Mejor conocido como “lenguetazo de vaca”

De vez en cuando es necesario parar el ciclo de la moda para intentar encontrarle sentido a todo lo que camina por las pasarelas de las principales capitales del sector; porque aunque a primera vista vemos una propuesta de vestuario, no todo lo que exponen es ropa, las semanas de la moda también derivan en tendencias de accesorios y cabello.

Razón por la que quisimos inaugurar esta nueva columna, una oda hacia las extrañas incoherencias de la moda y un intento de acercarlas al universo de los mortales, haciéndole una especial mención al peinado característico de la pasarela Givenchy Autumn/Winter 2015.

Dejando a un lado el romanticismo, la columna busca condensar y aterrizar todos los fenómenos, movidas y tendencias del mundo de la moda un artículo cada quince días; con un ligero sub-tono aspiracional de presentadora de Fashion Police.

Así que henos aquí, con niñas caminando la pasarela con tres kilos de gelatina en el cabello, una vena estilística con complejo de niño de kinder con mucho pegamento en sus manos y mucho que decir.

La tendencia: Kiss curls

Los kiss curls, es el término que los especialistas decidieron usar para describir los mechones de cabello que los estilistas encrespaban y pegaban generalmente en la cara; en principio con la intención de hacerlo parecer “aplastado con saliva”, un look definitivamente glamuroso, porque así es el mundo de la moda. 

tumblr_nkyynqDdlG1qkqenuo1_1280

Aunque nuestra referencia más cercana es la pasarela de Givenchy Ready-to-wear 2015, fue a finales del siglo XVII que la moda de los peinados similares a los que ahora conocemos como los kiss curls nació. Sobre todo con un aumento de realidad que se tradujo en usar cabello falso para darle forma al peinado.

Pero fue en el siglo XX que el estilo fue usado tanto por mujeres como por hombres. Se convirtió en el sello de cantantes como Bill Haley y personalidades del calibre de Josephine Baker, Diana Ross y ¿Superman?

Ahora, años después, Riccardo Tisci, el ex-director creativo de la marca, tituló su desfile Fall/Winter 2015 Victorian-Chola girl, y mandó por la pasarela a las niñas con joyas faciales, maquillaje nude, rizos y estilos de trenza. Entre gemas y anillos en la nariz, el estilo goth-chic fue el protagonista; y ya que todo lo que Givenchy saca se convierte en una tendencia irreparablemente, la cantidad de tutoriales para replicar el look con tus propias manos se multiplicó hasta el punto de que varias fuentes de moda calificaron la tendencia como el “peinado del año”.

También ayudó que el peinado también lo replicó DKNY, Caitlin Price y Stella McCartney.

Incluso, desde hace un tiempo el momentum del escenario de la moda se estaba levantando, con celebridades como Zoe Kravitz y Jennifer Lopez intentando unirse a la movida.

Así que Givenchy fue el empujón que el peinado necesitaba para llegar al terreno mainstream. De esta forma, el director creativo de Givenchy, Riccardo Tisci, le dio la bienvenida a la temporada de moda F/W 2015-16, encontrando inspiración en el estilo, no tan famoso para el momento, pero bastante influyente de los gánsteres de los Ángeles "Chola".

Volviendo a sus orígenes, el estilo Chola nació como una subcultura de la clase trabajadora de inmigrantes mexicanos, y sus representantes del movimiento de derechos civiles (el movimiento Chicano Power), que vivió en América del Sur y Central en los años 60. Así que Givenchy puso su lupa sobre los elementos tradicionales de las niñas Chola: accesorios ostentosos, peinados altos con flequillos y kiss curls, muchos tatuajes y piercing en la cara.

¿El veredicto?

Vestir kiss curls es una decisión práctica y estratégica para ser mostrada en las pasarelas pero incomoda para replicar en la vida real, porque...bueno, ¿quién quiere lucir como si una vaca hubiese aplastado su cabello con la lengua?

Así que, ¿cómo usamos los kiss curls en la vida real sin alterar el orden social?

Principalmente, tienes que reunir alrededor de tres potes industriales de gelatina, robarle la laca a tu abuela y sacar a la luz pública todos los baby hairs que has tratado de mantener al margen del mundo.

Para que no parezca que te babeaste mientras dormías y por consecuencia, tu cabello se aferró a tu cara, puedes empezar a pegarte el cabello sin dibujar figuras. Eso sería raro en un mundo acostumbrado a la normalidad en cada esquina.

O también puedes ignorar al mundo y formarte corazones por toda la frente porque es la vida que elegiste.