DSC00122.ARW

¿Realmente ‘La maravillosa señora Maisel’ es tan maravillosa?

Aunque me cueste admitirlo, Las chicas Gilmore es una de esas series que me hacen sentir en casa en una tarde lluviosa de un domingo, con una taza de té y un montón de sábanas encima y si me conocen eso es señal de que estoy en éxtasis total. Así que cuando me enteré de que la creadora de la historia de Lorelai Gilmore tenía una nueva serie, necesitaba verla de inmediato.

La maravillosa señora Maisel es una de esas series producidas por Amazon Prime que solo conocemos cuando aparecen nominadas en algún premio como el caso de esta con Emmy, Golden Globes, Critics Choice y SAG. Eso habla muy bien de ella, pero me hace preguntarme: ¿es realmente buena o significa que los premios son igual de comprados como los Oscar cada año?

La historia de Midge y Joan Rivers

Es importante saber un poco sobre la base del personaje de Miriam “Midge” Maisel. Según Rotten Tomatoes, ella es una mujer de los años cincuenta que solo quería una vida perfecta a los ojos de los demás con un hombre que la amara, un par de hijos y verse como si no se esfuerza, pero de repente todo salió mal porque su esposo la deja y entra en un mundo oscuro para una mujer: el stand-up.

Y pues como se imaginarán, la historia no fue creada de la nada por Amy Sherman-Palladino, la creadora de Gilmore Girls (Las chicas Gilmore). Está basada en la comediante y Fashion Police, Joan Rivers, con quien Midge tiene muchas similitudes en su historia como que vienen de Nueva York, sus padres son inmigrantes judíos y detalles que no puedo comentar porque son spoilers, además de tener el mismo estilo de humor y de actuar.

Mas ese no es un detalle es su contra, es bueno saber que existió este personaje chistoso y desenfrenado porque nos permite darnos cuenta de cómo era la realidad de una mujer de los cincuenta con aspiraciones en la comedia y un vistazo a cómo eran los personajes de ese entonces.

Amy Sherman-Palladino

Y llegamos a la mente maestra de todo esto, alias Amy Sherman-Palladino. Conocida por ser guionista, directora y todo lo que una mujer audiovisualista querría ser. A pesar de que sus últimas producciones fueron canceladas como Bunheads y The Return of Jezebel James, ella logró traer a la vida otra historia que nos encanta.

Eso lo hizo usando elementos básicos de la amada Gilmore Girls y Roseanne que se repiten una y otra vez en la serie de Maisel: músicos y danza por doquier, personajes repetitivos a lo Tarantino, amor por el café y tramas que no son obvias si solo quieres disfrutar de una serie.

Puede que te fascine:

Pero no solo eso, ella sabe hacer que absolutamente todos los personajes destaquen de una u otra manera, haciéndolos completamente reales que se pueden relacionar fácilmente con la vida real. Prácticamente hace que ellos se vuelvan las personas que quisieras que se volvieran los que te rodean porque parece que no tienen ni una gota de maldad en sus venas.

Agregándole a eso, el guión es simplemente perfecto con comentarios rápidos y un ritmo perfecto a la hora de conversación, eso es algo que se vuelve repetitivo en todo lo que ella hace, pero que mantiene a todo el que lo vea pendiente de lo que ve. Sherman-Palladino crea un mundo con referencias internas y sin espacios para dejar respirar la historia sin saturar.

La década de los cincuenta de nuevo

Desde hace un par de años, se ha vuelto común que regresen todas las décadas a la pantalla. Es como si quisiéramos seguir con la idea de que el pasado era mejor y por eso queremos revisitarlo, pero eso es conversación para otro momento.

A lo Mad Men, el relato de Amazon Prime nos trae la época en la que todo comenzó a cambiar con la llegada de bailes en televisión. Mas esta nos muestra es la perspectiva llena de elegancia y feminismo, porque vemos a dos mujeres luchar por ser algo en un mundo lleno de hombres.

Por otro lado, la representación de ese tiempo es absolutamente perfecta, con detalles en toda la escenografía y vestuario que ayudan a contar muchísimo mejor todo lo que está sucediendo. También utiliza muchas herramientas visuales que utiliza Wes Anderson, como cámaras estáticas y sets monocromáticos.

Entonces, a la pregunta principal:

¿Es realmente maravillosa la señora Maisel?

A algunos, como en un artículo de Vanity Fair, les parece que es muy irreal. Sobre todo durante la segunda temporada porque a Midge no le sucede nada especial, no le colocan problemas que sean profundos y que generen un cambio drástico en el personaje como en la primera edición de la serie.

No es un problema que sea así, existen otros tipos de desarrollos en la historia del personaje que no necesariamente tienen que ver con su carácter y eso no interfiere en si la historia es mala porque nos puede enganchar de otra manera.

Eso sí, si no te gusta el azúcar, flores y muchos colores, posiblemente no te guste. A pesar de que no sea una serie “completamente femenina”, tiene elementos que pueden ser molestos si no te llaman la atención esas cosas, pero sin lugar a dudas no es razón para no darle una pequeña oportunidad.

Al no ser un cuento de hadas normal, nos muestra lo terrible de una época idealizada, pero a la vez nos da la esperanza de que a pesar de que todo se está desmoronando, puedes agarrar los pedazos y transformarlo en un chiste de cómo tu esposo te dejó por una mujer que tiene un nombre patético.

The Marvelous Mrs. Maisel te atrapará y no te dejará ir hasta que la termines. Así que mejor comienza a verla ASAP.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
El fenómeno de la música electrónica según Clara