Ahora Coach Inc. quiere ser un conglomerado de marcas - The Amaranta

Ahora Coach quiere ser un conglomerado de marcas

Y no, no tiene nada que ver con su contrato multimillonario con Selena Gomez.
Author:
Publish date:
coach_kate_spade-01

En la industria de la moda los conglomerados de marcas se cuentan con los dedos de una mano. Las empresas matrices son comunes, pero en el sector de la moda, siempre escuchamos hablar de los mismos: LVMH, Kering y Richemont. Compañías que tardaron años en formarse, agregando desde pequeñas casas de diseño hasta imperios de lujo a su cartera de marcas.

Pertenecer a un conglomerado te abre las puertas al mundo internacional y a una lista de accionistas preparados para invertir en tu nombre, pero por más romántico que suene, con los pocos que hay en la moda y lo selectivos que son, no es fácil que cualquier marca adopte una empresa matriz.

Al igual que no es fácil convertirse en una empresa matriz. Sino pregúntenselo a Coach.

Después de semanas de especulación y rumores, Coach, Inc oficialmente selló el trato con Kate Spade & Co por 2.4 mil millones de dólares. Su nueva adquisición confirma lo que llevamos pensando desde que Coach puso los ojos en Stuart Weitzman y la compró por 574 millones de dólares hace dos años: el siguiente paso de Coach es convertirse en un conglomerado de marcas de lujo en la moda.

Tal como ocurrió con Kate Spade, se rumorea que la próxima jugada de la empresa es comprar Jimmy Choo, que hace poco anunció su disponibilidad en el mercado de adquisiciones; pero tras la negación de Burberry a caer en manos de Coach el diciembre pasado para una potencial compra, nunca se sabe cuál será la respuesta de la empresa.

Lo que sí se sabe es que todo indica que Coach Inc. tiene como prioridad ampliar su portafolio de marcas. Por supuesto, aún no se encuentra en la misma liga que LVMH, que mantiene a más de 60 marcas alrededor del mundo, pero pronto podrá compararse con grupos más pequeños y contemporáneos con su target.

Si Coach continúa con su trayectoria de adquisiciones podría llegar a nivelarse con Perry Ellis International o VF Corporation (los dueños de Timberland, Vans y The North Face). Sin embargo, se espera que se recupere de sus errores pasados: las tiendas por departamento y los grandes descuentos.

Aunque ya aclaramos que Coach Inc. no puede compararse con LVMH; para que ellos tengan el mismo éxito tienen que reducir sus ideales de “accesibilidad”. Los conglomerados de lujo no son accesibles, no se les va la mano con los descuentos ni terminan basando sus ventas en tiendas por departamento o outlets. La imagen que LVMH proyecta es totalmente diferente a la que Coach mantenía hace menos de un año. Con sus recientes acciones, un nuevo presidente y planes alejados de las ventas mayoritarias, la empresa va por buen camino. 

Lo que aún no está confirmado es si planean una fusión de marcas o se apegarán a lo que los expertos recomiendan: definir las dos empresas como negocios totalmente diferentes. A estas alturas, unir a Coach y a Kate Spade en un mismo saco puede ser perjudicial para la industria; por lo que confiaremos en el sentido común de Victor Luis, CEO de Coach Inc. para que no descarrile el camino de buena racha que lleva Coach hasta el momento.