Porque cuando el mundo sigue siendo horrible, uno se las tiene que ingeniar

Las agresiones sexuales no son nada nuevo; desde la ola de Harvey Weinstein las acusaciones y las voces de las víctimas han tenido más eco, y gracias a la tensión mediática, la problemática de acoso y agresión ha pasado a ser algo más que una portada de revista.   

Ver relacionados:

3 Cosas que los hombres deben entender de los ataques sexuales

Bill Cosby enseñará sobre cómo evitar cargos de acoso sexual

¿Las figuras públicas con escándalos sexuales deberían ser premiadas?

De hecho, también ha puesto a los especialistas a trabajar desde sus rubros.

En este caso, un grupo de estudiantes en México diseñó una chaqueta pare repeler a agresores sexuales. 

La tendencia: chaqueta ‘anti-rape’

La chaqueta da una descarga eléctrica una vez presionado el botón. 

La chaqueta da una descarga eléctrica una vez presionado el botón. 

En México, donde cada día se reportan al menos tres ataques sexuales en el estado de Puebla, los jóvenes del Instituto de Tecnología y Educación Superior de Monterrey desarrollaron una chaqueta para plantea proteger a las mujeres de un intento de asalto.

De hecho, las mangas de la chaqueta pueden emitir una descarga eléctrica que, según el escenario planteado, pretenden hacer retroceder a cualquier persona que force y se aferre a ella. 

Asimismo, los estudiantes aclararon que la descarga no es lo suficientemente fuerte como para ser clasificada como un arma, pero sí supone un susto para el atacante. 

Sin embargo, sigue siendo un prototipo.  

Motivados por la gran cantidad de ataques sexuales, llamaron a la chaqueta como "Woman Wearable"; fue desarrollado por las estudiantes de ingeniería mecatrónica Anaid Parra Quiroz y Esthela Gómez, el estudiante de robótica Giwan Park y la estudiante de derecho Guadalupe Martínez. 

Para que funcionara, compraron una chaqueta de algodón e insertaron en su forro una batería de 9V, un transformador, y envolvieron los cables para que el portador del vestuario no se exponga a ninguna corriente. Además, se insertó un  un botón de encendido y una luz LED.  

Después de tres meses trabajando en el prototipo, tienen un estimado de $50 por chaqueta. Aunque tienen planeado incluir sensores más allá de las mangas. 

¿El veredicto? 

Tomando en cuenta que grupos como La Manada y violadores como Brock Turner siguen libres, esta chaqueta perjudica menos al mundo que las leyes y el sistema judicial.  

Por más que la estética no está de su lado, el invento es tan necesario que la moda realmente no juega como factor. 

Si bien, lo único que cambiaríamos es su clasificación. La chaqueta juega bien en el bando de la ropa unisex, y no necesariamente su promoción sería únicamente femenina. 

De resto, estamos listas para ordenar las nuestras junto con un nuevo sistema judicial, por favor.