Porque es tan sencillo como montar una foto en Instagram

Con tantas cosas pasando al mismo tiempo en el mundo de la moda, nos podemos sentir algo perdidas en los momentos de incertidumbre: ¿los 90 siguen de moda? ¿podemos usar lentes del tamaño de nuestro presupuesto? ¿es aceptado que usemos Crocs con medias?

No, todavía no llegamos a ese nivel de destrucción humana.

El universo de la moda es tan grande como veloz; seguirle la pista a la nueva tendencia de la semana unas horas después de su llegada, puede significar un siglo de retraso en el tiempo relativo de la industria. Así que cualquier suceso que pise el terreno de la industria, debe estar en nuestra lista de acontecimientos importantes para que las Semanas de la Moda no nos agarren desprevenidas.

Ver relacionados:

Todo lo que necesitas saber del ‘Fashion Revolution’

La industria de la moda no le tiene buenas noticias a China

El precio de la sustentabilidad está obligando a las marcas competitivas a unirse

Si hay algo que no ha pasado debajo de la mesa en los últimos años de la industria, es el tema sustentable. Campañas van y campañas vienen, pero el tema nunca ha dejado la mesa; y con cada segundo que pasa, más personas se unen al movimiento.

Es por eso que aunque el tema sustentable abarca mucho espacio en el mundo de la moda, su relevancia nos ha hecho sentir en ocasiones desorientados por no saber realmente cómo ayudar.

Pero que no cunda el pánico, contar con especialistas de la moda que nos guíen en los momentos de incertidumbre es lo único que necesitamos para recobrar nuestro sentido de la moda. Por eso contactamos a Michi Turri, estilista de moda que ideó junto a la marca Melao el movimiento sustentable en Venezuela.

¿Cómo conociste el ‘Fashion Revolution’?

Conocí el Fashion Revolution gracias a la campaña que estuvimos haciendo ahorita con Melao, la marca venezolana que está más involucrada con este tema acá. A pesar de que ellos solían producir en China; Mafe Vera, su directora creativa, ha estado involucrada en el tema de la industria de la moda desde hace seis años, se ha preocupado por evolucionar y ahora quiere apegarse a la tendencia del cuidado al ambiente y de las personas que trabajan en el medio. Así que, en pocas palabras, ella fue la que me hizo conocer este movimiento, que terminamos usando como una campaña cápsula dentro de Ellas por Ellas, una iniciativa sobre el feminismo sustentable.

¿Cómo surgió este movimiento a nivel internacional?

El Fashion Revolution surgió tras un desastre que ocurrió en el 2013 en Bangladesh, en el cual murieron aproximadamente unas 1.300 personas y  2.500 resultaron heridas, la mayoría mujeres.

Se derrumbó un edificio que contenía alrededor de cuatro fábricas que trabajaban para marcas de ropa internacionales. Este movimiento busca unir a todas las personas que hacen posible la industria de la moda, es decir, a las personas que trabajan para hacerla, así como aquellas que la consumen y por las que se crea el producto; lo que trata de hacer es concientizar sobre quién hace la ropa.

Como nosotros somos el mercado y quienes consumimos, si cambiamos la manera de consumir, las marcas y las fábricas van a cambiar su manera de producir. Esto es lo que busca el Fashion Revolution, unirnos para crear conciencia tanto en los productores como en los consumidores, del efecto que tiene la producción masiva.

¿Cómo diferenciamos el Fashion Revolution de otras campañas sustentables?

Esta campaña se diferencia más que todo en que a diferencia de muchísimas campañas sustentables y de moda que hablan del efecto que tiene todo el proceso en el ambiente y, aunque el Fashion Revolution también habla de cómo el ambiente es afectado, porque la moda es la segunda industria más contaminante del mundo, ellos le dan un enfoque mucho más social porque quieren que las personas y los consumidores conozcan quién hace esto posible y cómo nosotros, nuestras decisiones y nuestra manera de comprar, influye en la vida de esas personas que generalmente viven en pobreza y que trabajan en condiciones que no son justas, que se enferman, sufren maltratos físicos y verbales, etc.

Para mí eso es lo que la diferencia de otras campañas, que no es solo el hecho de defender el ambiente, que claramente es súper importante, ya que el planeta es el que nos provee todos los recursos que necesitamos para seguir viviendo, sino el enfoque sobre las personas que están detrás de las fábricas; ese factor es el diferenciador que le hace ver a las personas quién hizo su ropa, sus zapatos, sus accesorios, etc.

¿Qué tiene que hacer Venezuela para unirse al ‘Fashion Revolution’?

Yo creo que no solo en Venezuela, sino a nivel internacional es importante que nos unamos porque los recursos son finitos; si nosotros no tomamos conciencia del problema, va a llegar un punto en el que no va a haber agua limpia para poder vivir, la sociedad va a seguir degenerándose porque claramente si estas personas no tienen un sueldo ni trabajan en condiciones justas, no van a tener las mismas oportunidades para educarse ni vivir en condiciones sanas. Entonces, en lo personal, considero que es lo que más o menos está pasando en Venezuela, cuando uno cada vez tiene menos oportunidades de hacer las cosas como son, por la falta de recursos o tiempo, o cualquier factor a nivel social, nos vamos degenerando porque la gente va tratando de buscar nuevas soluciones para sobrevivir y es eso, sobrevivir y no vivir.

¿Por qué es importante que nos montemos en esa ola?

La idea de esto es que a través de la moda, que es algo que acompaña la vida de todos nos guste o no, generemos un cambio de conciencia que sea un factor diferenciador, que se vea una respuesta a nivel mundial y ayudemos tanto al ambiente como a las personas que están trabajando por nosotros. Es importante montarse en esta ola incluso por el simple factor-recursos naturales porque sin recursos no hay vida.

Si quiero unirme, ¿qué puedo hacer?

Durante la campaña cápsula del Fashion Revolution nosotros sacamos los carteles que son piezas pre-diseñadas que se pueden buscar en la página oficial de Fashion Revolution, los cuales no solo se pueden hacer en la semana del movimiento, ya que la idea es que se convierta en parte de nosotros y de nuestro día a día, de la manera que compramos y nos vestimos.

Una buena manera de comenzar sería sacar los carteles y tomarse fotos. Una de las dinámicas que ellos te ofrecían se trataba de ponerse una camisa volteada para que se vea la etiqueta, te tomas la foto y colocas “¿Quién hizo mi ropa?”, y mencionas a la marca y esto, a través de las redes sociales le va a llegar a la gente que maneja esa marca e idealmente van a ver que muchas personas están reclamando la respuesta a quién hizo su ropa; y en un escenario óptimo, la idea es que la marca muestre quién hizo la ropa, cuál y cómo es el proceso de producción, quiénes están detrás de la fábrica, cómo viven, cuánto se les paga, cuánto contamina, etc.

Otra opción que había era que contaras una historia de amor con una prenda, entonces podías hacer una carta, literalmente, y contar tu historia como: “yo compré este vestido en un viaje…”.

Otra cosa que hicimos nosotros fue decorar la vitrina de Melao y ahí colocamos quienes hicieron la ropa, al igual que el Fashion Revolution, para que las personas se sientan interesadas y lo puedan buscar también. A través de las plataformas digitales se pueden usar los hashtags, porque la principal idea es conectar a muchas personas, si tienen un blog se puede usar para dar a conocer el movimiento, unirse a las dinámicas y participar. Es algo que se puede hacer cuando quieras.

--

¡Muchas gracias, Michi!

Si quieres conocer más sobre el Fashion Revolution, entra en su página oficial y en Melao para unirte.