Más que moda

Siempre he creído que aunque las personas piensen que la moda es algo frívolo y superficial, no es así. 

La moda esconde un mundo de expresiones, muestras de personalidad, protestas, recuerdos, anhelos y tributos a tiempos que olvidaríamos si no fuese por la moda. 

Daniela Benaim, @danibenben en Instagram, es una de las personas que lleva en alto de manera extraordinaria esta creencia que sé que ambas tenemos. Su carrera como estilista, que he seguido fielmente por Instagram apoyando todos sus proyectos increíbles, ha crecido cada vez más, definiendo el estilo de Daniela progresivamente. Personalmente, es un estilo que me encanta. 

Sin embargo, como en Venezuela no existe mucho de educación formal en muchos nichos y profesiones de la moda, le pregunté a Dani cómo es el proceso de convertirse en estilista. Así va lo que me contó:

Ver relacionados:

Cómo iniciarte como maquilladora

Cómo iniciarte en la cocina con @LovelyGourmet

1. ¿Qué te inspiró a ser estilista?

Desde pequeña me interesó la moda, pero nunca me vi como diseñadora, creo que no tengo talento para eso. Con America's Next Top Model, aunque suene cómico, me di cuenta que no se tiene que ser diseñador o modelo para trabajar en moda. Aprendí que hay un concepto detrás de lo que se hace, que no es simplemente hacer una foto estéticamente atractiva, sino de contar una historia en la que la ropa viene siendo un lenguaje más en toda esa creación. 

En un principio pensé que quería incursionar en la fotografía de moda, pero me percaté de que no quería ser ni fotógrafa, ni modelo, ni diseñadora, sino que hay más personas involucradas. 

Tuve la fortuna de conocer a Tata Hellmund, que se había graduado como estilista en Argentina. Una de sus fortalezas es que ella no cree en la competencia sino en la colaboración. A ella le gustaron mis zapatos y a mí su marca 1991, entonces empezamos a frecuentar y cuando vio que podía tener potencial como estilista, me empezó a invitar a colaborar en sus proyectos. Gran parte de lo que soy hoy en día se lo debo a ella. 

2. ¿Cómo te educaste para serlo?

En ninguna carrera el proceso de educación termina, uno siempre tiene que estar adquiriendo nuevos conocimientos. Pero en la moda, que se mueve muy rápido, el proceso de educación es más exigente. Se requiere ir al pasado a aprender cómo y cuando se creó una pieza, pero siempre estar al día de diseñadores, colecciones, etc. Además, como otras disciplinas, se complementa con otras áreas como el cine, la cultura, la historia, y más. Siempre hay una parte práctica de asistir a otras personas, pero hay otra parte mucho más teórica de investigación constante, personalmente disfruto mucho esa área. 

Por más que hayan carreras de estilismo y dirección creativa, siempre hay un proceso autodidacta que nunca nadie te lo va a enseñar.  

Personalmente, me educo constantemente viendo desfiles por Vogue Runways. Para inspiración veo películas, leo, veo arte, etc. todo eso te da muchísimas referencias para inspirarte y crear.

En la parte práctica, uno aprende todos los días trabajando con gente. En cada sesión aprendes algo nuevo.  

Tampoco hay una manera correcta de hacer las cosas, se trata de encontrar tu estilo, que es un proceso que nunca termina.  

3. ¿Cuáles fueron tus fuentes de información y modelos a seguir?

Franca Sozzani, la editora de Vogue Italia, que lamentablemente falleció hace un tiempo. Lo que más admiraba de ella es que utilizó la ropa y su cargo para mostrar lo que sucedía en el mundo en ese momento. Habló del derrame petrolero, el abuso doméstico, la paranoia, del 11 de septiembre y mucho más. 

Franca Sozzani

Franca Sozzani

Admiro mucho a los creadores provenientes de la Europa post-comunista como Lotta Volkova y Michal Pudelka. Creo que al trabajar en un entorno creativo en crisis es inevitable vincularme con estas personas que han sabido inspirarse de su entorno y enorgullecerse de su lugar de proveniencia.  

Mis fuentes de inspiración no se limitan a la moda. Me gusta enaltecer lo criollo, de ahí surgen los trabajos más auténticos. Una de mis constantes fuentes de inspiración son las mujeres que han hecho grandes hazañas a lo largo de la historia, a pesar de que no vivían en mejor tiempo ni lugar idóneo para eso. 

Otra fuente de inspiración es la moda en la Segunda Guerra Mundial y los años que la sucedieron, sobretodo el movimiento del Make Do and Mend, en el cual le gobierno de Gran Bretaña lanzó un panfleto enseñando a mujeres como crear y reformar piezas. 

Panfleto de Make Do and Mend

Panfleto de Make Do and Mend

4. ¿Cuáles fueron las etapas que viviste para nutrir el talento y destreza que tienes ahora?

Comencé primero con interés en la fotografía, luego cuando conocí a Tata sentí curiosidad hacia ese mundo y empecé a hacer editoriales por amor al arte. Me introdujo en el mundo comercial, y un día mágicamente vi que estaba haciendo lo que amaba y me pagaban por eso.  

En los primeros trabajos fui estilista y luego me confiaron trabajos de diseñar campañas y descubrí que la parte de pre-producción es lo que más amo, quizás más que la etapa de producción.  

5. ¿Qué cualidades debería tener una estilista to-be?

  1. Tomarse la moda en serio: saber que quieres comunicar algo con la ropa más que hacer algo bonito. 
  2. Investigar: nunca quedarse con la superficie.
  3. Educarse constantemente: tanto del pasado, como del presente y del futuro. 
  4. Tener un sexto sentido para lo que vendrá después en el mundo. 
  5. Consumir contenidos de todo tipo: ver películas, estar al tanto del mundo, estudiar historia, ir a eventos. 
  6. No ser todero: es un trabajo en equipo. Hay que saber delegar tareas. 
  7. Saber que la moda puede tener una parte artística, pero al fin y al cabo es algo comercial y el objetivo final es vender.
  8. Ser responsable y comprometido: es vital cuidar la ropa, poner créditos, mantener los contactos, devolver las cosas a tiempo. 
  9. Creer en la colaboración: es importante apoyar a otros creativos, aumentar la creación, crear con otros y tejer lazos con las personas del medio es vital.  

¡Ahí lo tienen! El curioso pero emocionante camino para convertirse en estilista.