A.K.A., las formas en las que le falta c*garla para dejar de existir

En temas de sentido común, H&M ha ganado la fama de ser la cadena de ropa con menos tacto a la realidad; o neuronas, si somos sinceras.

Su juicio es el mismo que el de un niñito de cinco años que señala a todas las mujeres mayores gordas en un radio de dos kilómetros mientras se ríe y grita el adjetivo a niveles auditivos bastante representativos, al mismo tiempo que su mamá considera dejarlo en el pasillo vacío del supermercado y fingir que el engendro no está ni remotamente relacionado con ella.

En este caso, nosotras somos las mamás de H&M.

En la larga lista de controversias a las que Hennes & Mauritz AB se ha enfrentado, incluyendo polémicas racistas, poco sustentables y de doble moral, la firma sueca agregó un nuevo escarnio público.

Lo que pasó esta vez, fue que la marca comenzó a rodar una campaña en la que se mostraba a un modelo frente a un graffiti del artista Jason “REVOK” Williams, y ya que el autor no había sido consultado para conceder su permiso y usar su obra en una campaña masiva, REVOK demandó a la firma.

Por supuesto, no todo quedó así.

El modelo de H&M posando frente al graffiti de REVOK en la campaña de la marca. 

El modelo de H&M posando frente al graffiti de REVOK en la campaña de la marca. 

En un delirio de poco discernimiento, la marca consideró que lo más coherente en esta ocasión era demandar al artista porque “su obra era ilegal” y su arte era “vandalismo”, por lo tanto, los derechos de autor no protegían las obras ilegales.

Como si sus declaraciones no fuesen suficiente, la compañía se encargó de aclarar que el artista no tenía derechos de autor porque la protección de estos eran “un privilegio bajo la ley federal que no se extiende a las obras creadas ilegalmente”.

Lo cual no está de todo claro, porque en Estados Unidos para obtener un copyright solo se necesita que la obra sea original y esté en los estándares de un “medio de expresión tangible”.

Ver relacionados:

H&M: cuando la controversia se sale de control

Hay que prestarle atención al ‘Made in Indonesia’

Cuando las marcas solo están diciendo lo que quieres oír y no lo que en realidad pasa

Características que el grafiti de REVOK cumple. Sin embargo, aún no hay legislación sobre si el graffiti debe incluirse o no en los parámetros, principalmente porque hasta el día de hoy, todos los casos que han involucrado este tipo de arte, se han logrado resolver fuera de los tribunales, según The Fashion Law.

A todas estas, y después de que las redes sociales se organizaron para hacerle saber a H&M todo lo que estaba mal con sus declaraciones de la manera más explícita y poco amigable que encontraron, la firma sacó una disculpa pública. 

Pero así como ha ocurrido con todos sus escándalos, la gente sigue molesta y con las discusiones sobre la legalización explícita del graffiti sobre la mesa.

Sin embargo, uno pensaría que esta controversia los hizo abrir los ojos para ser más delicados a la hora de actuar; pero eso también es lo que pensamos cuando los acusaron de racistas, o cuando quemaron su ropa restante cerca de una institución que se encargaba de donar prendas a los más necesitados.

Y henos aquí, hablando de nuevo de H&M.

Como conocemos los dos dedos de frente que tiene la marca y su afán por vivir debajo de una roca, estamos más que preparados para la próxima controversia.

Es más, ya tenemos los posibles escenarios que faltan para que H&M termine de c*garla.

Diseñando toda una colección cápsula para vestir la campaña presidencial de Donald Trump

En las próximas elecciones, porque obviamente se va a postular

Si hay algo que su tárget odia más que su ausencia de sentido común, es al presidente Donald Trump. Y esa es suficiente razón para que la cadena de ropa diseñe piezas con la cara guapa y el copete de Trump.

Por supuesto, ninguna de las piezas sería amigable con el ambiente porque el climate change no existe y algunas incluirían reproductores que recen “grab them by the pussy” en un loop insufrible.

Obligando a niños a vestir RompHims con chokers y granny panties

Mientras hablan mandibuleado y chasquean los dedos

No es como si estuviésemos ofreciendo un sneek peak de su próxima campaña, o algo por el estilo.

Iniciando una campaña que se enorgullezca de los sueldos que le proveen a las fábricas que se encargan de hacer su ropa

Incluyendo los testimonios de las personas que ganan $2 por 13 horas de trabajo

Y aquí no estamos exagerando. Al ser un gigante del fast fashion, eso es prácticamente lo que le pagan a uno de sus fabricantes promedio. Y conociendo a la cadena de ropa, son bastante capaces de incitar a todos sus colegas a apoyar la explotación.

Sacando una crema de $80 dólares que te despelleje la cara hasta que se vea blanca

Y que tenga algún eslogan al estilo de “nunca ser blanco había sido tan fácil”

Además, que promocionen un kit que incluya un par de Crocs y crema corporal en presentación grande.

Iniciando jornadas de “rompe tu pieza H&M en frente de fundaciones de caridad”

Y que en el caso de instituciones en apoyo al cáncer de mama, sea “rompe tu sostén”

Aunque ellos tienen experiencia en esta área, después de quemar su inventario cerca de una caridad que ofrecía ropa para los pobres, organizar jornadas a nivel mundial sin duda es un emprendimiento que está en consonancia con su historial de actos y una buena manera de dictar el fin de su existencia.

Agregándole un cargo extra a todas las compras hechas por personas de color, los inmigrantes y las mujeres gordas

O cualquier minoría que pueda desatar la ira de los usuarios de Internet

Obviamente, tendrían un agente de seguridad que grite “negro” cada vez que una persona de color ingrese a sus tiendas. Y en el caso de las compras online, sería necesario un escáner de cara antes de proceder al check-out