‘Nailed It!’: ¿el nuevo show de repostería de Netflix?

Los programas de cocina existen para darnos hambre, recordarnos lo malos que somos en dándonosla de chef, y mostrarnos lo crueles y egocéntricos que son los críticos culinarios. Nailed it! Existe para mostrarnos las tortas menos apetecibles del mundo, hacernos sentir como máster chefs, y mostrar a los jueces más cuchis de toda la televisión.

La premisa es simple: ¿sabes esas fotos en internet de postres brutales y súper hermosos? ¿sabes cómo nunca quedan igual en casa? Bueno, tampoco quedan igual cuando los haces en un estudio de televisión con cámaras apuntándote y un límite de tiempo súper arbitrario.

Tres aspirantes a pasantes de pasteleros, intentan recrear pasteles, ponquecitos, y tortas súper intrincadas para luego ser juzgados por Nicole Byers (la mejor presentadora ever), Jacques Torres un chef francés engañosamente adorable, y un tercer juez itinerante que puede ser la pastelera de la boda de Kimye, o una personalidad de YouTube.

Los 3 concursantes empiezan haciendo un desafío “simple”, como hacer un poquecito con una recreación de la capilla sixtina en chocolate para moldear (sí, estoy exagerando pero igual son complicados), luego van a la ronda final en la que tienen que hacer un pastel grande e intrincado y medio kitchy. El ganador se lleva $10,000.

Lo encantador de Nailed It! Es que se ve muchísimo más improvisado que cualquiera de los otros miles de shows de competencias que hay. Todos parecen estar divirtiéndose un montón haciendo decoraciones salidas de las pesadillas de cualquier niño, y Nicole improvisa la mayoría de sus líneas como hostess, incluyendo la objetificación de un técnico random llamado Wes cuyo trabajo parece ser sacar y meter batidoras en el set y es totalmente un dreamboat.

Los concursantes evidentemente están divirtiéndose, y los jueces intentando ser lo más comprensivos posibles con las donas mutiladas, y los ponquecitos choretos que les ponen enfrente. Es la clase de competencia que puedes ver perfectamente después de un día pesado o cuando todo es horrible y necesitas algo reconfortante y adorable. La excepción es quizás el último episodio en el que el reto consistió en hacer una torta en forma de Trump y pues… el resultado es más terrorífico que el verdadero, cosa que no creo que nadie se hubiese imaginado jamás. 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
‘La despedida’ de San Tomé