‘Sharp Objects’, cada vez más afilado: ‘Falling’

En este episodio la leyenda de la «mujer de blanco» resultó ser una realidad al descubrir que la mismísima Adora Crellin es la posible responsable detrás de los asesinatos de Ann Nash y Natalie Keene, así como el de su propia hija, Marian, quien murió «enferma». Le debemos este descubrimiento a las investigaciones del detective Richard Willis, la que lo aconsejó dónde realizarlas para luego confesarle a nuestra protagonista que ya sabía sobre esto, Jackie O’ Neill, y por supuesto, las reveladoras palabras de Camille Preaker: “Mi madre lo hizo”. Como de sorpresa (nótese el sarcasmo), la policía arresta a John Keene.

Ver relacionados:

‘Sharp Objects’, cada vez más afilado: ‘Cherry’

‘Sharp Objects’, cada vez más afilado: ’Closer’

‘Sharp Objects’, cada vez más afilado: ‘Ripe’

Adora; la sospechosamente inocente, y las teorías de sus fechorías

Aparentemente Adora sufre del síndrome de Munchausen por poderes, una enfermedad mental en adultos,–usualmente madres–que enferman intencionalmente a alguien (sus hijos) inventando o provocando falsos síntomas para después cuidarlos y sanarlos de nuevo. Es decir, un tipo de maltrato infantil que tiene explicación médica. Los portaderos de esta enfermedad hacen esto para ganarse la simpatía de la gente. No está diagnosticada oficialmente, pero la enfermera lo dedujo por su comportamiento y los registros médicos de Marian. Quiso intervenir, pero en vez de ser escuchada fue despedida de su cargo y echada del hospital. 

Camille fue afortunada de haber salido con vida de su casa. Se muestran flashbacks de cómo rechazaba ser “atendida” por su madre, tal y como hizo en la mañana cuando la quería mantener en cama y vendarle el tobillo. A diferencia de nuestra reportera estrella, Amma no es tan firme, pues al negarse al principio a sus cuidados, terminó cediendo a las manipulaciones de la realmente enferma. El colmo es que lo hace estando consciente que se pondrá peor, se nota por sus expresiones faciales en dicha escena. 

Uniendo el rompecabezas del misterio, tiene sentido por qué Adora no dejó que le realizaran la autopsia a Marian cuando murió. No fue por negación y tristeza a que la “abrieran”, fue para cubrir sus huellas y que no encontrasen evidencia del envenenamiento al que la sometió para “curarla”. También, para evitar examinaciones futuras en caso que alguien la descubriera, la cremaron. 

Por otro lado, en el caso de los asesinatos recientes no es casualidad que la bicicleta de Ann Ash fuese encontrada en el terreno de su granja; fue plantada allí. Si Amma no se cuida o es salvada por Camille, puede que se convierta en la tercera–o más bien cuarta–niña asesinada de Wind Gap.

Nombrar a su padre, Alan Crellin, ya no tiene caso. Su comportamiento es insólito. Se ve que sabe que a su esposa le gusta jugar a ser “doctor” y no hace nada al respecto. Tras el afectuoso recuerdo de él y Amma bailando al son de Down in the Willow Garden no evito preguntarme por qué no detiene a Adora. ¿Será que fue cómplice de sus crímenes y está bajo su amenaza o escogió el silencio sobre la justicia como Jackie O’ Neill? ¿A qué precio sacrifica a su propia hija? 

Ciertamente sospecharían más de él que ella, empezando porque es un hombre. En un pueblo tan machista y superficial que busca a un asesino, ¿qué mejor disfraz que ser mujer y además adinerada? Si fue cómplice, puede que haya sido su idea que asesinara a Ann Nash y Natalie Keene, para proteger a Amma. Mantener las apariencias maternales que Adora demostraba hacia ellas la cubriría de cualquier sospecha. John Keene dijo que Adora fue la única que no se rindió en ellas y que les dio cariño. De lo contrario, es simplemente un pésimo padre. En ambos luciría igual de cobarde y derrotado como lo reflejó su expresión al ver a Adora preparando el venenoso remedio.  

Otra razón para haberlas matado, es porque, según lo que hemos recopilado de las series, ambas eran diferentes. No encajaban en el patrón de Wind Gap porque tenían personalidad propia y autenticidad. El cuerpo de Natalie tenía las uñas pintadas cuando lo encontraron, cosa que la niña nunca hubiera hecho en vida. 

Desde el primer episodio las sospechas de la policía se inclinan a que el asesino de las niñas fue un hombre, ya que “una mujer no tendría la fuerza” para estrangular y quitarle los dientes a las víctimas. En Wind Gap se piensa que las mujeres solo son rudas con las palabras y no con las manos. Seguramente no han realizado una autopsia porque el exterior de los cuerpos revela lo suficiente, pero el detective seguro insistirá en esto en el próximo episodio (en caso de no haberla hecho). 

Algo me dice que el jefe de policía sabe de esto o nunca tuvo idea. Por algo no insistió en la autopsia de Marian años atrás, por sus sentimientos. Adora sabe exactamente cómo controlarlo. Pero, en caso de que sí sepa, tiene sentido que insista que el joven Keene es el culpable de los asesinatos. Quiere cubrir las locuras de su amada; a quien nunca pudo tener, pero al menos puede ayudar. 

En ambos casos actuaría acorde a lo que siente. Es irónico, porque si un hombre demuestra sus emociones y llora mucho por la muerte de su hermana, se convierte en un asesino; pero si pretende que no le duele tanto, es un hombre inocente. Vickery luce bien su máscara.

No creo que Adora haya cometido los actos violentos de estrangularlas y quitarles los dientes. No porque sea mujer, sino porque su estilo es distinto, a través de veneno. Es normal pensar en Alan o en Vickery, pero Amma me viene a la mente. Ser una víctima no la excluye de ser sospechosa, en especial cuando fue amiga de las asesinadas.

Si alguien le hubiera creído a James Capissi nada de esto estuviera pasando. Pero contra el jefe de policía, esposo, ex-mejor amiga e hija menor que son cómplices potenciales, ¿cómo prevalece la justicia? Episodios atrás Richard Willis dijo que el asesino hizo lo que hizo por poder, pero quién diría que muchos tendrían esa sed. 

La persona a la que más temen y al mismo tiempo subestiman está por quitarles el vaso. Camille Preaker, después de años de negación y de no poder procesar todos sus traumas, se enfrentará no solo a sus demonios sino a criminales que indirectamente ama. El silencio es una opción para ella. Nunca podría beber sus problemas toda la vida como lo hace Jackie O’ Neill.

Canción de la semana

¿Qué esperarse del último episodio?

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
‘Smells Like Girl Spirit’: mujeres que deberías estar escuchando en este momento