#TheAreviews: Good Time

Cada comienzo de año el foco de nuestras preocupaciones está sobre alfombras rojas, discursos de aceptación y la quiniela malintensa que armaste con tus amigos que se la tiran de cinéfilos.

Razón por la cual, esta vez nos hemos dado el lujo, por segundo año consecutivo, de poner nuestra opinión sobre todas las cosas y resaltar su gran y significativo aporte a la cultura cinéfila, porque todo lo que tenemos que decir sobre las películas que hacen fila para los premios es estrictamente importante y necesario.

Y porque nos pagan por ello.

Así que, con una lista de 20 películas y un grupo de 7 personas dispuestas a deliberar y criticar -a veces profesionalmente y otras veces no tanto- con altos criterios de dirección, guionismo y fotografía, hemos fundado La Akademia The Amaranta.

Porque después de todo el shade que le hemos lanzado a nuestra contraparte, La Academia, no nos queda de otra que crear nuestra propia institución y celebrar unos premios menos polarizados y sensacionalistas -o quizás un poco de los dos- justo antes de que la ceremonia de los Oscars, bajo la estatuilla de Los OsKarinas.

Auspiciado por The Amaranta y GK Media.

Esto implica, por supuesto, que desde ahora hasta el primero de marzo reseñaremos cualquier película que se atraviese en nuestro camino para comenzar las predicciones a nuestro gran evento (esto es mentira, estudiamos cuidadosamente las nominaciones de los demás premios y críticas para hacer esta lista de películas).

Hoy es el turno de The Good Time

Ver relacionado:

#TheAReviews: Lady Bird

#TheAReviews: Shape of Water

#TheAReviews: Call Me By Your Name

#TheAreviews: Get Out

#TheAreviews: I, Tonya

¿Keslokes?

Oficialmente es una película de crimen americano de parte de los hermanos Josh y Bennie Safdie. Extraoficialmente es un thriller urbano. Y extra extraoficialmente es “la nueva película del vampiro de Twilight”.

The Good Time empieza en una oficina, Nick (Benny Safdie) está siendo interrogado por un psicólogo y su molestia por las preguntas que le hacen solo va in crescendo hasta crear una tensión horrible atrapada en un plano cerrado de su cara. Los primeros cinco minutos establecen claramente que Nick tiene alguna clase de discapacidad intelectual y que no es algo que se vea a simple vista, por lo que si no lo sabes podría parecerte un tipo grosero estándar. Su hermano Connie (Robert Pattinson), interrumpe la sesión para sacarlo.

La dinámica entre ambos queda bastante clara también, Connie es el papá amoroso y protector, si bien propenso a equivocarse y lleno de malas ideas, de su hermano.

Una de esas malas ideas es robar un banco vía mensajes en post it y escapar con lo que parecía un Uber genérico. Connie y Nick son exitosos en el robo, pero el escape falla. Connie desesperada y ferozmente intenta poner a su hermano a salvo pero a Nick lo atrapa la policía y aquí es realmente donde empieza todo.

La discapacidad de Nick inmediatamente lo pone en desventaja. La cárcel no es precisamente la clase de sitio donde alguien se preguntará “¿será que este tipo tiene una discapacidad?” y su hermano no está para explicarle el mundo y protegerlo. Connie lo sabe y empieza una serie de planes cada vez más desastrosos para sacarlo de ahí de manera legal o ilegal.

Ahí empieza un sin fin de tubos de neón, música electrónica que presumo alemana, y un nivel de estrés tan alto como cuando vas tarde en hora pico y tienes que montarte en el metro.

Connie intenta sacar a Nick con el dinero de una pseudo novia piedrera, lo que obviamente falla. Luego intenta sacarlo forzosamente, lo que también falla. Y finalmente busca una familia inmigrante a la cual joder y se mete en un rollo con un frasco de LSD.

En Rotten Tomatoes tiene un 92% Fresh rating con un promedio de 7.6/10. Las críticas son positivas y ahora es cool admitir que amas a Robert Pattinson.

Ganó en Cannes por su soundtrack, y está nominada a todo en todos los festivales independientes.

¿Kesloke pensé?

Lo primero que pasó por mi cabeza fue “esto es Tangerine para gente conservadora”, lo segundo que pensé es “no sé si pueda interesarme por una película de un hombre blanco heterosexual sufriendo emocionalmente”. Luego procedí a pararla unas 15 veces para hacerme un té, ver una mosca, escribir cualquier otra reseña en la vida, y odiar a The Amaranta por hacerme ver esto. Pero cuando lo superé y le di play, no la pasé tan mal.

En cuanto a película independiente filmada en la calle, es lo mismo que cualquier otra. Vemos a Connie corriendo por todos lados filmado en ese estilo tipo “alucinación de fiebre”. Hay mucha música electrónica. Aparece una adolescente apática y sarcástica. Hay una insinuación a comentarios sociales y raciales que realmente nunca exploran. Y en algún punto todo se trata de conseguir alucinógenos. Todo lo que es canon de un thriller de calle, está ahí.

En cuanto a personajes es donde da la talla. Connie es un tipo desesperado jodi*ndo a todas las personas que se le atraviesan para tratar de salvar a Nick. Simultáneamente esperas que lo logre porque realmente quiere proteger a su hermano, y también esperas que no porque sabes que tienen una relación totalmente disfuncional. De los personajes que conoce en su recorrido resalta Crsytal (Taliah Lennice Webster) como la adolescente típica de esta clase de películas, tan típica que las cosas terminan horrible para ella.

No es una película mala, pero solo puedes decir que es una maravilla si te enfocas en la actuación de Robert Pattinson e ignoras lo cliché que es todo lo demás.

¿Khé le daría?

Definitivamente un Oskarina por “Redención final post-Twilight” porque Robert Pattinson logró por fin demostrar que no solo es una cara bonita y escarchada. En la misma onda uno a “Mejor uso de un Robert Pattinson sudado”. Y otro a “Presupuesto más alto para luces de neón” porque holy shit en algún punto pensé que estaba viendo XOXO.

Además, la nomino a “Mejor soundtrack para meterte MDMA e irte a una rave”. 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Las colaboraciones musicales más ‘WTF’ del 2018