#TheAReviews: The Shape Of Water

Cada comienzo de año el foco de nuestras preocupaciones está sobre alfombras rojas, discursos de aceptación y la quiniela malintensa que armaste con tus amigos que se la tiran de cinéfilos.

Razón por la cual, esta vez nos hemos dado el lujo, por segundo año consecutivo, de poner nuestra opinión sobre todas las cosas y resaltar su gran y significativo aporte a la cultura cinéfila, porque todo lo que tenemos que decir sobre las películas que hacen fila para los premios es estrictamente importante y necesario.

Y porque nos pagan por ello.

Así que, con una lista de 20 películas y un grupo de 7 personas dispuestas a deliberar y criticar -a veces profesionalmente y otras veces no tanto- con altos criterios de dirección, guionismo y fotografía, hemos fundado La Akademia The Amaranta.

Porque después de todo el shade que le hemos lanzado a nuestra contraparte, La Academia, no nos queda de otra que crear nuestra propia institución y celebrar unos premios menos polarizados y sensacionalistas -o quizás un poco de los dos- justo antes de que la ceremonia de los Oscars, bajo la estatuilla de Los OsKarinas.

Auspiciado por The Amaranta y GK Media.

Esto implica, por supuesto, que desde ahora hasta el primero de marzo reseñaremos cualquier película que se atraviese en nuestro camino para comenzar las predicciones a nuestro gran evento (esto es mentira, estudiamos cuidadosamente las nominaciones de los demás premios y críticas para hacer esta lista de películas).

La segunda reseña de parte de una persona sin las herramientas profesionales o académicas para criticar objetivamente una película, va dedicada a The Shape Of Water.

Ver relacionado:

#TheAReviews: Lady Bird

Me afinco en el hecho de que no estoy capacitada profesionalmente a dar ningún juicio válido sobre trama, arte, actuaciones, dirección o edición, porque a fin de cuentas tan solo soy una ilustre comunicadora social en proceso con uno o dos cables cruzados que más o menos sabe formar una oración y por eso tiene un trabajo en esta revista.

Sin embargo, me gusta pensar que justamente el hecho de no tener un criterio snob y elevado del cine, hace que desnude mi opinión de un comentario mental al estilo “la película me pareció una m*erda, pero como es Guillermo del Toro, tengo que decir que me gustó”.

Opiniones no necesariamente técnicas, pero profundamente sinceras. La Akademia de The Amaranta, un panel de críticas del cine que se cansaron de la burocracia y jaladera de mecate hollywoodense (con tiempo libre y ganas de escribir al respecto).

¿Keslokes?

The Shape Of Water es una película fundamentalmente romántica. Trata de una mujer muda que se enamora de un ser mitad semi-dios amazónico, mitad sirena. ¿Sireno?, ¿Tritón? bueno, sirena macho pues.

La película está ambientada en Baltimore en la década de los 60’s y narrando la historia de un amor poco probable, se tocan temas históricos que están demasiado cercanos a la realidad de nuestro mundo contemporáneo. Xenofobia, crueldad animal, oposición a la homosexualidad, la evolución del mercadeo, amistades y amores interraciales, acoso laboral y conflictos entre Estados, son tan solo algunos de los temas que se asoman en el camino de un cuento de amor que en palabras del mismo director “busca reflejar la belleza del otro”.

Un poco torpe, bastante determinada, muda, rutinaria y a simple vista un poco infantil es Elisa (Sally Hawkins) nuestra heroína, quien trabaja como señora de limpieza en una especie de laboratorio subterráneo del gobierno estadounidense. Zelda (Octavia Spencer) sirve como su fiel compañera de trabajo y traductora, y ambas desde el inicio ven una mala espina en un nuevo director de seguridad (Michael Shannon) que llega al laboratorio con un espécimen extraño traído del Amazonas.

El hombre pescado que traen (Doug Jones), incita la curiosidad de Elisa y eventualmente despierta su glándula del amor. En la escena también aparece un simpático doble agente ruso (Michael Stuhlbarg) y un vecino/ mejor amigo gay (Richard Jenkins) que sirven como guías y sidekicks en un esta historia que juega con la trama de La Bella y La Bestia, La Princesa y El Sapo, Avatar y un musical de los 50’s.

Aclamada por críticos y la audiencia, esta atípica historia de amor se llevó 2 Golden Globes por Mejor Director y Best Original Score, ganó varios premios en el Festival de cine de Venecia y es una de las películas que se sospecha que ganará el Oscar en la categoría de Mejor Película (no que nos importe y tal )

¿Kesloke pensé?

“ C*ño esta película si es verde”.

Ese fue el único pensamiento coherente que pude formular al terminar de ver la película. No por el hecho de que sea una tabla de madera incapaz de asimilar historias, sino porque creo que tenía una expectativa muy distinta de lo que me iba a encontrar con The Shape Of Water.

Me gusta ver películas sin antes leer reseñas y sin preguntar mucho qué otros proyectos ha tenido el director, así me acerco medio virgen a la trama y no me lleno de prejuicios. Esta ocasión, ese fue un error. De haber sabido que Guillermo del Toro era el tipo del Laberinto del Fauno, su obsesión por los monstruos y las historias de hadas, creo que hubiese tenido menos conflictos en entender qué diantres era lo que estaba sucediendo las 2 horas y 3 minutos que dura la película.

No me malinterpreten, hoy escribiendo este artículo 2 dias después de mi encuentro con la ganadora del Golden Globe, puedo decir con toda sinceridad que me gustó. Me gustó mucho.

Principalmente por el comentario con el que inicié mi crítica. La película es estéticamente hermosa y usa de distintas formas y en todos lados, la gama entera de verdes de Pantone. La dirección de del Toro da una sensación como de flotar en el agua con sus juegos de planos y por más incómoda que se siente la actuación de Sally Hawkins, luego entiendes que el carácter quirky de su personaje se compagina a la perfección con una historia que no teme usar todas las herramientas de la caja para construir películas.

Mi problema con la película fue que no sentí que justificaron suficiente la razón por la que el personaje principal se enamora de sirenoman. Yo necesité más escenas para comprender en qué momento Elisa cruza la línea de ver al anfibio amazónico como una mascota maltratada, a considerarla una sólida opción de pareja amorosa.

Posteriormente entiendes que el sireno está lejos de ser un golden retriever simpático como Marley, y está más cerca de ser un alienígena de raza superior a la nuestra como Dr. Manhattan. Sin embargo, uno que otro beso y otros actos menos PG-13, siguen despertando comentarios de “Oh no she didn’t” cuando los personajes principales se ponen íntimos.

Me gustó el feeling de Mad Men y Amelié a lo largo de la historia y por más predecible que pareciera la trama (porque a fin de cuentas, es una historia de amor típica), el agarre está en la manera en la que es contada la historia.

Juegan con la percepción de lo posible y lo imposible desde hacer de un baño una piscina, hasta la realidad de la segregación racial en Estados Unidos, creando así un universo en el que no estás seguro de lo que es probable y lo que no.

Si no fuese por la gran cantidad de desnudos explícitos y las escenas en las que se sugiere zoofilia (superen ese spoiler, todo el mundo sabe que la mujer se pone melosa con el pez), sería una perfecta película del imperio Disney.

Aunque no estaba segura si me estaba gustando mientras la estaba viendo, hoy puedo decir que la vería de nuevo sin ningún problema. Es un respiro de aire fresco frente a películas de malintensos como Manchester by The Sea.

¿Khé le daría?

Para nuestra ceremonia de premios especiales, le daría a The Shape of Water un Oskarina por “Mejores personajes principales que no tienen una sola línea de diálogo”, otro por “¡AJÁ! no hay que crearte una crisis existencial para que pienses que mi película es buena” y uno último en la categoría de “Mejor disfraz de Ariel desde Mi Amiga la Sirena”.

La nomino a Mejor escena de sexo, pero ese siempre se lo llevan los cochinos de Fifty Shades Of Grey.

..

Si quieres saber qué otras estatuillas se llevará, asegúrate de sintonizar los premios OsKarinas el 3 de marzo.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Dan Humphrey se descarrila en ‘YOU’