Reseña de ‘Divide’: A sprinkle of Sheeran.

Con el pasar de los años, Ed Sheeran se ha convertido en uno de los masters del Pop sin que nadie se diera cuenta. De alguna manera, Ed es como un espía doble. Por un lado escribe los hits de Justin Bieber y One Direction como Cold Water y Love Yourself y por otro lado hace su propia música.

Aunque nuestras predicciones para el álbum eran otra colección de baladas acústicas con toques técnicos de la era digital a lo Thinking Out Loud, esto fue cumplido solamente a medias, al sorprendernos con una canción cargada de beats que habla sobre el físico, Shape of You. Además, el artista continuó sorprendiéndonos con un video que representaba una relación interracial de boxeadores.

Es un hecho que en este álbum, Sheeran nos da un vistazo más profundo a su vida personal con Supermarket Flowers, una canción dedicada a la muerte de su abuela, y Castle On The Hill, un recuento de su crianza y familia.

También en Save Myself y Eraser, vemos un lado diferente de Ed, en el que comparte un lado más depresivo de su lírica.

Life can get you down so I just numb the way it feels.

So before I save someone else, I’ve got to save myself

I drown it with a drink and out-of-date prescription pills.

 And all the ones that love me they just left me on the shelf. No farewell. 

Canciones como Galway Girl las esperaríamos en bares irlandeses. Aparentemente, Sheeran estaba rotundamente en contra de la música folk, sin embargo, reconoció que una gran población de Irlanda, o americanos con raíces irlandesas, probablemente se tripearían la canción,

Sabemos que Ed Sheeran definitivamente ha pasado por una montaña rusa amorosa: le terminaron en Happier -una balada bastante Sheeran-, y el New Man, donde habla de un hombre que se saca las cejas y se hace limpiezas de ano (yep, pretty much los hombres de ahora). Estuvo locamente enamorado en How Would You Feel, Perfect y Hearts Don’t Break Around Here. Como era de esperarse, tuvo sus momentos depresivos con Dive, que raya un poco la línea del gospel. Además, tuvo sus noches de amor y descontrol en Barcelona y obviamente Shape of You.

Nos lanza un poco de picante en español en ‘Barcelona.

Las ramblas, I’ll meet you.  

We’ll dance around la Sagrada Familia (Barcelona) 

Drinking Sangría

Mi niña, te amo mi cariño (Barcelona)

Mamacita rica

Señorita (Barcelona)

Los otros, viva la vida

Come on, let’s be free in Barcelona

Overall, nos gustaría concluir que este álbum es un “sprinkle of Sheeran”, puesto que esta vez no quiso encasillarse en un solo género como suele hacer, sino salió de lo predecible a sorprendernos con folk y hasta un poco de gospel. Además, aunque sus canciones nos sirvieron bien en momentos depresivos amorosos, nos gusta escucharlo cantando de manera optimista sobre el amor. Quizás los tres años de ausencia nos molestaron poco, pero podemos decir que la introspección de esos tres años se nota en la producción y las letras de las canciones, salvándose de piezas superficiales y crowd-pleasers para ofrecernos un vistazo más adentro.

Después de tres años fuera del mapa, Ed vino con mucho más sass de lo que lo habíamos visto antes. Kudos a nuestro pelirrojo favorito (después de Prince Harry).

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
#CuéntameMás: locuras que hice después de que terminé una relación