‘The King’ es una real decepción

Ni siquiera Timothée Chalamet y Robert Pattinson pudieron salvar esta película

4.5

Hace poco más de un año, cuando se anunció que una producción de Netflix reuniría los talentos de Timothée Chalamet, David Michôd y Robert Pattinson, comenzó una especie de entusiasmo colectivo basado en lo que podría resultar de esta colaboración. The King, un filme sobre el ascenso del rey Enrique V al trono y su lucha con la monarquía francesa, prometía ser una buena adición al género de las películas de época; sin embargo, tras su reciente estreno, demostró que no es más que una cinta completamente innecesaria.

Están las películas malas que desde la más temprana etapa de su desarrollo se sabe que serán malas; las películas malas que no prometen mucho, pero que aun así poseen un elemento capaz de generar emoción antes de que sus resultados acaben por decepcionar a ese público que la anticipó alguna vez; y luego, están las películas como The King, esas que tienen absolutamente todo para ser buenas y simplemente fallan en convertir recursos de calidad en un producto memorable.

Timothée Chalamet en The King (2019)
Netflix

Ni siquiera el hecho de haberle dado el papel protagónico a Timothée Chalamet pudo salvar un filme que realmente no tenía nada interesante que decir o mostrar. Percibido de forma casi unánime como uno de los actores más talentosos de la generación Z, Chalamet hace lo que puede con un guion que no permite que la audiencia conecte con la historia o sus personajes, los cuales se exploran únicamente de manera superficial y, sobre todo, obvia.

En The King, Chalamet interpreta a un joven Enrique V, un personaje al que no se le da la oportunidad de ser más que el rey que no quería ser rey, el que pasaba sus días borracho y en las calles, pero que termina por convertirse en uno de los mejores líderes de Inglaterra, haciendo que el país resulte victorioso en múltiples batallas. Lejos de representar un desafío para el protagonista, The King no le da mucho con lo que trabajar a Chalamet; al contrario, la película funciona como un vehículo que se aprovecha de la fama del actor para estamparle su cara a una historia mediocre que el público consumirá de todos modos porque se trata de una persona talentosa que, sin importar cuál sea la calidad del producto, sabemos que hará un buen trabajo.

Netflix

Y esto es cierto. Timothée Chalamet hace un buen trabajo. Su actuación como Enrique V, a pesar de no ser un hito en su carrera, es bastante formidable. Es una de las pocas veces en las que el actor no se apoya tanto en su sensibilidad y se afinca, más bien, en su rudeza, una característica con la que a veces resulta complicado asociar a Chalamet. Verlo abordar un papel desde otro ángulo sin duda es refrescante; sin embargo, The King no puede esconder la falta de vulnerabilidad de su personaje principal y esto no es culpa de Chalamet, sino del guion.

Habría sido beneficioso para The King que la meta de sus guionistas —David Michôd y Joel Edgerton— no hubiese sido solamente relatar la historia de un rey que contra todo pronóstico asumió la responsabilidad de sentarse en el trono y demostró que podía pelear contra sus enemigos y gritar en un campo de batalla. Sí, Timothée Chalamet hace ambas cosas y su trabajo es creíble en la cinta, pero una vez que esta acaba es inevitable sentir que nunca conocimos al personaje que interpreta. ¿Qué lo motiva? ¿Por qué asumió el liderazgo de la manera en que lo hizo? La unidimensionalidad del protagonista de The King constituye uno de los puntos más débiles de la película, haciendo que a los ojos del espectador el personaje no sea sino un borracho que sin haberlo previsto terminó dirigiendo un país. Eso y nada más.

Robert Pattison en The King (2019)
Netflix

Por otro lado, la actuación de Robert Pattinson es de las pocas cosas que le agregan color a una película tan gris como The King. Mientras que Chalamet se apega a un guion insípido y predecible, Pattinson no duda en tomarse algunas libertades. Como el antagonista del filme, el actor no da la impresión de estar interpretando a un personaje de la Europa medieval sino a una versión ligeramente más exagerada de sí mismo, pues a diferencia de lo que sucede con el trabajo del resto del elenco, una intensa sobriedad no permea su actuación. En The King, Pattinson abraza esa peculiaridad que lo identifica y la convierte en un rasgo característico de su personaje también.

Si Pattinson capta toda la atención a pesar de solo aparecer en un par de escenas, no es porque su trabajo como el Delfín de Francia se sienta precisamente como una actuación estudiada y hecha con dedicación, sino lo contrario. Quizá sean los chistes que hace sobre el tamaño de los genitales del rey Enrique V o el extraño acento francés con el que habla, pero lo cierto es que Pattinson es la única persona que no se toma The King en serio, o al menos no tan en serio como la película se toma a sí misma. Por esta razón es que el trabajo del actor es el único elemento que le añade frescura a una cinta que de otra manera no podría superar la facilidad con la que es capaz de aburrir a cualquier espectador.

 El elenco de The King
El elenco de The King junto a David Michôd (centro)
Getty Images

Desafortunadamente, un protagonista que hace exactamente lo que le exige el guion y un antagonista que le aporta frescura al filme no fueron suficientes para salvar una cinta sosa, aburrida y, más que todo, innecesaria. El problema principal con The King es que no demuestra ni plantea absolutamente nada que justifique su existencia. No es entretenida, no nos invita a empatizar con los personajes o a pensar, no se desenvuelve en torno a un conflicto interesante en lo más mínimo, tampoco da una lección histórica, ni mucho menos les hace justicia a las obras de Shakespeare en las que está basada. Visto así, es simplemente una película intrascendente y poco memorable cuya razón de existir, si es que la hay, es indescifrable.

Más temprano que tarde todos olvidarán The King —si tienen suerte— y solo la recordarán cuando vean la cara de Timothée Chalamet mientras naveguen por el vasto repertorio de películas de Netflix, en donde se perderá entre tantas otras opciones, muchas de ellas mejores.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

TheA logo
Más artículos
Sorpresa: ‘Hustlers’ es una de las mejores películas del año 2019