Bad Bunny hizo lo que le dio la gana en ‘YHLQMDLG’ y lo amamos por eso

Bad Bunny hizo lo que le dio la gana en ‘YHLQMDLG’ y lo amamos por eso

Sea denunciando en Twitter la homofobia de algunos reguetoneros como Don Omar o imponiendo un nuevo estilo entre los cantantes de su género musical, Bad Bunny siempre ha hecho lo que le ha dado la gana y le ha salido bien. Su disco debut, X 100pre, y su trabajo discográfico en conjunto con J Balvin, Oasis, entraron en varias de las listas de mejores álbumes de la década hechas por publicaciones en inglés y español. Además, el puertorriqueño ganó un Grammy latino por su primer disco y se presentó en el Super Bowl LIV junto a Shakira.

El éxito de Bad Bunny no es solamente producto del aumento de popularidad que ha tenido la música latina mundialmente, sino, también, del sonido único que ha logrado el cantante gracias a la integración de elementos del punk, la bachata y el synth-pop, que son atípicos del reguetón y el trap. Estas fusiones del rapero puertorriqueño podrían sonar muy extrañas, pero en canciones como Tenemos que hablar, Otra noche en Miami y La Romana el producto final demuestra estar muy bien logrado. Dada esta cualidad de su música, el público esperaba, ansioso, la llegada del segundo álbum del artista, YHLQMDLG (Yo Hago Lo Que Me Da La Gana), y razón tenían para hacerlo.

Bad Bunny YHLQMDLG
Portada del álbum YHLQMDLG
Rimas

Con veinte pistas, YHLQMDLG es un disco que se siente como una colección de grandes éxitos, porque la mayoría de las canciones suenan como clásicos del reguetón. Aquí, Bad Bunny explora una producción que se asemeja mucho más a los ritmos utilizados a principios de los 2000, cuando el género estaba empezando a ganar popularidad en toda Latinoamérica. Yo perreo sola pudiera haber tenido un espacio dentro de las carteleras musicales junto a Baila morena de Héctor & Tito o junto a Gata fiera de Trebol Clan; Safaera habría podido ser una canción que sonaba en las discotecas de reguetón underground en 2006 y La difícil pudiera haber estado en algún álbum de Wisin y Yandel antes de su separación.

Bad Bunny aprovecha la ola de nostalgia por la que están pasando el pop y el R&B para incorporarla en su género y, así, traer de vuelta elementos de los inicios del reguetón, como el tempo de las canciones, el uso de crescendo en el beat de algunas pistas o la utilización de ritmos más cercano al dembow, algo que se acostumbraba en los 2000. Sin embargo, en YHLQMDLG estas decisiones no se sienten como una copia, sino como una modernización de esos ingredientes que ahora se fusionan con las características típicas del género en la actualidad. El uso de influencias tanto del pasado como del presente hacen que el álbum se sienta atemporal, como un puente que conecta dos épocas del reguetón.

Contraportada de YHLQMDLG
Contraportada de YHLQMDLG
Rimas

Se nota que Bad Bunny creó YHLQMDLG con la intención de homenajear el reguetón que escuchó durante su infancia y adolescencia. Esto es evidente en el sonido de ciertas producciones: en Si veo a tu mamá se puede escuchar el sample de una versión de la canción The Girl from Ipanema, que en este tema da la impresión de haber sido sacada de un videojuego, y Pero ya no utiliza una melodía infantil en el fondo. Esta inspiración también puede apreciarse en la campaña promocional y los artes que acompañan al álbum, pues hacen uso de la narrativa de un niño —el cual aparece tanto en la portada como en los videos oficiales del disco— que es fanático del rapero puertorriqueño.

Aunque la añoranza por los inicios del reguetón sea el elemento más destacable en YHLQMDLG, esto no significa que Bad Bunny haya dejado a un lado su estilo irreverente y experimental. Las flautas en el poscoro de Soliá o al principio de Hablamos mañana, la guitarra eléctrica y la batería al final de esta última, o los elementos típicos del reggae en A tu merced son claros ejemplos de que el cantante puertorriqueño quiso hacer suyas las producciones y no eliminó los sellos que lo caracterizan para simplemente apelar a la nostalgia. 

Bad Bunny en el Tonight Show with Jimmy Fallon

Bad Bunny en el Tonight Show with Jimmy Fallon el 27 de febrero, cuando reveló la fecha de lanzamiento y la portada de YHLQMDLG
NBC

Los aspectos comunes de las grabaciones de Bad Bunny son mucho más evidentes en las composiciones que en las producciones de YHLQMDLG. El desamor, los sentimientos por sus exparejas, la fama y las batallas contra los enemigos del reguetonero aún siguen siendo tópicos recurrentes en las letras del cantante puertorriqueño. En este álbum, Benito Martínez se encarga de contar historias en primera persona en <3, Vete y Pero ya no; y también relata acontecimientos de la vida de ciertas mujeres en La difícil, La santa y Bichiyal; ayudando a que el disco no sea narrativamente plano.

Como la mayoría de canciones de reguetón, las composiciones de Bad Bunny en YHLQMDLG tienen como objetivo principal conectar con el público para que este desee perrear en una discoteca mientras canta estas canciones a todo pulmón, meta que este álbum definitivamente alcanza. Muchos de nosotros nos identificamos con frases simples como “Conocí a alguien, pero no sé, nunca encajo (Ah) / Al meno’ que sea’ tú (Tú, tú, tú, tú)” de Si veo a tu mamá, “Ella está casi, casi soltera / Un corillo de bandolera / Quieren perreo la noche entera / Sin cojone’ le tiene si se enteran” de Bichiyal o “Subió algo pa’l story, alguien se picó / Sonó su canción y se la dedicó” de Soliá. Por esta razón, es mucho más sencillo que queramos rapearlas en medio de la pista de baile y que nos adueñemos de las narrativas de estas canciones.

Aunque ninguna de las canciones de YHLQMDLG es un trabajo de poesía profunda, esa tampoco es la intención de las composiciones de su género. Es satisfactorio gritar “Si tu novio no te mama el c#lo / Pa’ eso que no mame” sin rodeos mientras bailas Safaera o exclamar “¿Que por qué soy el mejor? Les doy cinco razones, ey (Okey) / Porque me sale de lo’ cojone’” al ritmo de Está cabrón ser yo. Bad Bunny sabe cómo funcionan las letras del reguetón y el trap, y les saca provecho a los temas recurrentes de estos géneros.

Tal vez el único problema de YHLQMDLG sea que un álbum de veinte pistas puede resultar largo para muchos. Escuchar el trabajo discográfico completo requiere dedicación puesto que puede llegar a ser demasiado cuando se llega a la grabación número 16. Sin embargo, muchas de las canciones duran menos de tres minutos, por lo cual es posible que algunas de estas dejen al público pidiendo más y no sea ningún inconveniente dedicarse a escuchar el disco completo. 

YHLQMDLG es la prueba de que Bad Bunny es uno de los reguetoneros más destacados y talentosos de la actualidad. Una canción de reguetón exitosa pueden hacerla muchas personas, pero pocos pueden crear un álbum que parece una colección de hits atemporales que dan la sensación de que no van a dejar de ser interesantes en unos años. Gracias, Bad Bunny, por hacer lo que te dio la gana y darnos una nueva variedad de clásicos del reguetón que cantaremos por mucho tiempo.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Las mejores películas que nos dejaron las directoras de cine durante el año 2019