Ahora es que Celine Dion decidió jugar con la moda - The Amaranta

Celine Dion decidió jugar con la moda

Nuevo estilista, nueva Celine.
Author:
Publish date:
Celine-Dion-Fashion

A lo largo de la historia muchas mujeres se han ganado el título de fashion icons: Jacqueline Kennedy, Audrey Hepburn, Diana Ross, Twiggy, Marilyn Monroe, Madonna, Lady Di, y en un hilo más reciente, Rihanna, Kate Middleton, Zendaya o, muy a nuestro pesar, Kylie Jenner. 

Mientras del otro lado del mundo Madonna vendió la moda de los disfraces y Jackie la de los vestidos Chanel, Latinoamérica se conformó con las faldas largas de Floricienta y la pollina que puso de moda Sheryl Rubio en Somos Tú y Yo.

Y así, estas mujeres pasaron de ser solo actrices/esposas/modelos/cantantes para convertirse en pilares de la industria, con un ojo crítico cuando se trata de moda. Lo mismo que ahora pasa con Celine Dion.

Pueden llamarlo crisis de los cincuenta o una etapa de reencuentro con ella misma, pero a pesar de llevar una vida frente a las cámaras, ahora es que Dion ha encontrado su lugar como "fashion icon" en el medio, finalmente.

A sus 49 años, Celine Dion aprendió a divertirse con la moda, y se nota.

Sin embargo, es un movimiento que empezó a cultivarse desde el año pasado. Cuando en el Paris Couture Week, Dion llegó vistiendo un hoodie oversized de Vetements y dejó muy claro su nuevo estatus como icono de estilo.

Contrató un nuevo estilista y organizó un reboot para su carrera, y en un par de meses, la nueva imagen de la moda ocurrió. Trabajó con Vogue, planificó sus looks de street style y atendió cada recomendación del estilista, por más arriesgada que fuera, y ahora los medios no paran de hablar de el nuevo cambio de Celine Dion.

Como si ser una leyenda de la música no fuese suficiente, el 2017 se convirtió en el año en el que toda agenda setting tenía un espacio reservado para Celine, no solo por su carrera musical, sino por un nuevo paso como referente de estilo.

Mientras que nosotras aún seguimos haciéndole la guerra a las faldas largas y algunas pollinas que harían que el honor de Somos Tú y Yo quedara por el piso.