‘1 of 1’ de Sech tiene forma, pero muy poca sustancia
Sech álbum

‘1 of 1’ de Sech tiene forma, pero muy poca sustancia

El 2019 fue un año revolucionario para Sech. El lanzamiento de su álbum debut, Sueños; el éxito de su canción Otro trago en los servicios de streaming; y sus colaboraciones con una gran cantidad de cantantes lo llevaron a convertirse en uno de los reguetoneros más importantes de la actualidad. Por esta razón, cuando el rapero anunció que su segundo disco, 1 of 1, llegaría un año después de su primer LP, el público tenía altas expectativas.

Para Sech, 1 of 1 es un modo de demostrar su crecimiento profesional y personal gracias al éxito y la fama que adquirió en 2019. Para esta nueva entrega, el reguetonero tampoco quería dejar de lado el pequeño secreto que, según él, lo hizo popular en un primer momento: “escuchar a las mujeres para plasmar sus experiencias” en lo que compone. El problema es que el objetivo del artista panameño no se refleja del todo bien en este segundo LP de estudio, pues si bien existe una evolución sonora, las letras carecen de la profundidad que requieren tanto mostrar su desarrollo individual como relatar las vivencias femeninas de las que habla.

Portada de 1 of 1
Portada de 1 of 1
Rich Music

Compuesto por 21 pistas, 1 of 1 es un álbum sólido en su forma, ya que los ritmos y melodías que Sech utiliza ayudan a darle algunas capas adicionales al beat típico del reguetón, un aspecto que seguramente hará que sus canciones sean exitosas en las discotecas. No obstante, las letras de este LP son demasiado simples y algunos juegos de palabras son más bien vergonzosos, impidiendo que el disco sea un ejemplo de calidad en todos los sentidos y que el rapero panameño muestre su potencial al máximo.

La producción acertada de 1 of 1

Desde los acordes de un conjunto de violines que dan inicio a Me olvidé, la primera pista de 1 of 1, nos encontramos con un disco que integra distintos instrumentos para darle mayor variedad a ese ritmo del reguetón que puede hacer que un LP de este género se sienta monótono. Sech juega tanto con el uso de la guitarra en Casino y Confía, y del teclado en Trofeo y En lo oscuro como con loops digitales en Arriba y Bentley para darle diversidad al álbum. A pesar de que esta producción no es innovadora ni aporta nada revolucionario a este estilo musical, sí logra ser un trabajo bien cuidado con pequeños detalles que lo hacen destacable. 

Además de permitirse explorar con la producción de cada una de las grabaciones de 1 of 1, Sech se aventura a probar con otros estilos musicales comunes de los artistas urbanos de Latinoamérica y no utiliza simplemente el ritmo del reguetón que caracterizó su debut. Esta vez, el panameño apuesta por el trap en canciones como Fe y Arriba, o por el dembow en otras como Se va viral. Esto ayuda a que el LP presente ritmos heterogéneos que quedan muy bien unos con otros y hacen de su reproducción una experiencia diversa y divertida.

Sech
Sech
Rich Music

Las colaboraciones también permiten que la producción de 1 of 1 sea remarcable. Todas muestran un lado distinto del reguetón a su manera, pues toman los elementos comunes de las composiciones de los artistas que las integran para explotarlos al máximo. Tú y yo suena como una canción que podría pertenecer a cualquier álbum de Zion y Lennox, lo mismo pasa con Fabuloso, que podría ser una grabación en solitario de Justin Quiles, o con Dale, que podría funcionar solamente con Lenny Tavárez. Lo interesante es que Sech no se pierde en ninguna de ellas, sino que resalta al agregar un estilo propio a cada una de estas pistas y las hace propias de algún modo.

Las composiciones vacías de Sech y un tracklist interminable

Aunque la producción de 1 of 1 muestra la evolución de Sech como artista, las letras del álbum fallan a la hora de reflejar el crecimiento personal que el reguetonero quería demostrar con este disco. Las composiciones carecen de profundidad y muchas veces las líneas de las canciones tienen juegos de palabras que se sienten infantiles y como un paso atrás luego del disco debut del reguetonero. Por ejemplo, letras como “Tú ere’ como el casino / A vece’ gano, pero casi no” de Casino o “Que nunca encontraré a alguien como ella, esa e’ la idea (Ice) / Hasta mi crema me dice Nivea” de Trofeo se sienten como rimas que cualquier mundano podría hacer a modo de chiste, por lo cual resultan vergonzosas más que cualquier otra cosa.

Sech
Kevin Winter/Getty Images

Con las composiciones de 1 of 1, Sech también tiene problemas para plasmar su truco de “escuchar a las mujeres” de forma única, no solo porque a veces cae en lo misoginia típica del reguetón, sino también porque repite las mismas narrativas femeninas que todos los artistas del género utilizan una y otra vez. El cantante panameño relata la historia de la mujer cuyo novio la engañó y por eso sale a rumbear en Portarse mal y Relación, así como la de la muchacha callada a la que le encantan el sexo, las drogas y el alcohol en Panama City. No obstante, no agrega nada nuevo a estos cuentos ni muestra una perspectiva diferente que lo separe del resto de los reguetoneros. A pesar de que no está mal que siga escribiendo este tipo de canciones, Sech no puede afirmar que su truco de oír al género femenino lo hace destacar mientras repite lo mismo que hace todo el mundo.

Si bien las composiciones son el punto más débil de 1 of 1, la extensión del álbum es otro de los problemas que no permiten que el mismo alcance su máximo potencial. La producción de cada grabación es lo suficientemente diferente como para que las 21 pistas no sean repetitivas. Sin embargo, al llegar al décimo segundo track, es fácil perder el interés y empezar a cuestionarse cuánto falta para que el disco termine. Por eso, si Sech hubiese optado por hacer un trabajo discográfico más corto, tal vez el resultado final hubiese sido mucho mejor y se hubiese ahorrado algunas de las letras más vergonzosas.

Tristemente, 1 of 1 no supera el disco debut de Sech, ya que sus composiciones dejan mucho que desear, incluso para los estándares del reguetón. Igualmente, su longitud puede hacer un poco tedioso el viaje de escuchar este LP completo. Sin embargo, por lo menos el buen trabajo de producción nos hará perrear al ritmo de estas grabaciones y permitirá que algunas de ellas sean éxitos en el mundo hispano durante el resto del año, así que, nos guste o no, no podremos escapar del disco de Sech y nos tocará cantar a todo pulmón letras como “hasta nuestras cremas nos dicen Nivea”.

TheA logo
Más artículos
Future Nostalgia
Si el futuro suena como ‘Future Nostalgia’ de Dua Lipa, no nos podemos quejar