La llamada ‘bola de cristal del pop’ vuelve a abrir sus puertas

Era el año 2007, tenía casi diez años y acababa de crearme una cuenta de Facebook con ayuda de mi mamá. Como toda persona que recién descubre la red social de Mark Zuckerberg, me obsesioné con las aplicaciones. Juegos en los que tenías una granja, Pet Society, Who Has the Biggest Brain?, apps en las que coleccionabas calcomanías, etcétera. Facebook era una tienda de golosinas y yo era (literalmente) una niña.

Ver relacionados:

Rápidamente descubrí una nueva aplicación con la cual enviciarme: una que era una especie de catálogo de piezas de arte famosas que podías “coleccionar” en tu perfil. Sin saber mucho sobre el tema, comencé a desarrollar una pequeña obsesión por las obras de Andy Warhol. Eran coloridas, divertidas y pop. Obviamente, cuando descubrí que el artista cumplía años solo un día antes que yo, sentí una especie de conexión cósmica, me volví su fan y el resto es historia. 

Andy Warhol no tenía uno, sino muchísimos talentos. Ya fuese pintando, dirigiendo, ilustrando, produciendo o comiéndose una hamburguesa, Drella —sobrenombre que le dio el actor Ondine refiriéndose a una mezcla entre Drácula y Cinderella— marcaba una pauta. Esto y la excentricidad con la que hacía las cosas me impresionaron (y me encantaron) cuando era chiquita, así que descubrir el mundo de Interview Magazine fue solo cuestión de tiempo. 

La revista fundada por Warhol en 1969 se volvió un ícono de la cultura underground. Con su distinguida identidad visual e increíbles ilustraciones y fotografías, un espacio para que los famosos tuvieran conversaciones entre ellos se había convertido en arte. Lo que empezó como un experimento del artista para poder entrar a fiestas se había transformado en algo icónico que perduró a través de los años. 

Eso fue, por supuesto, hasta mayo de este año. O eso pensamos.

No fue un adiós, sino un hasta luego

El 21 de mayo de este año, Interview Magazine rompió los corazones de miles cuando anunció que cerraría sus puertas, luego de casi cincuenta años, en medio de un proceso de acusaciones y una deuda que ascendía los $11 millones. 

Sin embargo, solo tres meses después, en agosto, "la bola de cristal del pop" informó que regresaría a los quioscos en septiembre. Y así fue. Con una portada protagonizada por la cineasta belga y abuela de la Nueva Ola, Agnès Varda, Interview había vuelto al ruedo con nuevos dueños y sin deudas.

El nuevo dúo de propietarios está conformado por la hija de Peter Brant, dueño de la revista desde 1989 hasta el 2018, y Jason Nikic. Ambos aseguran que esta será una nueva era de negocios definida por la confianza y el pago de facturas, escenario contrario al que se había dado bajo la administración de Brant, quien no es inversor ni ocupa ningún puesto en la empresa ahora, según informó su hija Kelly. 

Aunque estas son muy buenas noticias, ahora es que viene lo difícil: limpiar la reputación de la revista y el legado de Andy Warhol. Solo podemos esperar que el medio impreso que se caracterizaba por sus espontáneas y brillantes conversaciones entre famosos vuelva a hacerle justicia a lo que fue un día.