#TheAReviews: Hell Or High Water

Antes de contemplar una película que deseas ver demasiado, uno debe ser cuidadoso. Te debes cuidar de que vayas a verla en la mejor calidad posible, sin demasiadas interrupciones ni distracciones, esquivarte spoilers que te vayan a ser lanzados como balas y por supuesto huir a toda costa de aquellas personas que ya la vieron y desean darte su opinión al respecto.

De las amenazas nombradas anteriormente, la última es definitivamente la de más alto riesgo. Cuando una persona comparte desde su punto de vista ultra subjetivo lo que le pareció una película, inmediatamente somos sometidos a ver esta anticipada pieza cinematográfica con otros lentes. Nos predisponemos a esperar demasiado o a despreciar con antelación. Es casi una maldición que una persona comparta su opinión, porque sin pedir perdón ni permiso nubla el juicio que vas a tener sobre lo que vas a ver.

Repito, es casi fatal que te respondan el : “¡Ah!, ¿la viste, qué tal?”

Pero aquí vamos a hacer justamente eso.

Bienvenido a una de las reseñas que TheA Team preparó para entrenarte a la anticipada entrega de los Oscars de este año. Como hemos mencionado antes, confiamos ciegamente en el muy valioso y subjetivo punto de vista con el que vamos a responder ese: “¡Ah!, ¿la viste, qué tal?, porque todas nuestras mamás nos dijeron que somos las niñas más bonitas, inteligentes y que nuestra opinión cuenta (les creemos). Esta tercera vez vamos a hablar de Hell Or High Waters.

Me encantaría hacer un comentario muy inteligente al respecto, pero no, yo tampoco sabía que esta película existía.

Dafoc is this about?

Hell or High Waters trata de la historia de dos hermanos que ingeniosamente logran robar pequeños bancos para pagar la hipoteca del rancho de la mamá (el rancho gringo, no el venezolano). También narra la cuasi cómica relación entre dos oficiales que pasan la otra mitad de la película persiguiéndolos.

Una trama en teoría simple pero con tantos tonos de grises de profundidad que Christian Grey se quedaría loco. (JAJA mal chiste.)

Omaigá, ¿Qué dice la gente?

Pues la gente no dice mucho. Por supuesto, te podrás imaginar que no soy la única inculta del cine que no sabía que esta película existía.

Pero para todos aquellos no mortales (me refiero a los seres superpoderosos que critican películas para comer y darse otros lujos), Hell Or High Water es tremenda pieza. Por supuesto su naturaleza de underdog la hace más atractiva a los críticos que como todo buenos hipsters, detestan lo mainstream.

Resulta que la película causó furor en el Festival de Cannes y que su estética rústica y setentosa tiene nostálgicos a todos aquellos fanáticos de las películas que trataban de pequeños robos en el gran estado de Texas.

Como podrás imaginar, el hecho de que dos hermanos vaqueros roben bancos y que los persigan unos Rangers, convierte a esta película en la máxima representación de ese Estados Unidos de rodeos, pistolas, cervezas y “Country” por definición.

Sin embargo, a pesar de que no seas fanático (como yo) de ninguna de las cosas all american que acabo de mencionar, no descartes esta película de tu watchlist. El hecho de que haya sido nominada a mejor película no viene de gratis.

El sub trama de la película te pone a dudar sobre lo que está bien y lo que está mal, te invita a odiar a los bancos por su maquiavélico método de endeudar a la población, contemplas con ojos tristes la inevitable realidad de que todas las cosas llevan a su final y el hecho de que nadie ha hecho algo sin sufrir las consecuencias de sus actos.

Sí, así de profundo.

“Comanchería” (su vomitivo título en español) expone a un sorprendentemente talentoso Chris Pine y al legendario Jeff Bridges en su máxima. Las actuaciones y la sucia pero a la vez espectacular dirección de arte y fotografía de la mano de su director David Mackenzie, es de admirar.

No me sorprendió en lo más mínimo leer que en Rotten Tomatoes tuviese un 98% de “freshness”.

Foc, marry or kill?

Esta es la parte en la que voy a citar a mi colega Cindy por su impecable explicación sobre lo que trata este segmento de #TheAreviews:

“Nuestro criterio de evaluación es simple, Foc significa que te gustó la película pero más para un one night stand, Marry es que quieres pasar el resto de tus días con ella y Kill es un gran NO en letras fosforescentes.”

¿Mi humilde y sobrevalorado juicio qué dice?

Foc.

A pesar de lo mucho que me gustó, no es una película que vería más de 2 veces al año. La pasamos bien, la noche fue buena, pero agarra tu ropa y vete para tu casa Hell Or High Water.

Supongo que el hecho de que me haya puesto a reflexionar tanto sobre los planteamientos de la película, me dejó un sabor existencialista en la boca que no me encantaría probar tan seguido.

Mi recomendación es que definitivamente todo el mundo la vea. Sin duda no es bonita y brillante como La La Land, ni históricamente relevante como Hidden Figures (quizás por eso no gane la estatuilla dorada del hombrecito calvo); pero en mi opinión es un digno contrincante para dar pelea en la carrera de los Oscars.

P.D. mientras veas la película, piensa en el hecho de que nada de esto fuese posible si en Estados Unidos quitaran la ley de que todo el mundo tiene derecho a estar armado. F U Trump.

Hasta la próxima película.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Tocadiscos: The Cure y el lado oscuro de los ochenta