La diseñadora china que tuvo un antes y un después de Riri

Guo Pei tiene un gran pasado que no fue reconocido internacionalmente sino hasta que Rihanna usó uno de sus diseños para la Met Gala del 2015 (que tardó dos años en hacerse, por cierto); a partir de ese momento, el mundo se puso en sintonía con su aclamación en China, su país natal, y Guo Pei pasó de ser un nombre que solo los insiders de la moda conocían a ser una marca común en los titulares. 

554821287df477df32ed0630_met-gala-2015-rihanna-dress-breakout

Los memes y la gran cobertura que los medios le dieron al vestido de Rihanna le ofrecieron a Guo Pei fama de la noche a la mañana, con más oportunidades y posibilidades de globalizarse: fue invitada a presentarse en París hace dos años, y sus creaciones se expusieron en instituciones como el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York y el Museo de Artes Decorativas de París.

Además de ser una de las pocas diseñadoras chinas que la Fédération de la Haute Couture de la Mode eligió como invitada a participar en la Semana de Alta Costura de París junto a modistos reconocidos como Chanel, Dior y Valentino.

Guo comenzó su carrera como diseñadora de fast fashion en la década de 1980 y abrió su propio taller a medida en 1997; y aunque lleva más de 30 años en el negocio, ahora se encuentra de nuevo en el punto de partida. O al menos eso fue lo que explicó Guo, de 50 años, en su showroom parisino en Place Vendôme, justo un día después de su desfile de alta costura de julio en el Hotel Salomon de Rothschild.

“Muchos de mis amigos están planeando su retiro, pero para mí es solo el comienzo”

Y es así como nació el desfile de alta costura de Guo en París. Modelos de un lado para otro con vestidos de Guo combinados con joyas de diamantes, piedras preciosas, rubíes y esmeraldas. Con colores brillantes y curvas marcadas, Guo vio su nuevo comienzo en las pasarelas de las capitales de moda internacionales más importantes.

Pero nada podría ser posible sin la ayuda de su ejército personal de 500 artesanos, de los cuales 300 son bordadores expertos. Guo Pei lleva desde que inauguró su atelier Rose Studio, algo más de 20 años atrás, reuniendo los mejores artesanos para trabajar sus piezas. De hecho, se convirtió en cierta forma en su marca personal.

c7b079f4-b49e-11e7-95c2-e7a557915c7a_972x_130758

A pesar de ser una diseñadora china con sede en Beijing, Guo deliberadamente no destacó sus raíces chinas en sus diseños, pero si tomó como referencia su tiempo en Occidente, de la misma manera en la que reflejo una visita a una catedral suiza del siglo XVIII en la temporada pasada, y la princesa rusa o diva art deco en temporadas anteriores.

"Creo que [las influencias chinas] están en mi sangre. Es mi lenguaje de diseño. No quiero ser etiquetado como un ‘cuentista chino’. Pienso en una audiencia global ". 

Con una base sólida, aplausos en su última presentación y una lista de clientes intentando obtener un pedazo de Guo Pei, la carrera de la diseñadora está lista para seguir su camino a la cima.

“Ahora que he reunido mis 30 años de experiencia y recursos, estoy lista para llevarlo más allá. Estoy lista para volar”

Y todo gracias a Rihanna, como siempre.