La cartelera del amor: ‘chick flicks’ clásicas y ‘chick flicks’ del momento

Soy una consumidora constante de películas de amor. Comedias románticas específicamente. Las veo todas; buenas o malas, compradas en formato DVD, Blue Ray, Netflix, hasta las que me encuentro por casualidad en la programación de televisión por cable. Con la adultez, llegó el momento de aceptar que soy un estereotipo andante y al igual que muchas otras mujeres en el mundo, las comedias románticas son mi perdición.

Antes me avergonzaba aceptar que estoy dispuesta a perder horas de mi vida que no volverán, viendo películas que de antemano sé, que no darán la talla. Y luego de años de querer negar esta práctica cliché, acepté que disfruto ver todas y cada una de esas películas, sean buenas o no, porque verlas es mi placer culposo. Les encuentro un aura de desahogo cerebral. No hay mucho que pensar, sino, de sentir. Para mí, sentarme a ver alguna película de estas con un bowl de cheetos en el abdomen, es el yoga de las expectativas y el corazón.

La época dorada de las comedias románticas fue entre finales de la década de los ochenta hasta mediados de los 2000, de ahí en adelante hay un detrimento considerable en la calidad de las historias y un aumento exponencial en lo repetitivo que puede llegar a ser este género. Entiéndase que, después de muchos minutos invertidos en películas de amor, puedo atreverme a decir que soy una Catadora tipo A1 de las comedias románticas.

Hoy traigo a la mesa de The Amaranta mi Top 6 de chick flicks, entre ellas están mis favoritas de todos los tiempos y algunas pelis más trendy.

Ver relacionados:

Cómo los chick flicks afectaron mi vida romántica

¿Qué tienen de genial las comedias románticas?

Set It Up’ (2018)

Fresca. La disfruté porque aunque parece muy predecible (y en gran parte lo es) tiene un muy buen guión y elenco. Sabiendo que hay buenos chistes, no es demasiado cursi y el actor principal es una revelación interesante de hombre sexy-no tan sexy que sin duda es una motivación para el público.

Ibiza’ (2018)

La protagoniza Gilian Jacobs. No me juzguen, soy una comedy-nerd y todo lo que hace Gilian Jacobs me parece cool.

To All The Boys I’ve Loved Before’ (2018)

Me parece una comedia romántica digna para ser de corte teenager. Es tierna y apta para todo público. Es decir, no tienes que fingir demencia ni sufrir episodios de incomodidad si decides verla con tus padres o algún infante. Ah, y el papá es John Corbett. Las fanáticas de Sex And The City lo agradecen.

What If’ (2013)

Les explico por qué entra en la categoría en mi categoría clásica a pesar de no ser old school: el primer encuentro es completamente fortuito, existe una notable friend zone, reina el amor no correspondido y Zoe Kazan (que es la reina de la ternura). Todos estos elementos la hacen una película agradable a los ojos y el corazón de cualquier catador del género.

She’s The Man’ (2006)

Amanda Bynes antes de perder la cordura. Gracias, Hollywood. Empoderamiento femenino desde muy temprana edad y Channing Tatum aún no era un sex symbol, pero todas lo veíamos venir. Oh yes. Sin duda, una de mis chick flicks favoritas en todo el mundo.

When Harry Met Sally’ (1989)

Heme acá, dios de las películas románticas, hablando nuevamente del mejor chick flick de la historia. Solo les diré algo: la escena del restaurant. Si tienes menos de 20 años, hazte el gran favor de ir a verla. De nada.

No hay chick flick que me pierda, y tampoco hay alguna que se salve de mi juicio. Estoy en la constante búsqueda de películas de este estilo que sean recomendables y que cualquier otra persona que me acompañe, pueda disfrutar también. A saber, no porque yo pierda el tiempo viendo películas malas y predecibles, significa que recomiende hacer lo mismo.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
¿Qué es el movimiento ‘slacker’ rock?