Lo “lindo” es demasiado básico para la industria de la moda - The Amaranta

Lo ‘lindo’ es demasiado básico para la industria de la moda

Lo feo es tendencia
Author:
Publish date:
rtsos2n-e1498831908682

Las tendencias rigen el mundo de la moda. Son las que dictan la "agenda setting" de la industria; pero como todo ha sido inventado, hasta los candelabros como sustitutos de las faldas comunes, el sector no tuvo más opción que "innovar" eligiendo la única cosa que no había estado de moda por todos estos años: lo feo. 

Considerando el afán de la industria por rodearse de modelos con patrones específicos, ropa agradable a la vista y escenarios alineados con las concepciones básicas de "belleza", era de esperarse que si querían buscar algo "novedoso", que los separara de lo mismo que hemos visto por tantos años, la respuesta segura era hacer de lo feo algo lindo. 

Una especie de realidad paralela en la que lo estético ya no es regla y hay espacio para jugar con lo extraño; eso es lo que entendemos cuando nos referimos al nuevo "bello". Y no lo hacemos en tono romántico: literalmente la industria quiere poner de moda lo extraño y no común para salirse de la lista mainstream, porque ahora la belleza clásica no vende titulares. 

En este momento, la fealdad está teniendo un boom. Las marcas que reciben más atención son las que diseñan ropa que tiende a rayar en lo torpe y desalineado. Ya sea a través de colores chillones, combinaciones incompatibles o cortes improvisados, la misión no es crear bajo el principio de la armonía visual. 

Puede ser incómodo o poco agraciado, lo importante es que sea diferente. 

Los pioneros del movimiento antiestético incluyen a Gucci, Vetements, Balenciaga y la mayoría de las marcas indies, anti-mainstream e independientes. En especial la influencia actual de Demna Gvasalia, uno de los promotores de lo no-glamuroso.

Quizás sea una tendencia más, o la máxima expresión del normcore en la industria; lo que sí sabemos es que puede ser nuestro pase libre para sacar lo menos agraciado de nuestro clóset y vestirlo como si fuera high fashion