‘Mamma Mia! Here We Go Again’: perspectiva de una ‘fangirl’ ilusionada

‘Mamma Mia! Here We Go Again’: perspectiva de una ‘fangirl’ ilusionada

No esperaba que la fangirl más apasionada del amado musical Mamma Mia! sería capaz de criticar con tal crudeza a la película que más esperó en todo el año. Estoy hablando de mí, y de todo lo que vengo a decir sobre la secuela: Mamma Mia! Here We Go Again.

Apreciaré las cosas buenas, pero es importante recalcar ciertos detalles del primer film que se ignoran totalmente en el segundo. 

Recordemos lo perfecto que fue el primer tráiler:

Okey, ahora sí.

¡Advertencia! Se recomienda haber visto ambas películas para tener una mayor apreciación de lo que viene (preferiblemente fans fieles e intensos)

Mamma Mia! Here We Go Again cuenta la historia de la reunión de los personajes en celebración de la reinauguración del hotel griego lanzada por Sophie Sheridan (Amanda Seyfried) , la hija de la dueña original y difunta Donna Sheridan (Meryl Streep). En el transcurso de la película, se cuenta la historia no contada de la juventud de Donna en homenaje a su muerte y para tenerla presente en su notada ausencia. También, muestra la raíz de las relaciones de los personajes desde jóvenes y cómo llegaron a Kalokairi, la hermosa isla griega (que esta vez fue filmada en Croacia en vez de Grecia).

Ver relacionado: ¿Qué personaje de Meryl Streep eres?

La musicalidad de las escenas, por así decirlo, se sintió desordenada. No hay tanta armonía entre las escenas musicales y las dialogadas, o al menos no tan fluida como hace diez años. Se notan forzadas. Pareciera que la historia se hubiera hecho con base en las canciones, y no al revés. 

Que la película fluya en función de ellas se presta a discordancias. Es como «estar por estar» en una relación: mal en todos los sentidos. «Usar por usar» canciones debería ser ilegal, pero no fue tan catastrófico. Los temas encajaron, aunque se pudo haber hecho un mejor trabajo en las decisiones creativas. Usaron todos los amados y más famosos hits de ABBA en el primer musical, pero escuchar los tesoros escondidos de la legendaria banda femenina fue interesante. Al menos repiten algunas de MM1.

A continuación, expondré los detalles importantes que la segunda película ignoró de la primera:

En la primera película…En la segunda

El orden en que Donna Sheridan conoce a sus amantes es:

1. Sam Carmichael (Jeremy Irvine), quien le dijo a Donna sobre su compromiso con la otra. Tenía cabello muy largo, un bigote y vestimenta un tanto hippie.

En la secuela es el tercero en conocerla, y ella descubrió el compromiso por accidente, cambiando la historia original. Su estilo no fue hippie.

2. Bill Anderson (Josh Dylan), quien alquiló una lancha para rodear Kalokairi y tenía tatuajes en sus rodillas. Se entendió que era hippie.

En el nuevo filme poseía el bote en el que navegó con Donna, no tenía sus característicos tatuajes, y no era hippie

3. Harry ‘Head-Banger’ Bright (Hugh Skinner), quien la conoció estudiando en París siendo un rebelde espontáneo con un estilo punk y (…) en la isla cuando la buscó repentinamente. Usó la guitarra que le había dejado a su amor de verano en esa visita.

Su versión joven de 2018 es tenso, inocente y miedoso. Pierde su virginidad con Donna en París en vez de la isla, y se queda en el muelle con la guitarra cuando tuvo intenciones de visitarla. ¿Cómo llegó la guitarra a la isla? Nadie sabe. 

Todos esos cambios tuvieron su razón de ser, pero se hubiera agradecido más fidelidad a los detalles, la coherencia es importante. Las únicas modificaciones  dignas de perdonar son sus apariencias físicas. En Mamma Mia! fue más una broma que enserio lucir sus versiones jóvenes en esos atuendos hippies y punk

Al menos Harry (originalmente Colin Firth) tuvo un poco de esa esencia al vestir su chaqueta de cuero y camisa de Johnny Rotten.

Se supone que las mejores amigas de Donna Sheridan (Lily James), Rosie Mulligan (originalmente Julie Walters) y Tanya Chesham-Leigh (originalmente Christine Baranski) no tenían idea de los amoríos de su mejor amiga. Solo sabían la existencia de Sam (originalmente Pierce Brosnan), quien Donna dijo que era el padre de Sophie. 

En la nueva película llegan a conocer a Bill Anderson (originalmente Stellan Skarsgård) y saben del resto, lo cual es una inconsistencia con lo planteado anteriormente. Debo admitir que fue divertido ver que a la joven Rosie (Alexa Davies) le encantó Bill a primera instancia, y la mejor representación joven de Donna y las Dinamos definitivamente fue Tanya (Jessica Keenan Wynn).

Hablando de Bill Anderson, ¿no fue su tía abuela Sofía quien le prestó dinero a Donna? En MM2, la dueña del bar que fue generosa con ella y prácticamente le regaló su casa parece ser la tía abuela de Bill, Sofía (Maria Vacratsis) mas no comparten ninguna interacción para clarificarlo. Sin embargo, fue bueno que incluyeran esa referencia a la MM1. La frase favorita de la película la dice ella:  “It’s called karma … and it’s pronounced ‘ha!”

También, en Mamma Mia! dan pista a que la abuela de Sophie está muerta cuando Donna se desahoga sobre la aparición de sus tres ex-amantes en la isla al momento de la boda de su hija, cuando dice que alguien «allí arriba» la está castigando, refiriéndose a su madre, a lo que Rosie responde «Oh, ella sí que era un sol».

En MM2 la madre de Donna, Ruby Sheridan, revive y se encarna en Cher

Considero que fue por diversión y que no les importó revivir a un personaje que cuando se nombró fue descrito como «católica» y conservadora en vez de una cantante que iba de tour y nunca veía a su hija. 

En vez de inventar que Ruby está viva debieron aprovechar la canción Fernando y dársela a Tanya. El Señor Cienfuegos (Andy García) y ella habrían hecho la más bella pareja. 

¿Dónde están las mejores amigas de Sophie?

Las mejores amigas de Sophie, Ali y Lisa, no aparecen en el nuevo filme. Parecían ser muy cercanas, es una lástima que no se logró al menos una aparición de ambas. 

¿Dónde está Pepper?

Hubiera sido interesante un comeback de este gracioso personaje.

Algo digno de apreciar…

Faltó el característico coro griego en la secuela, pero al menos podemos ver a algunas de nuevo. ¿Lo notaste? En caso de que no, bueno…

Lily James fue espectacular

Capturó la esencia de Donna, y merece reconocimiento. Fue hecha para este rol, definitivamente. 

Y por supuesto…

My Love, My Life fue la canción que rompió los corazones de la audiencia. No solo te dan ganas de llorar, sino que se llena el vacío de una película sin mucho de Meryl Streep. 

A pesar de las críticas, Mamma Mia! Here We Go Again es una película que cumple con su esencial función: entretener. Con personajes tan queridos y canciones que llenan de alegría y nostalgia, es imposible que desagrade tanto. Es un insulto a los perfeccionistas, mas una razón para sonreír al mismo tiempo. Es una leve decepción, pero bien guardada en el alma. 

Y prepárense, porque puede que haya una tercera película

TheA logo
Más artículos
Chromatica
Lady Gaga canceló la Tierra, pero nos llevó a ‘Chromatica’