‘The Crown’: una serie que ha madurado y que sigue sorprendiendo

9.8

Las series de época se pueden mirar con ojo clínico para pillar cualquier desacierto histórico o se pueden ver ingenuamente, creyendo que lo que allí sucede es lo que en verdad pasó. El balance entre la ficción y la realidad requiere de habilidades de escritura muy desarrolladas para poder captar la esencia del pasado sin que eso se traduzca en un documental o, por el contrario, sin que se le invente tanto a la historia que el resultado sea un cuento de hadas que nadie se cree. 

Lo grande de la tercera temporada de The Crown, estrenada en Netflix el pasado 17 de noviembre, es que precisamente esa delgada línea entre lo ficticio y los hechos históricos que dieron contexto a la Corona británica entre 1964 y 1977 fue aprovechada para indagar en la psique de los personajes. De esta manera, la serie se adentra en temas tan profundos como la vejez y el sentido de la vida sin dejar de presentarnos un producto entretenido y de alta calidad. 

The Crown
Netflix

Cuando se estrenó la primera temporada en noviembre del 2016, lo primero que llamó la atención fue el hecho de que se trataba de la serie más costosa jamás producida por Netflix. Esta noticia fue rápidamente opacada por la fidelidad con la que se recrearon los eventos históricos más importantes de ese período, y por la calidad de las actuaciones y del guion. La tercera entrega de The Crown mantiene la misma línea narrativa de las anteriores y profundiza en la complejidad de la historia a medida que los personajes van envejeciendo y el mundo empieza a transformarse aceleradamente, lo cual resulta en una temporada más consistente que sus predecesoras. 

La serie creada por Peter Morgan conserva en esta nueva entrega la estructura episódica de la trama, es decir, que con excepción a un par de capítulos, la narrativa carece de continuidad, separándose de la típica fórmula de suspenso muy común en otras series. Esta estructura permite centrarnos y digerir con calma lo que cada capítulo tiene para ofrecernos, pues no se trata de una larga película. 

The Crown Olivia Colman
Netflix

Un cambio evidente en la nueva temporada de The Crown es la incorporación de nuevos actores a los papeles protagónicos, empezando por la propia Isabel II, quien en esta oportunidad es interpretada por la ganadora del Oscar, Olivia Colman. Si bien al principio cuesta adaptarse a la nueva protagonista, la incomodidad inicial queda en segundo plano nada más con ver la magistral interpretación de la actriz. Aunque es inevitable compararlas, la Isabel de Colman es muy distinta a la de Claire Foy, pero no es incongruente, porque no se siente como un cambio abrupto sino más bien como una evolución del personaje. 

Que se haya elegido un reemplazo de más edad en lugar de aplicar maquillaje a la misma actriz para que parezca que está en sus cuarenta años fue una decisión acertada por parte de Morgan, lo mismo con el resto del reparto. Según explica el creador de la serie, la edad y todas las experiencias que esta implica les dan un peso a las expresiones faciales y a la interpretación de los actores que no puede fingirse con maquillaje ni con efectos especiales, menos si se trata de personajes reales. 

Netflix

De este modo Olivia Colman nos presenta a una monarca más contradictoria y compleja que en su juventud, y con la que a veces es difícil simpatizar. En los primeros años de reinado de Isabel, Foy interpretaba a una reina insegura, ingenua, en conflicto con el destino que le tocó vivir, tratando de adaptarse a su posición y de balancear su rol de madre y esposa. Ya más avanzada en edad, la Isabel II de Colman llega a la madurez con una vida conyugal más serena, asumiendo sus responsabilidades oficiales con una actitud más estoica y firme, pero al mismo tiempo no conforme con su tipo de vida. A medida que avanza la serie esta personalidad dura con que suele ser relacionada la verdadera monarca empieza a tomar matices mucho más humanos, mostrándonos a una mujer contradictoria, a veces cálida y paciente, otras veces fría y castradora, pero que sin duda dista mucho de ser esa versión caricaturizada con la que usualmente se describe a la reina en los tabloides británicos. 

La Reina Isabel y el Príncipe Felipe
Netflix

Por otro lado, el resto del reparto, también reemplazado por actores de más edad, convierte la serie en una suerte de ensamble, en el que todos tienen un peso interpretativo importante y vital para el desarrollo de la trama. 

El papel del príncipe Felipe, esposo de la reina, es interpretado por Tobias Menzies en esta temporada de The Crown. En él vemos a un hombre ya acercándose a la mediana edad, cuestionando su lugar en el mundo y sus logros como individuo a lo largo de la serie, mostrándonos una faceta distinta del personaje de cara a su inminente vejez. 

Helena Bonham Carter The Crown
Netflix

Una de las dinámicas más interesantes en esta temporada es la de la reina Isabel II y su hermana menor, la princesa Margarita, quienes pese a haber llegado a la madurez todavía parecieran no ser capaces de superar su rivalidades. Helena Bonham Carter es la encargada de dar vida a Margarita, a quien según cuenta en entrevistas conoció durante su juventud, cuando la princesa le dio esa impresión de ser una mujer difícil de descifrar a pesar de ser el alma de la fiesta y de ser conocida por pasar por alto muchos de los estrictos protocolos de la realeza. La princesa Margarita que interpreta la actriz inglesa es una mujer de carácter, despierta, que le da al público las más agudas observaciones sobre la posición de la monarquía en el mundo contemporáneo y el doble estándar de esta en temas sobre el género y las dinámicas conyugales.  

Príncipe Carlos The Crown
Netflix

Otra de las interpretaciones destacadas y a la que vale la pena prestarle atención en esta nueva temporada de The Crown es la de Josh O’Connor, quien hace el papel del príncipe Carlos. Como un joven ya entrado en sus veinte, este personaje lucha por defender su individualidad y su humanidad, en contraste con el anquilosamiento de una monarquía que a veces parece engullir a todo aquel que pretenda hacer algo fuera del papel para el cual ha nacido. 

Si una palabra pudiese describir esta temporada, sería: crisis, pues tanto los personajes como el ambiente político que los rodea están condicionados por un estado de turbulencia, de cuestionamiento al orden y de acelerados cambios que parecen ir a la velocidad de la luz en comparación con la aparente imperturbabilidad de la Corona. La Guerra Fría, el avance de los movimientos socialistas en Gran Bretaña, la tragedia de Aberfan y la llegada del hombre a la luna fueron los eventos históricos más resaltantes en esta temporada y dieron contexto a los dramas particulares de cada personaje. De este modo el conflicto entre las violentas transformaciones que impone la modernidad y el deber de la tradición atraviesa a los personajes constantemente durante la serie.

Helena Bonham Carter
Netflix

Si bien en ningún momento se nos hace cuestionar si debe seguir existiendo o no la monarquía británica, quizá la crítica incisiva de su creador, Peter Morgan —experto en dramas políticos, pues también ha sido guionista de películas como The Queen o Frost/Nixon—, apunta más bien a la naturaleza irónica de la Corona, pues siendo esta una institución que sobrevive a los individuos y que para perdurar debe mantenerse firme y estable, está al mismo tiempo condicionada por las decisiones de quienes la conforman, las cuales son capaces de afectar permanentemente la supuesta inalterabilidad de la monarquía. Así, la reina tiene la responsabilidad de tapar las grietas internas de la institución que representa para poder darle sentido de estabilidad a un país que durante la década de los sesenta se encontraba al borde del abismo. 

Claramente, en una época en la que Netflix nos pide que pasemos horas devorando las temporadas enteras de sus series, The Crown se distingue justamente por requerir lo contrario de sus espectadores. Se trata de un show que debe ser digerido poco a poco y apreciado con paciencia y detalle, pues tanto la calidad de su producción como la del guion y la de las actuaciones del elenco merecen todo el cuidado y la atención que el público les pueda dar. 

‘YA VISTE la tercera temporada de ‘The Crown’? DEJA TU PUNTAJE AQUÍ:
9.8

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

TheA logo
Más artículos
Fusiones de reggaetón que tienes que escuchar