Chanel no quiere que veas su nueva colección

El mejor y el peor desfile de Chanel en una sola pasarela.
Author:
Publish date:
Updated on
chanel

El medio siempre ha romanizado la idea de que el espectáculo y la moda van de la mano. Cada temporada somos testigos de los intentos desesperados de diseñadores para diferenciar sus pasarelas y protagonizar los titulares de la Semana de la Moda, pero tras cada intento, la industria sigue reevaluando su verdadera misión: ¿qué es más importante: la ropa o el show?

Si queremos responder la interrogante con la última presentación Fall 2017 de Chanel, probablemente la propuesta de vestuario pase a segundo plano y el verdadero premio se lo lleve el espectáculo. 

jksdh

Chanel siempre se ha caracterizado por tener una política escenográfica bastante marcada. A manos de Karl Lagerfeld, las pasarelas se convierten más en un espectáculo que en un desfile de modas, y aunque le ha funcionado bastante bien para viralizar la marca, la colección otoño de este año puede haber ido muy lejos, porque de todo lo que escuchamos, la ropa fue la menor de las prioridades.

Además de que el principal objetivo de participar en la Semanas de la Moda es mostrar las piezas de la firma, que el trabajo de diseño se haya visto totalmente opacado por la escenografía espacial solo nos confirma lo necesario que es mantener un equilibrio entre la propuesta creativa y la ambientación del desfile; la escenografía es solo un complemento, no es el show per se

IMG_9887

Por más de que probablemente la excusa que motivó el uso exagerado del “go hard or go home” fue viralizar la colección (como si Chanel lo necesitara), en realidad no era necesario lanzar un cohete para lograrlo. Por experiencias pasadas, shows como el de #ChanelGroundControl o Spring/Summer 2015 eran suficiente como para llegar a los titulares.

Incluso el desfile que más llamó la atención en el último NYFW fue el de Marc Jacobs, solo por el hecho de que se apegó a la vieja escuela, no usó ni música ni escenografía y pidió que restringieran el uso de celulares. En pocas palabras, la carga del desfile la tenían, única y solamente, las prendas.

Entonces, ¿qué tan imprescindible era que Chanel tuviese que lanzar un cohete espacial para convencernos de que la próxima tendencia de la temporada son las botas metalizadas?