Ornella Ioncoli: entrevista a la fashionista venezolana que vive en Madrid - The Amaranta
Lo que vive una venezolana cuando conoce capitales de moda

La moda en Venezuela está creciendo; cada vez más nos encontramos con diseñadores, bloggers, estilistas, fotógrafos y creativos que no pueden esperar para alcanzar niveles internacionales en nuestra industria.

Sin embargo, una vez que tenemos una probada de la industria fuera de nuestras cuatro paredes, nos damos cuentas que aún estamos dando pasos de bebés, pero al menos seguimos andando.

Ver relacionados:

Una visita guiada por el clóset de Linda Sharkey

El mundo a través de los ojos de Mannolly Castillo

Esto es lo que ocurre cuando una amante de la moda se tropieza con nuevas fronteras y la oportunidad de convertir su clóset en un universo de oportunidades. Y también de decisiones extremas si nos queremos sincronizar con el clima.

Para vivir en los zapatos de una inmigrante con vena creativa y una fascinación por la moda, contactamos a Ornella de Orion Blog y la convencimos para que revelara sus secretos para sobrevivir al clima español cuando estás acostumbrada a Venezuela.

¿En qué momento llegó la moda a tu vida?

Creo que no sé la edad concreta en donde comenzó mi pasión por la moda. Pero me acuerdo ser pequeña, como a los siete años, y estar en mi cuarto encerrada dibujando vestidos con una plantilla que había impreso en Internet. En verdad era muy feliz copiando estilos que veía en revistas, colocando mi marca personal en ellos y también creando vestidos nuevos.

¿Estando en Venezuela quisiste estudiar algo relacionado con la industria?

Sí, de hecho hice un curso de ilustración y otro de patronaje y confección en una academia con una profesora full simpática y muy talentosa.

¿Está en tus planes hacerlo en Madrid?

Sí me gustaría continuar con mis estudios de moda aquí en España o en Europa en general, es algo que planeo hacer en un futuro cercano, si tengo la posibilidad.

¿Cómo es la movida de la moda en Madrid?

La movida de moda en Madrid es muy preciosa, diversa y creativa. Todo depende de la zona a la que vayas. Por ejemplo, si vas a Malasaña, que es mi favorita, te encuentras con una movida muy bohemia y desenfadada. Mientras que si vas a Chueca, sigues con la vibra alternativa, pero más sofisticada. Lo que más me gusta de Madrid en general es la libertad de las personas, cada quien expresa su personalidad y su gusto como quiere. En verdad no creo que exista un molde o una tendencia que debas seguir para ser aceptado, por así decirlo.

¿Qué desearías que la moda venezolana copiara de las industrias más grandes?

Más que copiar, creo que la moda venezolana debería expandir más sus horizontes, no tener miedo a experimentar las ideas extravagantes de nuestros diseñadores talentosos. En Venezuela hay muchísimo talento que necesita ser más conocido internacionalmente y reconocido. Con piezas únicas y distintas de lo normal. Una de nuestras grandes ventajas es la variedad que tenemos de cultura, de paisajes, de texturas, con las que convivimos día a día, y creo que eso es un elemento diferenciador que deberíamos seguir explotando cada día.

¿Cómo se siente salir de un país que sigue dando traspiés en la moda y llegar a uno con una industria global?

Si te soy totalmente sincera, no fue un choque tan grande. Desde pequeña me ha encantado la moda europea, sobre todo en invierno. Así que cuando llegué, sentí que era el tiempo perfecto para explorar mi personalidad y cómo manifestarlo a través de mis gustos, experimentando con los diferentes estilos que veo cuando camino por las calles en Madrid.

Siento que me he vuelto una persona mucho más creativa, gracias a la cantidad de personas con diferencias culturales y experiencias de vidas distintas, con las cuales convivo cada día en Madrid.

No siento que Venezuela esté dando traspiés en la moda, sino que está en un momento diferente, en el que se tiene que enfocar en seguir experimentando y darse a conocer. El punto no sería comparar la moda en Venezuela contra la de Europa, sino que donde sea que te encuentres, lo importante es salir de tu zona de confort y aprender de lo que tienes a tu alcance. En Venezuela seguimos teniendo personas y valores que sin duda pueden enriquecer mucho más ese camino hacia donde queremos llegar con la moda venezolana.

¿Qué es lo que más te gusta de la moda española?

Lo que más me gusta no es solo la diversidad, sino lo disruptivo de las ideas que están surgiendo día a día. En España el mercado está liderado por INDITEX (Zara, Pull & Bear, Bershka, etc.) pero ahora está creciendo una ola paralela llena de innovación, artistas emergentes que no producen en serie y que tienen un gran sentido de sostenibilidad y consumo responsable.

En mi opinión la moda española es una unión de distintas disciplinas que evoluciona. No solamente se circunscribe a la moda textil, sino que ves que en los procesos de creación están los diseñadores gráficos y arquitectos, y ellos están entrando cada vez más en el mundo del estampado. Toda esa cadena que interviene en el producto final están conscientes del impacto que tienen y cómo pueden ayudar a que eso sume a un consumo responsable.

Siento que estoy siendo parte de una revolución que está devolviendo lo artístico a la moda, sin dejar la practicidad a un lado y la responsabilidad. Madrid es una ciudad muy rápida en la que se camina mucho, y en realidad la moda debe ser útil. renovable y práctica para encajar en los estándares de un madrileño, creo yo.

Aquí prácticamente no tenemos temporadas ¿cómo fue el cambio a vestirte según el clima?

Al principio fue demandante, por ser una ciudad con las cuatro estaciones bien marcadas, y además tener micro-climas dentro de cada una. Donde en verdad necesitas prendas distintas que puedas vestir en capas. Sin embargo, me fui dando cuenta de que puedes reciclar tu clóset en todas las temporadas.

Por ejemplo, puedes usar una camisa sin mangas encima de una de cuello de tortuga en invierno, que además de ser una capa, da más dimensión y textura. Los sombreros típicos de invierno te pueden servir para tapar el sol en verano y también puedes usar faldas de primavera en invierno.

El vivir en una ciudad con diferentes climas a lo largo del año me ayudó a ser mucho más creativa, a repensar mi clóset y no solamente ir con lo que está de moda en el momento.

¿Has visto algún diseñador venezolano por allá? ¿O blogger, estilista, fotógrafo?

Sí, en Madrid hay mucho talento venezolano, cada vez más. No tanto como para sentirme en casa, pero muchos venezolanos están mostrando la versatilidad y la creatividad del latinoamericano en un mercado totalmente distinto, y que además es muy cambiante. Lo que más me gusta de ellos es que integran la gastronomía venezolana en sus eventos y en redes sociales; porque además de mostrar su talento no dejan de compartir nuestras costumbres y cultura a otro mercado.

¿Crees que la movida venezolana está intentando llegarle a Madrid?

Desde mi perspectiva, ellos ya están acá. Están uniendo las tendencias europeas con las latinas, traen muchas prendas veraniegas que son perfectas para usar tanto en la ciudad como en la playa.

¿Qué te llevarías de Venezuela a España?

Qué no me llevaría jaja. Yo me quedo especialmente con la curiosidad del venezolano; esa es la clave para reinventarse y conocer el mercado en el que piensas vender o crecer profesionalmente. Yo pienso que al venezolano le gusta saber qué está pasando y por qué, y esas son preguntas cruciales para cualquier persona profesional que quiere seguir añadiendo valor a cualquier tipo de industria, especialmente si es creativa.

--

Muchas gracias Ornella.

Suerte con el invierno.