retro

Lo viejo, lo nuevo y lo feo: el concepto estético de hoy

La razón por la que amamos lo retro

Filtros que simulan una cámara antigua o dañada, imágenes con colores en extremo saturados, obras de arte distorsionadas o modificadas para parecer más viejas, y videos musicales sobrecargados con cosas que no parecen tener conexión entre sí. Esta combinación de elementos derivó en una estética bastante peculiar que pasó rápidamente a formar parte de nuestra vida cotidiana, hasta el punto en que buscamos darle ese toque viejo o esa estética de objetos deconstruidos a nuestro estilo. Los medios ya están llenos de esto y parece que no es la primera vez que ocurre, ni será la última.

Austin Phelps

El canal Polyphonic en YouTube define esta tendencia como degraded media —o medios degradados— y lo que la hace especial es su capacidad para tomar elementos de la cultura pop, principalmente de las décadas de los ochenta y noventa, para mezclarlos con algo moderno y así crear una sensación de excesiva nostalgia sobre las imágenes, aunque ni siquiera entendamos qué estamos viendo.

Así como normalmente los artistas toman inspiración de otras épocas para crear un estilo único, la estética de este tipo de medios pretende rememorar los mejores momentos de una década, pero añadiendo una carga emocional bastante alta. Intentamos explicar por qué estas imágenes nos causan nostalgia e incluso les buscamos significados más profundos, cuando no necesariamente los necesitan o los tienen; este artículo es la viva representación de ello.

Quizás uno de los movimientos más famosos y representativos de este tipo de medios “distorsionados” es el vaporwave, palabra que describe tanto una estética como un género musical y un meme. Es así, entonces, como básicamente todo el contenido de internet se concentra en un solo término.

vaporwave  Birth of a New Day
Portada del álbum Birth of a New Day (新しい日の誕生) de 2814

El vaporwave, traducido literalmente como “ola de calor”, es una subdivisión del media art, término que describe al arte que utiliza las nuevas tecnologías en su creación o como parte de su composición. El vaporwave se originó en 2011 con un concepto muy particular que mezclaba imágenes del internet viejo con colores saturados y estatuas griegas. Luego se fueron incorporando referencias a la cultura de los ochenta y noventa, y a la cultura televisiva de Japón.

via GIPHY

Al mismo tiempo, surgió de esta matriz un estilo musical que es una mezcla de techno, jazz y lounge que busca crear este sentimiento de remembranza onírica que nos hace amar el vaporwave. Una entrada en Reddit llega incluso a llamarlo “música triste de ascensor”, lo que, de alguna forma, parece ser bastante adecuado dada la emoción que transmite este tipo de música. El YouTuber FrankJavcee describe el movimiento de esta manera:

Es como alguien que vive en un vertedero en un futuro distópico y encuentra un montón de cintas VHS viejas, y es la única persona en el mundo y se siente muy sola, pero también está drogada y en Japón y flotando en el cielo.

FrankJavcee

No podría estar más de acuerdo con él. Esta estética ha permeado hasta el cine. Podemos ver antecedentes del vaporwave en películas como Enter the Void (2009), cuya historia se desarrolla en Japón y muchas escenas juegan con la experiencia de las drogas a través de colores neón muy saturados. Por otra parte, más recientemente, vemos sus influencias en Blade Runner 2049 (2017), cuya paleta de colores y dirección de arte dejan ver una ciudad, que una vez fue capital tecnológica, hecha ruinas totalmente.

El vaporwave crea una sensación de remembranza en nosotros, lo cual genera nostalgia, pero la mayoría de las veces esta emoción es fabricada por la suma de elementos que componen la pieza. Sin embargo, no todo lo que usa esta estética distorsionada es vaporwave; la mayoría de las piezas que se valen de esta tendencia ni siquiera tienen un nombre definido, pero se nota a primera vista la fuerte influencia que tienen los VHS y los vinilos sobre su estilo.

La tendencia del degraded media es dicotómica, lo cual se ve especialmente en el arte y la música, pues son los medios que más influencias de esta estética presentan. Por un lado, hay una fascinación por lo antiguo, un cierto encanto que viene de la historia que cada una de las piezas de otra época, dañadas por el uso, tiene consigo. Esto es, por ejemplo, lo que motivó al artista Rutherford Chang a crear We Buy White Albums, obra que consiste en resaltar la individualidad de las más de 2.000 copias que tiene del álbum The Beatles, mejor conocido como The White Album.

Al mismo tiempo, Chang trabaja con la transformación del álbum, dándole un sentido único. Como parte de su colección, tomó 100 copias del mismo disco y las reprodujo en simultáneo de principio a fin, luego esto fue grabado en un demo en el que se podía apreciar el deterioro del sonido a medida que el disco llegaba a su final. Las diferencias en cada uno de los discos hacen que, para el momento en que termina la pieza, solo se escuche un ruido distorsionado parecido al de una televisión dañada.

Por otro lado, el caos y la mezcla aparentemente sin sentido de distintos elementos son clave en muchas canciones recientes, y esto se puede percibir tanto en sus ritmos como en sus videos musicales. Combinaciones de ritmos viejos con elementos modernos se han escuchado en canciones como I Like It de Cardi B, Ritmo de J Balvin y Bellacoso de Bad Bunny y Residente, por solo nombrar algunas. Igualmente, hay videos musicales sobrecargados de ítems que no tienen relación entre sí, pero están colocados de forma tal que crean una estética con un nuevo orden, lo que les da un contexto melancólico y de ensoñación. Esto es, por ejemplo, lo que proponen artistas alternativos como los coreanos HYUKOH y CIFIKA en su más reciente colaboración. 

La idea principal de toda esta estética, y la razón por la cual su popularidad sigue en aumento, es precisamente ese deseo que tenemos de que nuestros medios expresen nuestras experiencias, así no sean reales y tengan que ser prefabricadas. En pocas palabras, queremos que nuestros medios se sientan más cercanos a nosotros, que tengan una historia y que sean interesantes.

Filosofías como la del wabi-sabi o la práctica del Kintsugi, una técnica que consiste en reparar jarrones y piezas de cerámica rotas con oro para hacer visible sus defectos, son otra explicación para movimientos como el vaporwave. La nostalgia y la imperfección se volvieron nuestro contenido principal de consumo, y las fallas que hemos tratado de eliminar con el desarrollo de la tecnología ahora funcionan como fuente de inspiración.

Kintsugi
stbooking

Para cada uno, lo que muestran los medios representa una historia, lo cual hace que conectemos mejor con el mensaje transmitido. La nostalgia que transmiten estas estéticas de VHS roto nos sigue emocionando y sigue dándole un nuevo sentido al arte que consumimos. Este movimiento que juega con los recuerdos ha permeado nuestra sociedad, pues, como muchos artistas reutilizan piezas más antiguas para crear una nueva obra, nosotros también hemos aprendido a apreciar lo vintage y pasado de moda.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

TheA logo
Más artículos
miedo
El miedo al Otro en el cine de terror