#TheAReviews: All the Money in the World

Cada comienzo de año el foco de nuestras preocupaciones está sobre alfombras rojas, discursos de aceptación y la quiniela malintensa que armaste con tus amigos que se la tiran de cinéfilos.

Razón por la cual, esta vez nos hemos dado el lujo, por segundo año consecutivo, de poner nuestra opinión sobre todas las cosas y resaltar su gran y significativo aporte a la cultura cinéfila, porque todo lo que tenemos que decir sobre las películas que hacen fila para los premios es estrictamente importante y necesario.

Y porque nos pagan por ello.

Así que, con una lista de 20 películas y un grupo de 7 personas dispuestas a deliberar y criticar -a veces profesionalmente y otras veces no tanto- con altos criterios de dirección, guionismo y fotografía, hemos fundado La Akademia The Amaranta.

Porque después de todo el shade que le hemos lanzado a nuestra contraparte, La Academia, no nos queda de otra que crear nuestra propia institución y celebrar unos premios menos polarizados y sensacionalistas -o quizás un poco de los dos- justo antes de que la ceremonia de los Oscars, bajo la estatuilla de Los OsKarinas.

Auspiciado por The Amaranta y GK Media.

Ver relacionado:

#TheAReviews: Lady Bird

#TheAReviews: Shape of Water

#TheAReviews: Call Me By Your Name

#TheAreviews: Get Out

#TheAreviews: I, Tonya

#TheAReviews: Darkest Hour

#TheAreviews: Good Time

#TheAReviews: Three Billboards Outside Ebbing, Missouri

#TheAReviews: The Florida Project

#TheAReviews: Dunkirk

#TheAReviews: The Disaster Artist

#TheAReviews: Molly’s Game 

#TheAReviews: Blade Runner 2049

#TheAReviews: The Big Sick

#TheAReviews: The Post

Esto implica, por supuesto, que desde ahora hasta el primero de marzo reseñaremos cualquier película que se atraviese en nuestro camino para comenzar las predicciones a nuestro gran evento (esto es mentira, estudiamos cuidadosamente las nominaciones de los demás premios y críticas para hacer esta lista de películas).

Hoy es el turno de All the Money in the World.

¿Keslokes?

All the Money in the World es una película de uno de los papás de los helados de Hollywood, Ridley Scott; el mismo de Alien y Prometheus. Esta vez no se trata de ninguna historia de ciencia ficción o de algo que pasó hace siglos, sino de los eventos reales ocurridos en Roma en el año 1973. Eventos que dejaron atónitos a cualquiera que hubiese leído los titulares de entonces.

Esa fue la locación y el lugar en el que uno de los catorce nietos del hombre más rico del mundo fue secuestrado por la mafia italiana. El magnate, Paul Getty, dueño de la empresa Getty Oil; y el pobre pendej*, su nieto Paul Getty III. Apenas tenía 16 años cuando por alguna razón vagaba por las calles de Roma en horas de la madrugada, cuando los secuestradores lo metieron dentro de una van con el objetivo de conseguir 17 millones de dólares de recompensa y una vida robada.

La película está llena de actores geniales cuya filmografía en Wikipedia cansaría a cualquier mortal. Sin embargo, aunque los actores que aparecen acá dan de qué hablar, los que no aparecen, también.

All the Money in the World también se conoce como la película en la que casi aparece Kevin Spacey haciendo del abuelo rialúo, pues a solo unos días de que la película se estrenara en su fecha pautada, salió a la luz las acusaciones de abuso en contra de Spacey. La táctica maestra del director para no mancharse las manos fue decir “calma, gente, solo grabaremos unas escenitas más”. Entonces volvieron a grabar todas las partes de Spacey pero con Christopher Plummer y fue lo mejor que les pudo pasar. Recibió la nominación de Mejor Actor de Reparto en los Globo de Oro, los BAFTA y los Óscar, not bad para un reemplazo.

Por otra parte también están Michelle Williams haciendo de la madre desesperada por recuperar a su hijo (que convenció bastante y por eso la nominación como Mejor Actriz de Drama en los Globos de Oro), Charlie Plummer (ninguna relación con Christopher, ya investigué por ti) haciendo del pobre nieto secuestrado y Mark Wahlberg haciendo de papi que se las come todas de la CIA.

Ahora, para no hacer spoiler solo les diré algo que hará que quieran ver esta película (de verdad pasó, así que no pueden acusarme de sapa). Cuando le preguntaron a Getty si pagaría por el rescate de su nieto, ¿saben lo que respondió el infeliz?

“Si pagara por un nieto secuestrado, terminaría pagando por catorce nietos secuestrados”.

Así lo dijo antes de rehusarse a pagar el rescate, lo que se convierte en el gancho de la película. Cinco meses estuvo secuestrado y fue suficiente para que lo mocharan. Pero ya no diré más, el resto está en la película y en la historia.

¿Kesloké pensé?

Debo admitir que a mitad de la película, me sumergí dentro de las noticias de hace más de cuarenta años para saber qué fue lo que pasó. Algo así como leer la última página de un libro para saber si te van a romper el corazón al final o no. Pero terminé decepcionada cuando me emocioné más por la noticia verdadera que por la película.

Ahora, ¿qué c*ño Mark Wahlberg? Después de ver la película entendí que su presencia le da a la película un aire de “esto se va a solucionar a golpes” al estilo de Bruce Willis en Die Hard. Y eso que fue al actor al que más le pagaron por las escenas que tuvieron que volver a grabar…yo tampoco entiendo por qué.

Chisme, chisme

Después de los reshootings por cortesía del acoso de Kevin Spacey, llamaron a todos los actores para volver a grabar sus escenas con Christopher Plummer. A Mark «ay sí, soy actor de acción» Wahlberg le pagaron 1.5 millones de dólares (casi nada) y a Michelle, menos de 1.000 dólares.

¿Supongo que quisieron aplicar lo del «el dinero no lo es todo»? Porque dudo que haya sido algún tipo de dislexia por parte de quien firmó los cheques.

Debo admitir que aunque no soy fan de Wahlberg si admito la decencia que tuvo cuando condenó la paga injusta y poco lógica, y donó el dinero que recibió de la película para la campaña de Time’s Up.

Por último, la historia sobre el secuestro del nieto del hombre más rico del mundo y la lucha de una madre para que el rey se baje de su trono para ayudarlo, tiene que ser un poco más emocionante que dos horas de película viajando de una generación a otra, y de un lugar a otro creando tan poca tensión. Más tensión me causa hacer cotufas en el microondas.

A pesar de esas dos cosas, la película sí tiene la nostalgia de una dinastía que pudo haber sido, y del amor de una familia que nunca se quiso gracias al dinero. Pues fue una historia verdadera y por lo tanto, merecedora de extenderse a más espectadores con esta película que, a mi parecer, pudo haberse hecho mejor en manos de un pana como David Fincher (que seguro sí le hubiese pagado justamente a todos los actores, #nosédigoyopues).

Al final de la película vas a agradecer lo pobre que eres.

¿Khé le daría?

All the Money in the World se lleva una nominación como “el mejor actor para meter el paro de que va a pasar algo en algún momento” para Mark Wahlberg.

Y se lleva la Oskarina como “mejor reemplazo” para Christopher Plummer.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Quiz: ¿Qué poeta extranjero contemporáneo deberías leer?