Cindy de la Mode: tacones cómodos de estilo vintage - The Amaranta
Porque la comodidad va primero que el buen gusto

La ola de ‘comodidad antes que todo’ no es nueva. De hecho, ella explica la existencia de fanny packs, Crocs (nuestras preferidas), granny panties y leggings (aunque estos últimos no tengan ningún tipo de justificación).

Y ahora es la que está detrás de los tacones que parecen rescatados de una alcantarilla mal ubicada que se comió la mitad del calzado.

Ver relacionados:

Cindy de la Mode: jeans invisibles, mejor conocidos como bolsillos, pretina y costuras

Cindy de la Mode: lentes estilo ‘Matrix’

Cindy de la Mode: ahora las marcas de lujo quieren imitar la moda barata

La tendencia: taconcitos

En algún momento, que podemos asumir deliberadamente como principios del 2010, o un par de años después, los tacos del calzado se elevaron a alturas que habrían que cualquier Spice Girl dejara a un lado sus plataformas brillantes y adoptara nuevas con plataformas mucho más generosas y menos pintorescas.

Teníamos a Yves Saint Laurent, Alexander McQueen, las botas de Gucci y Dsquared2 elevando nuestra autoestima a niveles difíciles de alcanzar con una estatura de 1.55 c.m.

Sin embargo, como si nadie se diese cuenta, la industria se unió a un silencio colectivo que permitió la entrada triunfal de los sneakers en algún punto del 2013: regalándonos la bendición de pasear en calzados mucho más cómodos que los ascensores de Alexander McQueen.

Y gran parte de esto se lo tenemos que agradecer a Phoebe Philo y su participación en Céline, que contagió al mundo de la moda con la fiebre de los ugly sandals. Lo siguiente que supimos fue que las pasarelas de alta costura estaban siendo caminadas sobre calzados cómodos: sandalias y sneakers como el último grito de la moda del 2014. 

Sin embargo, por más de que estamos en la era de los zapatos-tan-horribles-que-los-vas-a-comprar, *tos* Balenciaga *tos*, el estilo del calzado en tendencia a estas alturas ha reafirmado las ansias por comodidad que cualquier alma en pena a las 3:00 a.m. en una fiesta está añorando.

Con ellos y su popularidad, el estilo le devolvió al mercado del calzado femenino las terminaciones nerviosas de sus pies y una corriente antiestética que nos tiene hoy hablando de los taconcitos dignos de las oficinas de los setenta, antes de que existiera el sentido de la moda.

Ya que los sneakears no son muy fáciles de adaptar al mercado laboral, los grandes diseñadores encontraron una respuesta mucho más sencilla: traer de nuevo los tacones con bajo taco en pro de la supervivencia de la comodidad. 

Tacones Christian Dior, Spring/Summer 2017 en el Paris Fashion Week.

Tacones Christian Dior, Spring/Summer 2017 en el Paris Fashion Week.

Ahora Miu Miu, Gucci, Chanel, Roger Vivier y las sandalias de Jacquemus nos tienen acorralados con la tendencia poco favorecedora para estaturas más bajas.

¿El veredicto?

Esta es una tendencia delicada.

Primero, porque hay altas posibilidades de que en vez de verte cómoda, parezcas una señora de más de sesenta que viene de comprar gatarina para sus caninos.

Y segundo porque es necesario encontrar el calzado justo entre business woman y el ‘no me importa que una anciana fantasee con mis zapatos’, y no todas dominamos dicho arte. 

Entonces ¿cómo estoy cómoda sin renunciar a mi juventud pero preservando la maravillosa comodidad de caminar?

Fácil; ve obsesivamente todos los shows de Miu Miu, Chanel, Dior y Gucci hasta que la amante clásica de zapatos surja en ti. También, asegúrate de saludar como si fueras la Reina Isabel II y desempolva los tacones que tu mamá no te permitió usar sino hasta que cumpliste diez años. 

En una nota más realista, saca el par de ‘taconcitos’ junto con tu falda favorita o los pantalones bota ancha que tengas en el clóset. Eso sí, evita los jeans, ni Carrie Bradshaw sabía usarlos con ellos.