Sasha Lane, Ashley Benson y Lorde.

Juicy-Couture-Edith-Young-Man-Repeller-September-2017-24-of-42

Así que se puede decir que es el regreso de Juicy, pero en un tono más adaptado al 2017.

“Tiene que haber un balance entre las piezas viejas, nostálgicas, y las nuevas ideas, pero esa es la parte divertida de estar en una marca como esta” -Jamie Mizrahi, directora creativa de Juicy Couture.

Aunque Juicy no ha revelado los números todavía, su renacimiento ha encontrado la manera de pasar desapercibido como noticia, pero definitivamente no como marca de ropa políticamente correcta para usar en cualquier espacio: de testigo están todas las celebridades (fanáticas de la versión anterior de JC) que ya llenaron su closet con sus nuevas piezas.