¿Qué significa la salida del Acuerdo de París para la industria de la moda?

Porque casi cualquier problema global puede evaluarse desde la perspectiva de la industria.
Author:
Publish date:
cambio_climatico-01

Así como ocurrió con el Brexit y las últimas elecciones de Francia, entre las tantas repercusiones que tiene la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París, se encuentra afectada la industria de la moda.

Aunque la moda ocupa el puesto número dos como el sector más tóxico del mundo, los últimos años ha tratado de hacer las paces con su impacto en el medio ambiente, implementando nuevas tecnologías y un protocolo más amigable. Incluso, nos confirmaron que sí creían en el mito del calentamiento global.

Y es cuando la prioridad de la industria es ser sustentable, que Donald Trump decide acabar con el pacto global contra el cambio climático. Qué motivación.

Por más de que esta noticia no es una sorpresa, porque al presidente de los Estados Unidos le gusta hablar claro y alto sobre su teoría conspirativa inspirada por el gobierno Chino, la decisión sigue siendo un suceso profundamente preocupante para todo ser humano que valore respirar.

Estados Unidos en sí, es el mayor contribuyente mundial de dióxido de carbono atmosférico, si no se controla como han estado intentando hacer desde que se propuso el Acuerdo de París, las temperaturas seguirán subiendo, los niveles del mar se elevarán y las condiciones climáticas serán extremas; en pocas palabras, moriremos todos.

Evaluando el desastre apocalíptico y simbólico que, una vez más, desencadenó Trump, los gigantes del mundo empresarial se han pronunciado en contra de la nueva medida del gobierno estadounidense. Por supuesto, la moda no se ha quedado atrás.

El director ejecutivo de Kering, Francois-Henri Pinault, uno de los líderes que más se ha apegado a su discurso de innovar mediante la sustentabilidad, fue uno de los primeros en manifestarse después del anuncio de Trump.

Pero, ¿qué significa todo esto para la industria de la moda?

Tomando en cuenta que la moda es una fuente interminable de contaminación, la decisión de Trump es especialmente significativa.

El último reporte de Global Fashion Agenda y The Boston Consulting Group estima, nada más y nada menos que un aumento en emisiones de CO2 de más de 60%. Casi 2.800 millones de toneladas para el año 2030.

Sin el gobierno detrás de las firmas, la presión de reformar las cadenas de distribución y producción contaminantes no existirá, ergo, no tendrán incentivos y las consecuencias para las marcas que no cumplan sus metas climáticas serán nulas.

En resumen, el incentivo de las marcas para cambiar su metodología y producción a una más sustentable será netamente moral, porque al fin y al cabo, no están comprometidos a seguir practicando los ideales del tratado porque, no existe tratado.

Sin embargo, no todo está perdido. Muchos de los protagonistas de la industria de la moda siguen comprometidos con sus metas individuales de reducción de emisiones de carbono y sus planes para hacer la moda más amistosa con el medio ambiente, sin importar que el presidente de los Estados Unidos quiera entorpecer el camino.