TheAchallenge: Jugué una semana con mi cabello

TheAchallenge: Jugué una semana con mi cabello

El lugar del asesinato sería el headquarters de GK Media un día lunes como cualquier otro, reunión de consejo. Mi editora quería que realizara un reto para sacarme de mi zona de confort (para aclarar de una vez, menos mal soy una persona abierta a los retos).

No les miento si les digo que mi corazón comenzó a latir más rápido, podía ser cualquier cosa que se le ocurriera y créanme, su creatividad no tiene límites.

Se había tomado unos minutos para pensar y viéndome fijamente dió con la idea. Claro, es que justamente ese fin de semana solo a mi se me ocurre pintarme el pelo.

Para contarles rápido la historia, fui a la peluquería para hacerme el balayage, la supuesta moda en el cabello que todas quieren. Hasta ahora todo normal ¿no? Bueno a su querida escritora se le ocurrió hacerlo con tinte color azul traído de Chile. No es de mentira ojo, tinte de verdad, si lo iba a hacer me tenía que durar. No hay marcha atrás.

Desde siglos quería pintarme el cabello de un color diferente y bueno no me hice lo que les dije al principio, hubo un cambio de planes y las mechas ganaron. Al verme por primera vez al espejo ya estaba mentalizada que podía tener dos reacciones: odio total o amor duradero.

Horas después, me encantó. Pienso que las mujeres que lo hacen tienen los ovarios bien puestos, just saying.

Ese mismo lunes con toda mi cara lavada como si nada nos llevaría a este reto.

Para explicarles mejor, consistía en peinarme diferente cada día durante siete días, ¿fácil no? No para mí por lo inesperado.

En nuestra reunión a mis compañeras por supuesto les pareció la mejor idea del mundo, se le abrieron los ojos y no pudieron evitar una gran carcajada al saber los peinados que se les iban a ocurrir, podía notar la malicia en sus ojos.

No hay nada mejor que ser el muñeco de pruebas. Con mi poker face oía como todas gritaban nombres o peinados icónicos como unas hienas salvajes. Peleando porque su idea entrara en la lista.

Hubo de todo, de lo mejor a lo peor. Fenchu, la menor de todas rogaba para que la “chola mexicana” fuera elegida, así de extrema era la cosa. (Recuerden que todo se devuelve, prepárense en un futuro.)

“No le puedes decir a nadie del reto, además van a pensar que estás atravesando una fase con tu nuevo color en el cabello”.

Todavía no se me olvidan las risas interminables por sus ideas, nunca dejen una responsabilidad de esta magnitud en las manos de estas mujeres.

Las reglas eran: no podía decirle a nadie la razón por la que estaba peinada de esa manera, tenía que fotografiar mis peinados, grabar videos de como me sentía para Instagram (como si no fuera suficiente con la Universidad y la oficina) y por último, no morir de pena.

Voy a advertirles que no soy una peluquera estudiada así que no me vayan a juzgar, mis manos trabajaron árduamente para tratar de copiar de la mejor manera los estilos.

He aquí lo que se decidió ese día que iba a usar: las pruebas fotográficas son para demostrar que esto es más verdadero que mi virginidad en información de la industria de la moda.

De ahora en adelante, disfruten y diviertanse con mis vivencias en estos días.

Miércoles, día 1

Miley Cyrus

La artista de 24 años que de un día para otro decidió volverse desatada y adicta al sexo, ¿qué podría salir mal? Ha tenido sus altos y sus bajos pero no ha dejado de imponer modas, es increíble.

Me imagino que se acuerdan la vez que Miley se presentó en los MTV Music Awards en el 2013, saben, donde se perreó hasta más no poder el paquete de Robin Thicke. En ese momento, la artista quizás no sabía que esos dos moños pasarían a la historia; hoy en día, it’s a hairstyle

No fue difícil lograr el look en realidad, puedes hacerlos en menos de cinco minutos antes de salir de tu casa. Admito que mi mayor miedo era ver las reacciones en la universidad, las cuales fueron positivas.

Compañera maracucha (más salidos imposible): “¿Mira Lucia qué es ese peinado y ese cabello? Aunque me gusta, me gusta”.

Otra compañera: “¿qué pasa con tu cabello?”

Ana, mi mejor amiga de la carrera estaba maravillada, lo cual ni me extraña. A ella le encantan estas cosas.

“¡QUE CUCHI TE VES CON TUS COSITAS!” Señaló que ahora parecía ser yo misma.

Confiada me fui a la oficina para ver la reacción con un público mayor. Al subir al edificio, donde cualquiera puede verte recuerdo un grupo de tres mujeres con uniformes como de banco dándome la mirada ¿qué te crees? *Ugh*, envidiosas.

“Tu look hot.. te odio por ese par de moños”.

Ese día en la oficina no pasó nada tan relevante, esperen al segundo día.

Jueves, día 2

Snoop Dog

Mi nigga preferido, el snoop lion que le encanta fumarse porros gigantes todos los días. La Mary Jane lo mantiene joven. Para mí él tiene exceso de actitud y todo lo que se ponga le va a quedar bien.

Aunque, tenía mis dudas con este peinado. Quien en su sano juicio se haría esas dos colas, claro, la rata de laboratorio aquí presente.

Mi jefa a todo volumen a la hora de comer “¡PARECES UNA NIÑA CON ESAS COLITAS!” y ni les cuento las caras de toda la oficina cuando entré al comedor, me sentí demasiado expuesta. Eran como caras de sorpresa con una combinación de duda.

Todos se quedaron callados, genial.

“¿Eres Harley Queen? Solo te falta el cabello rojo del otro lado y listo” 

Snoop te deje mal…

Desde ese día algunas compañeras y mi jefa se dieron cuenta del reto. ¡F*CK!

Viernes, día 3

Frida Kahlo

Una de las mujeres recordada como un ícono de la historia y también la moda. Ni que fuera mentira, Frida tenía lo suyo, su encanto característico que la distinguía. Conozco cómo era ella, tenía un carácter difícil sin embargo una actitud envidiable.

Antes de comenzar a peinarme sabía que me iba a gustar este peinado en particular. Me encantó al instante, solo me faltaba completar las flores con la ayuda de mi jefa en mi oficina alias “Lu” ya que la nombró bastante aquí y una compañera.

Al llegar a la agencia de publicidad (donde trabajo) ipso facto alguien me pregunto: ¿hoy eres Frida no? A mis adentros dije: “por fin adivinan alguno”.

“Que bella esas flores, ese look te luce hasta te pareces a ella. Te hubieras puesto las cejas”. NO Y NO, tampoco me voy a entregar tanto como para hasta maquillarme, vamos a calmarnos.

A lo mejor sí me parecía por mis cejas frondosas aunque no hay que llevarlo a lo extremo.

Más tarde fui una reunión y me sentía bien, quería llamar la atención de todos, cosa que no me gusta hacer a menudo y no es por confianza sino que no sé, tampoco es algo que hay que hacer siempre.

Todos y repito, ABSOLUTAMENTE TODOS adivinaron quién era ese día. Frida puedes estar feliz que te copié correctamente. 

Sábado, día 4

Princesa Leia

Carrie Fisher falleció hace poco y como me encanta Star Wars fue un honor recordarla. Es un peinado mundialmente famoso, se reconoce muy fácilmente. Sinceramente a mí me encanta. Admito que sí fue un poco difícil debido a que no tengo tanto cabello, mis mechas azules resaltaron mucho.

Domingo, día 5

Dorothy

Un personaje de una película clásica, El Mago de Oz. No me emocionó tanto, era muy de niña y yo tengo como cara de bebé según algunas personas, así que me iba a quitar como 10 años.

Esos lazitos me tenían harta, lo que me faltaba era ir a una piñata y que me encantara Violetta.

Lunes, día 6

Kim Kardashian

Aunque no lo crean, la familia Kardashian ha creado tendencias; sí, no se puede negar. Se visten y maquillan bien así que solo por esas razones se merecían estar aquí.

La cola de Kim era lo que tenía que hacer, replicada y utilizada por muchas de nosotras para completar un look elegante en la oficina. Les recuerdo que tengo el cabello corto y no lo pude lucir tan bien como ella en la foto, que tiene una melena de Virgen de pueblo.

Fue tanto el personaje que ese día me puse una camisa blanca formal y mi pantalón favorito pegadito, como ella. Lo que me faltaban eran los lentes negros y ya estaba lista para formar parte de esa familia.

Martes día 7

Belinda

Lo odié.

Yo quisiera saber a quién carrizo se le ocurrió un día decir: “me toca hacerle un peinado a Belinda… ¡Ya sé! Te voy a poner una trenza en la frente, que genio/a soy”. Utilizó la primera cosa que se le vino a la mente y la pobre tuvo que aceptar ese barranco.

A las personas famosas se les permite probar y lucir estas extravagancias, a las personas reales como yo nos cuesta más. Y ni hablar lo fastidioso que es tener ese pedazo de cabello en la frente. Belinda, nos hubieras enviado una señal y nosotros te rescatábamos.

Fui a la oficina con mi mejor cara, primero confiada antes que ridiculizada. Al contarle a todos que iba a la Universidad Católica por dos horas sus carcajadas me dejaban entender que iba a ser el ridículo. Gracias por el apoyo siempre, son los mejores (nótese el sarcasmo).

Ustedes no saben la cantidad de veces que deteste el reto y a mis compañeras, me sentía incómoda, podía formar parte de los bohemios de esa universidad.

Belinda cariño, si me lees nunca recuerdes tu pasado oscuro.

No puedo esperar por el siguiente reto para mis próximas víctimas, cough compañeras en The Amaranta. Espero poder haber sacado algunas carcajadas de mi desgracia ajena, para eso estoy a la orden.

En conclusión, es un buen ejercicio de confianza y actitud para cualquier persona, si puedes hacer esto créeme que podrás con todo. Como Ainoa lo hizo con la ropa, yo con los peinados. Lo importante es que no tengas miedo a experimentar y mostrarte al público, no dejes que eso te aleje de poder llegar a conocerte a ti misma; y bueno qué rayos, puedes divertirte con esto. Serás por siempre apodada como “la loca” pero con mucho orgullo.

Hago un llamado a un mundo con más retos de este tipo. 

Ver relacionado: 

Playing Dress Up

TheA logo
Más artículos
Mrs. America
‘Mrs. America’ y la historia del feminismo en los años setenta