En las de tu abuela, nos referimos

No tenemos que hacer mucho research para saber cuál es el sueño de cualquier abuela; además de que comamos nuestro peso en las comidas y nos sentemos derechas. 

Si tu abuela fuese millennial y el 2018 se encontrara en 1960, ellas mismas hubiesen intentado impulsado el trend que lleva un buen rato merodeando a la industria. Es más, si las descuidamos un poquito, hoy en día ya estarían bañadas en perlas, y no necesariamente en zarcillos, collares, pulseras y anillos; sino en cualquier pieza que se preste para la tendencia: zapatos, pantalones, chaquetas, camisas, carteras, cinturones, suéteres.

La tendencia: bañar tu ropa con perlas

Las perlas son tan clásicas como los pantalones; llevan un buen rato aquí y aunque aunque han tenido mucho tiempo para ponerse creativas, realmente no han evolucionado lo suficiente.

En gran parte porque no tienen mucho para dónde agarrar; siempre terminan siendo lo mismo.

(A excepción de los pantalones transparentes que dieron un gran salto para diferenciarse; pero eso solo fue un error humano, ya nos reivindicamos)

Sin embargo, en una sala llena de abuelitas pensantes y “chics”, idearon una solución para justificar su uso excesivo de perlas: ponerlas en todos lados y hacerlas pasar desapercibidas. 

Pearl-Embellished-Clothes

Como resultado, la temporada pasada los diseñadores adornaron cualquier tipo de vestimenta con la gema más antigua del mundo: Ellery lo hizo con un traje verde oliva, Ashley Williams con minivestidos, Jour/né con blusas de volantes Bardot y pantalones sueltos unidos con cinturones de perlas en capas y Huishan Zhang con una exposición de líneas verticales de perlas que corren por la parte delantera de los pantalones.

Así que, en resumen, las perlas se liberaron del despotismo de las de cuerda rectas y ahora se usan con una fuerte dosis de tendencia contemporánea.

pearl-detail-trend

¿El veredicto?

Siguiendo las célebres palabras de Coco Chanel, “A woman needs ropes and ropes of pearls”, no nos queda de otra que aprobar la tendencia. Principalmente porque no hiere a nadie y es lo suficientemente innovadora como para darle fresh vibes al outfit que quieras vestir.

Por lo que, aunque la declaración de amor de Coco Chanel fue hecha hace mucho más de cincuenta años, hoy es socialmente aceptable coserle perlas a los cierres de tus pantalones sin levantar a Joan Rivers de su tumba.

Entonces, ¿cómo seguirle el juego al movimiento de perlas-en-todos-lados?

Primero es necesario que distraigas a tu abuela, le robes tres o cuatro collares de su colección y tomes una pulsera, por si acaso.

Después, dependiendo de tu nivel de conocimientos, puedes coserlas o pegarlas con silicón -o pega loca, en casos desesperados-, y voilà.

Para resultados más comprometedores, puedes guiarte por este DIY: