‘Sharp Objects’, el filo que nos clavó: ‘Milk’

‘Sharp Objects’, el filo que nos clavó: ‘Milk’

Nunca fue tan cierta la frase «eres lo que comes» o en este caso «eres lo que bebes».

En este episodio Adora obtiene lo que se merece. Es efectivamente una asesina, pero como dije en la reseña pasada, no es su estilo estrangular y quitarle los dientes a niñas. ¿Qué mejor disfraz que ser una mujer joven y adinerada? Aparenta ser el doble de inocente y débil, especialmente cuando se descubre que su madre la envenena desde niña. No es sorpresa que sea el personaje más tóxico de la serie. 

Ver relacionados:

‘Sharp Objects’, cada vez más afilado: ‘Falling’

‘Sharp Objects’, cada vez más afilado: ‘Cherry’

‘Sharp Objects’, cada vez más afilado: ’Closer’

Amma; la asesina que se vistió de blanco 

Luchar contra la muerte desde pequeña no ha sido nada fácil con tanto veneno de rata en su sistema. Amma, de alguna manera, estuvo lista para morir desde siempre. Sabía que el «remedio» de su madre le hacía mal, lo suficiente como para aconsejar a Camille que «gatear es más fácil que caminar» cuando estás bajo su efecto. Lo curioso es que nunca trató de escapar. Se nota que los cuidados de su madre no le agradaban del todo, pero al mismo tiempo no puede vivir sin ellos. 

Ella misma se comparó con Perséfone, la «reina del Inframundo que nunca encajó en el mundo de los vivos después de todo lo que pasó en la oscuridad», y quien se encargaba de las torturas. Voilà, misterio resuelto. 

En casi todos los episodios Amma hace locuras cada vez que se pone celosa. Su obsesión por el afecto de su madre, y luego el de Camille, es lo que la lleva a cometer el crimen que ha intrigado a su pueblo por meses.

Amma Crellin es el asesino que han estado buscando. Eso se descubre cuando Camille Preaker, su hermanastra, revisa detenidamente su casa de muñecas y se da cuenta que está repleta de los dientes de una de las víctimas asesinadas, Ann Nash y Natalie Keene, sus ex amigas con las que solía jugar en la perturbante cabaña.

Todas las sospechas criminalistas que todos los fanáticos de la serie (excluyendo a los lectores del libro de Gillian Flynn que ya sabían el final) se cayeron al ver la cara de shock de Camille y escuchar el aterrador «No le digas a mamá» de su hermanastra Amma.

Sin embargo, se unió el rompecabezas con esa escena más las mostradas al finalizar los créditos, en caso que no hayas creído que ella fuese capaz de tal inhumanidad. Amma siempre ha querido ser el centro de atención y si las personas que más ama no la trata como tal, se vuelve loca. Así como en episodios anteriores buscaba maneras de superar la atención que Adora le daba a Camille, en los últimos hacía todo lo posible para captar la de su hermanastra mayor. 

Con respecto a sus ex amigas, el hecho de que su madre les diera tutorías constantemente le molestaba a niveles preocupantes. Tanto así que decidió asesinarlas. Claramente no lo hizo sola, como demuestran esas últimas escenas después de los créditos. Sus amigas o más bien minions, Jodes y Kelsey, la ayudaron. Eso explica la seguridad con la que Amma dice: «Mis amigos harían lo que sea por mí. Yo digo, ellos hacen». En episodios anteriores, sus cómplices no evitaban ser arrogantes, en especial Jodes, cuando dijo que el asesino no mataba a «niñas cool« cuando Camille les recomendó que se fueran a casa ya que las víctimas eran de su edad (tercer episodio de la serie).

Sobre su nueva ex amiga, May, está claro que Camille estuvo muy impresionada con ella y le reconfortaba que fuese amiga de Amma, ya que era una buena influencia. Al ver que May dijo que quería estudiar periodismo, la complicada rebelde inmediatamente pensó que inventó eso para impresionar a su hermana. 

Tuvieron una discusión, según la madre de la brillante niña cuando le preguntó a Preaker si la había visto, a lo que respondió que estaban juntas en el parque. Para su desgracia, su hija estaría siendo asesinada por la hermanastra menor de su vecina en esa salida. 

Todo estuvo en orden los primeros meses de Amma viviendo con Camille después del escándalo que reveló las conductas venenosas de Adora. Eran felices juntas, pero supongo que los celos e impulsos asesinos fueron más poderosos. A pesar de que lo había sospechado, fue impactante ver cómo asesinó a cada una de sus víctimas. 

En caso de que no hayas quedado [email protected], la mismísima Gillian Flynn explica este final tan épico. Si sirve de consuelo, en el libro Amma es arrestada y Camille se va a vivir con su editor y esposa, Curry y Eileen

Puede que Camichard (Camille y Richard) no haya prosperado de la manera que más deseábamos, pero quedé satisfecha con como terminó todo. Gracias a Richard Willis la justicia se encargó de Adora. 

¿Que el asesino haya estado bajo sus narices todo este tiempo lo hace un pésimo detective? No, por supuesto que no. Lo hace machista y cliché, pensando que las mujeres no son capaces de maldades de esa escala. 

Las apariencias no son lo que parecen, muchachos. Los hombres pueden llorar, y las mujeres pueden matar.

Última canción de la semana:

¿Qué esperarse?

Puede que Gillian Flynn haga un nuevo libro, pero descarta la posibilidad de una segunda temporada.

TheA logo
Más artículos
Polly Platt
Polly Platt, la mujer invisible