#TheAReviews: I, Tonya

Cada comienzo de año el foco de nuestras preocupaciones está sobre alfombras rojas, discursos de aceptación y la quiniela malintensa que armaste con tus amigos que se la tiran de cinéfilos.

Razón por la cual, esta vez nos hemos dado el lujo, por segundo año consecutivo, de poner nuestra opinión sobre todas las cosas y resaltar su gran y significativo aporte a la cultura cinéfila, porque todo lo que tenemos que decir sobre las películas que hacen fila para los premios es estrictamente importante y necesario.

Y porque nos pagan por ello.

Así que, con una lista de 20 películas y un grupo de 7 personas dispuestas a deliberar y criticar -a veces profesionalmente y otras veces no tanto- con altos criterios de dirección, guionismo y fotografía, hemos fundado La Akademia The Amaranta.

Porque después de todo el shade que le hemos lanzado a nuestra contraparte, La Academia, no nos queda de otra que crear nuestra propia institución y celebrar unos premios menos polarizados y sensacionalistas -o quizás un poco de los dos- justo antes de que la ceremonia de los Oscars, bajo la estatuilla de Los OsKarinas.

Auspiciado por The Amaranta y GK Media.

Ver relacionado:

#TheAReviews: Lady Bird

#TheAReviews: Shape of Water

#TheAReviews: Call Me By Your Name

#TheAreviews: Get Out

Esto implica, por supuesto, que desde ahora hasta el primero de marzo reseñaremos cualquier película que se atraviese en nuestro camino para comenzar las predicciones a nuestro gran evento (esto es mentira, estudiamos cuidadosamente las nominaciones de los demás premios y críticas para hacer esta lista de películas).

Hoy es el turno de I, Tonya.

¿Keslokes?

I,Tonya es una tragicomedia sobre la vida de la patinadora artística Tonya Harding y sobre toda la verdad de una mujer que fue típicamente americana, y a la vez no. Fue estrenada en diciembre del año pasado y aplaudida por la crítica, especial por la interpretación de Margot Robbie, quien hace de Tonya, y Allison Janney, que hace de su madre fría, calculadora y un tanto desgraciada, LaVona.

Tiene un 90% en Rotten Tomatoes y un 7.7 en IMDB.

Sin embargo, la vida de esta atleta de renombre internacional e histórica está lejos de ser un cuento lleno de glamour y diamantes brillantes. Más bien fue lo más parecido a la vida de una Tina Turner que se ganó el odio de miles de personas. Lo divertido es que la situación fue tan trágica que su guionista Steven Rogers, no encontró mejor forma que retratarla que bajo el género de comedia.

Tonya Harding estaba lejos de ser una princesa durante su infancia, pubertad y adultez entre la década de los ochenta y los noventa, cuando “Gloria” de Laura Branigan era el soundtrack de todas las niñas que veían comiquitas, películas en VHS y a Tonya patinando en las Olimpíadas. Esta mujer rubia recibía golpes de todo el mundo, primero de su madre quien la obligaba a patinar cada vez mejor y a tener un entrenamiento de seis horas diarias, y luego de su novio con quien se casó porque las hormonas te hacen estúpida, tarde o temprano siempre hay uno.

Y por supuesto no podía dejar de mencionarse el “incidente”. Sí, ese incidente del que no tienes idea porque creciste en los 00 y en Venezuela. Pero sigue leyendo y te explicaré de qué va (no es spoiler porque pasó de verdad, pues).

La película tuvo tres nominaciones para los Óscar de este año: uno por Mejor Película, otro por Mejor Actriz Protagonista (Margot Robbie) y otro por Mejor Actriz Secundaria (Allison Janney que por alguna razón es demasiado buena haciendo de mamá). Este último premio se lo ganó en los Globo de Oro y en los Critic’s Choice Awards. Cero expectativas.

¿Kesloké pensé?

La película toca dos extremos. Para unos es increíblemente buena y para otros pierde completamente el propósito de esta historia. De acuerdo con un artículo de The Guardian, I, Tonya pierde entre risitas la historia de una mujer que sufrió abusos durante toda su vida y aún así consiguió ser la primera atleta norteamericana en lograr un triple salto en la pista de hielo, ir a dos Olimpíadas y romperse el alma entrenando toda su vida.

Yo creo que la película logró exactamente lo que quería, a pesar de la intención de ser comedia, Tonya no merece convertirse en una víctima después de hacerse conocer su lado de la historia, ella demuestra ser mejor que eso.

Claro que se resbaló casándose con Jeff Gillooly (interpretado por Sebastian Stan) y quien fue el autor del “incidente” que le costó su carrera. Sin embargo, en ningún momento se niega ni debería negarse, el hecho de que Tonya fue una atleta de clase mundial y alguien que conquistó al mundo a su forma, por corto tiempo pero lo hizo y, ¿cuántos pueden darse el lujo de decir eso?

Btw, el incidente fue un ataque a su famosa contrincante, Nancy Kerrigan que al parecer fue una lucha de titanes entre patinadoras artísticas pero ya no te diré más.

En fin, es una película que hay que ver y es sin duda una historia que hay que conocer.

¿Khé le daría?

I, Tonya se lleva La OsKarina por: la Mejor Película para ver si quieres aplicar el motto de “a la m*erda todos voy a hacerlo que me dé la gana”.

Y también se lleva una nominación a la Mejor Cara e’ Loca para Margot Robbie que sin duda le dio diez patadas a su cara de novia payaso en Suicide Squad.

Si quieres saber que otras estatuillas se llevará, asegúrate de sintonizar los premios OsKarinas el 3 de marzo, y no olvides tu pinta marginal porque para los vestidos bonitos están los Oscars.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Tocadiscos: la magia en el piano de Elton John