¿Por qué Disney debería crear una princesa con Síndrome de Down?

Las princesas de Disney formaron gran parte de nuestra infancia. Cada mujer (u hombre) tiene su favorita, una con la que más se identifica. No importa cuántas hayan, siempre estará esa en particular que sientes que fue hecha para ti. 

Disney se ha encargado de brindarnos alegría y color a nuestras vidas gracias a esas historias que tanto relucen en nuestra vidas, en especial durante la infancia. Empresas con esa clase de influencia, con el peso de acompañar a los líderes del mañana, tienen una gran responsabilidad social en cuanto a su contenido. Buscan transmitir valores y virtudes que resonarán durante toda la vida, haciendo énfasis en el más resaltado: el amor.

Cada niña sueña con aventura, amistad, y conseguir el “amor verdadero”. Las princesas han sido el ejemplo más cercano que la juventud tiene en relación a esos sueños (al menos con Disney, que es más que una compañía de entretenimiento, es una tradición en la mayoría de las familias alrededor del globo). 

Ver relacionados:

Es grandioso tener esa conexión con un personaje que admiras, pero lamentablemente no todo el mundo tiene el privilegio de relacionarse con sus héroes. Los niños con síndrome de Down no tienen una figura con la cual se relacionen directamente. Disfrutan la magia de Disney como cualquier otro niño, pero no hay una representación en su honor como el resto de las personas. 

Existen princesas como Mulán, Jasmín, Tiana, Pocahontas, Moana y Mérida, que pertenecen a distintas culturas y partes del mundo. Sin embargo, falta la inclusión de discapacidades y condiciones como el síndrome de Down, e incluso más. Estas personas son el ejemplo de amor más grande y merecen un/una modelo digno de admirar como todas las otras princesas. 

¿Por qué es necesario?

Tres palabras: inclusión, representación, y normalización

Estos tres ‘ción’ son esenciales. Tanto las culturas como realidades humanas deben ser representadas. De incluirla, se normalizaría desde la infancia. 

No todos los niños que crecen con Disney (y en general) saben tratar con personas con discapacidades. La influencia de la industria más querida puede ser usada para un bien común, y para terminar los altos niveles de bullying y falta de comprensión. No solo sería un beneficio a largo plazo para esos niños puros, sino para sus padres, que tendrían esa tranquilidad.

Además, la norma más básica del entretenimiento o cualquier arte es interpretar la realidad. No importa si es una ficcional o realista: los hechos de la vida humana deben ilustrarse. 

En el 2014 una pareja estadounidense empezó una campaña llevada por la organización Care2 que pedía a Disney una princesa con síndrome de Down. Se trata de Keston Ott-Dahl, una madre de una niña con dicho síndrome llamada Delaney, quien insiste:

“Pidamos a Disney que represente a niños con síndrome de Down en sus películas animadas. Como el resto de los niños, nuestra hija adora las películas animadas. Por eso, cuando la veo fascinada con las princesas Disney, me parte el corazón saber que no encontrará modelos como ella. ¡Los niños con síndrome de Down también son príncipes y princesas! Disney ha hecho un trabajo maravilloso desde hace mucho tiempo enseñando a nuestros niños cómo ser buenas personas. Pero, lamentablemente, la empresa cojea en un área muy crítica. Sus películas casi no tienen representación de gente discapacitada, de aquellos quienes en muchas ocasiones son objeto de burla por parte de otros niños. Qué maravillosas lecciones de diversidad, compasión y aceptación podría enseñar Disney a nuestros hijos si promocionara los personajes discapacitados como héroes y heroínas de sus películas!”

La campaña empezó en el 2014, pero no hay actualización de ella. No ha habido respuesta de la prestigiada empresa, pero espero que al menos lo estén considerando. Siempre y cuando no emprendan el proyecto por moda y le den justicia al contenido, Disney podría hacer un cambio positivo a lo que serán los jóvenes del mañana

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
‘Taxi Driver’ y su continua influencia en la moda