Sentimientos sobre el final de Suits

La sexta temporada de Suits se acabó

Estamos orgullosas de presentarles a Mike Ross, la persona que nos causó mini infartos y urticaria durante 6 temporadas, que finalmente es un abogado.

Después de una temporada de uñas mordidas y close calls, Suits finalmente cierra con lo que estábamos esperando desde hace tanto tiempo. En líneas generales, el último episodio es un crowd pleaser con intento de cliffhanger con la vida amorosa de Louis, que si soy 100% honesta, no me importa mucho al lado de si Harvey va a dejar de ser abogado si cumple el trato de Gibbs.

En cuanto al capítulo (que puedes refrescar completo aquí), fue una olla de presión que sentías como pesaba en el corazón de solo pensar que Mike va a perder su único chance de ser abogado, que Harvey va a dejar de serlo; en un nivel más bajo, que The Donna no se iba a patentar y que Louis iba a perder el único chance que le había entregado la vida para el amor con una mujer bonita e inteligente.

Toda esa presión se libera en los momentos finales, cuando entra Jessica Pearson a salvarle la patria a todo el mundo (como siempre), y le recuerda a Gibbs una vez donde tuvo piedad con alguien culpable de algo, que a la vez era la clave para hacerla saber que ellos estaban al tanto de cómo ganó su puesto en el New York State Bar Association.

Por otra parte, “The Donna” queda en stand by, cuando el prototipo es amenazado con una demanda gigantesca que le impide patentar el producto. Es mentira si les decimos que parte de nosotros no quiere una Donna en nuestras vidas.

Finalmente, Louis es rechazado por la única mujer que nos parecía decente cuando le cuenta cómo llegó a ser name partner en Pearson-Specter. Pobre Louis, como que no tendrá con quien ir al spa de lodo la temporada que viene.

Me pareció una buena temporada, la cual honestamente pensé que iba a detestar por la simple razón de que Mike estaba en una cárcel donde lo querían matar y que -recordando el final de la quinta temporada-, había sido declarado inocente. En los primeros capítulos, debo decir que resentí un poco la situación pero tragué grueso y seguí. Al final, debo decir que estoy complacida. Sin embargo, hay varias cosas que quedan pendientes para la séptima temporada:

  • Que Donna y Harvey POR FIN estén juntos, o pase algo, no sé.
  • Que esto no implique que Donna se tenga que ir de Pearson-Specter-Litt.
  • Que retiren el Pearson del nombre, en mi opinión, y se le monte una biblioteca a Jessica en su honor o algo. 
  • Que la vida amorosa de Louis tenga un boost; nos lo dejaron triste la última vez.
  • Que encuentren otra manera de patentar “The Donna”, o que esta reemplace a Siri de una vez por todas.
  • Que Mike y Rachel se terminen de casar dignamente, por favor.
  • Que Anita Gibbs desaparezca de la faz de la Tierra.
  • Que nadie se entere del truquito que hicieron para que Mike pasara la prueba de Character and Fitness del Bar.
  • Que Harvey y Mike cambien su dieta, me da miedo que les vaya a pasar algo por tanta comida frita.
  • Que Mike se quede como Senior Partner porque ahí quietecito se ve más bonito.
  • Y que cumple su promesa de ayudar a la gente que lo necesita.
  • Otra temporada sensacional, por favor y gracias 🙂
  1. Paula, era una buena figura de esposa para Harvy, ya que es un complemento psicológico, intelectual y de ternura, que mostraba el lado sensible y cariñoso del personaje.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
Jessica Alba encarna a una heroína de género híbrido y posfeminista