Porque pelar los ojos no es suficiente

En el maquillaje, existen muchas cosas que nos hacen dudar sobre nuestras capacidades motoras. Primero, fue la rizadora de pestañas, un artefacto extraño y amenazador, después le siguieron todas las brochas, peines, pinceles y cualquier cosa que haría feliz a un Picasso en potencia frente al espejo y por los momentos, el lápiz blanco. 

Ver relacionados:

¿Qué ‘celebrity beauty brand’ eres?

Cómo iniciarte como maquilladora

La tendencia: delineador blanco

No, el lápiz blanco no es inservible. 

A pesar de que estuvo mucho tiempo solo yendo de paseo de allá para acá en tu bolso de cosméticos, el delineador blanco de verdad tiene un uso más allá de hacer bulto.

Ya sea porque lo viste en los consejos de belleza de Cosmopolitan, como la tendencia del 2011 en la revista o lo encontraste en el tocador de tu mamá (o abuela, en su defecto), el delineador blanco ha tocado alguna vez el párpado inferior o superior de tu ojo, dependiendo de lo arriesgada que seas.

Ahora, sin embargo, nos han repetido hasta el cansancio su función como instrumento para abrir la mirada sin tener que pelar los ojos exageradamente. 

Pero, a todas estas, ¿qué tan cierto o falso es que abre la mirada?

Usar un delineador de ojos de color claro es una forma infalible para ayudar a crear la ilusión de ojos más amplios, porque ensancha e ilumina las zonas que normalmente pasan desapercibidas.  

Iluminar es igual a destacar. Así que quizás no terminas como Angelina Jolie pero al menos no necesitas filtro de Instagram. 

¿El veredicto?

Lo que sea para eliminar los filtricos de las redes que hasta pestañas nos ponen. Plus, no importa si es Valmy o Chanel, las probabilidades apuntan a que no se va a correr. 

Además, ¿quién no quiere lucir menos cansada después de dormir menos de cuatro horas? 

Ajá, ¿pero cómo lo uso sin abusar a lo Marilyn Manson?

Tu iniciación siempre debe ser aplicándolo en la línea de agua, básicamente en el párpado inferior, pero eso no significa que se debe quedar ahí únicamente; también funciona como base para el maquillaje, iluminador de la esquina interna del ojo y debajo de la ceja.  

Además, puedes intentar algo así:

Si te sientes menos aventurera, puedes jugar primero con un lápiz nude. No va a proporcionar tanta iluminación como el blanco, pero es un buen comienzo.