Francia decidió tomarse la anorexia en serio

Un gran paso para el país que tiene a una de las capitales de la moda más importantes.
Author:
Publish date:
francia

La anorexia y la bulimia son problemas reales. Están presentes en personas de cualquier edad, género, raza y sector económico; y son más comunes de lo que creemos, sobre todo, en industrias cuyo sistema maneja y empodera los estereotipos y patrones de “belleza” extremistas; entiéndase, la industria de la moda y belleza.

En un trabajo en el que un kilo de más puede costarte una campaña importante o la oportunidad de desfilar en la Semana de la Moda, los índices y estadísticas de modelos con problemas alimenticios son preocupantes.

Francia, el país conocido por tener una de las capitales de la moda más importantes de la industria y ser la residencia de las casas de diseño más prestigiosas, hace dos años reportó 600.000 casos de personas con problemas alimenticios, 40.000 por anorexia, de los cuales el 90% eran mujeres. Ese mismo año, se puso en marcha la propuesta y aprobación de dos leyes para combatirlos: toda foto de modelos que haya sido retocada debe avisarlo y las modelos demasiado delgadas deben entregar un certificado médico antes para desfilar.

A finales del 2015 se estableció que todas las modelos tenían que pasar por un chequeo médico, que confirmara que son saludables y tienen datos de peso regulares, con un índice de masa corporal proporcional a su altura. Si esto no se cumplía, no podrían trabajar en pasarelas francesas.

Incluso, si se descubría que agencias, revistas o diseñadores le estaban dando empleo a modelos consideradas muy flacas, los responsables podrían enfrentarse a seis meses en prisión y multas de 75.000 euros.

Además de tratar de erradicar la promoción de estereotipos inaccesibles, el ministerio de Salud explicó que las nuevas medidas tienen como propósito “proteger la salud de una categoría de la población especialmente afectada por este riesgo: las modelos”.

Aunque la Ley fue aprobada hace dos años, no fue hasta este mes que se puso en práctica. Al igual que las nuevas normas de retoque en fotografías, que entrarán en vigencia el primero de octubre de este año.

En Francia, cualquier imagen que haya sido modificada a través de un software debe, obligatoriamente, incluir un crédito en el que se les “fotografía retocada”. Sea cual sea la plataforma en la que se expondrán: catálogos, vallas publicitarias, posters, tiendas, prensa, internet o folletos.

Considerando que los trastornos de conducta alimentaria son la segunda causa de mortalidad entre las personas de 15 y 24 años de edad, después de los accidentes de tráfico, las medidas se comenzarán a aplicar lo más pronto posible. Aunque países como Italia, Bélgica y Chile han tomado decisiones similares en los últimos años, esperamos que los demás que no se han unido a la lucha contra la anorexia en la industria sigan los pasos de Francia.