Debería hacer un chiste con el corito “work work work” pero no quiero que se salgan del artículo

Cuando LVMH selló el contrato con Rihanna no tenía ni la menor idea de que una firma en un papel podría traducirse a tantos millones de dólares en tan poco tiempo.

Como si de una máquina de dinero con zapatos cool y lentes a juego se tratara, Rihanna convirtió la línea de belleza Fenty Beauty en un éxito inmediato. Tan solo en el 2016 el conglomerado de moda pagó inicialmente 10 millones de dólares para crear, bajo su división de belleza Kendo, la línea de Riri, y ahora, meses después de su lanzamiento, los productos están en camino de superar los ingresos de otras grandes líneas como Kylie Beauty de Kylie Jenner y KKW de Kim Kardashian, según el nuevo informe de Slice Intelligence.

Y considerando el fenómeno cultural que son las otras niñas, eso es mucho que decir.

La firma de investigación descubrió que, a pesar de que Kylie Cosmetics, de dos años, tiene las ventas anuales más altas, las ventas del primer mes de Fenty Beauty fueron cinco veces mayores que las de la marca Jenner y un 34% más altas el mes siguiente.

Además, según los números impronunciables y lo suficientemente grandes como para ni siquiera intentar leerlos, Fenty Beauty también está superando a su hermana de Kendo, Kat Von D, una de las más vendidas en Sephora.

Sephora, la cadena de tiendas que también se encuentra bajo el paraguas de LVMH, le dio el título de “la marca de belleza más inclusiva del mundo”.

No exageraron, sin embargo: la marca fue llamada “Invención del Año” por Time tan solo por ofrecer 40 colores de bases diferentes, mucho más que cualquiera de sus competidores.

Ni nadie que se le acerque, de hecho.

Es decir, hace menos de un mes la marca de belleza Tarte estaba siendo boicoteada por ofrecer pocos productos, por no decir ninguno, para pieles oscuras.

Como resultado, los tonos más oscuros de la línea se agotaron en lo más rápido que un click puede funcionar, así que es fácil atribuirle el éxito de Riri a la falta de otras opciones en el mercado.

Y no solo las bases, otro de sus productos, el Gloss Bomb Universal Lip Luminizer, fue comercializado como un brillo labial que se ve bien en todos los tonos de piel.

En el 2018, nadie puede contra ese tipo de marketing.

A pesar de que, según las investigaciones de Slice Intelligence, las cuatro marcas en el podio tienen buen índice con clientes diversos, Fenty lideró el cargo con la mayor cantidad de compradores afroamericanos e hispanos.

Y para colmo, los clientes de Fenty Beauty son los que más gastan en productos de belleza en general. Los números promedian $471 por año en maquillaje, en comparación con los compradores de Kat Von D ($371), KKW ($278) y Kylie Cosmetics ($181).

El resto de los mortales solo gastamos 71 dólares al año en cosméticos; o mucho menos si decidiste nacer en la desequilibrada economía venezolana. Por supuesto, el informe no sabe eso. 

Así que, ahora tenemos a Riri haciendo twerking con diamantes y millones en la cuenta porque aunque conseguir los tonos ideales para cubrir cualquier pigmentación que necesitara ser cubierta fue un trabajo difícil, es lo que está poniendo a Kylie en el segundo lugar y a KKW y Kat Von D en la esquina de Sephora.

Work, work, work.