Polly Platt, la mujer invisible que Karina Longworth rescató
Polly Platt

Polly Platt, la mujer invisible

Para los entusiastas del cine, un recordatorio sobre quiénes son Martin Scorsese, Steven Spielberg y Francis Ford Coppola nunca ha sido necesario. Interesarse, incluso en el menor de los grados, por el séptimo arte es una vía directa hacia el conocimiento de los nombres de estos directores cuyos rostros pasaron a ser ampliamente reconocidos dentro de la industria cinematográfica y cuyas obras quedaron escritas en la historia como algunas de las más emblemáticas del Nuevo Hollywood de los setenta. Fue en esta época que los estudios se arriesgaron, abrieron sus puertas y dejaron pasar las ideas frescas, las tramas poco convencionales y a nuevos e inexpertos cineastas, la mayoría de los cuales eran, por supuesto, hombres.

Entre los nombres más populares de la época se encontraba también el de Peter Bogdanovich, director de exitosas cintas como The Last Picture Show (1971), What’s Up, Doc? (1972) y Paper Moon (1973). Su cara, como las de tantos otros hombres que se dedicaron a hacer cine durante los años setenta, pasó a ser conocida por muchos, y su trabajo le ganó la aclamación de la crítica. Este no fue el caso de su colaboradora y exesposa, Polly Platt, cuyo talento pasó desapercibido por una industria que ha hecho de ella una suerte de mujer invisible. Lejos de ser honrada debidamente, la imagen de Platt, quien murió en 2011, se ha visto opacada por la de Bogdanovich y ha sido reducida al escándalo de un triángulo amoroso. Hasta hoy.

Polly Platt
Polly Platt por Patrick Simpson
Patrick Simpson

“The Last Picture Show, Terms of Endearment y Bottle Rocket. El arma secreta detrás de estos filmes clásicos era la diseñadora de producción, guionista y productora Polly Platt”. Así introduce Karina Longworth, historiadora y crítica de cine, la más reciente temporada de You Must Remember This, pódcast que creó en 2014 y del cual es presentadora, productora y guionista. En esta nueva entrega del programa, el cual está dedicado a “explorar los secretos y/o las historias olvidadas del primer siglo de Hollywood”, Longworth se propone hacerle justicia no solo a la carrera de Polly Platt, sino a su vida, repasando los eventos formativos que la motivaron a perseguir su sueño de trabajar detrás de la pantalla de plata y las razones que llevaron a su olvido, con el fin de sacar de la penumbra y visibilizar a una mujer que hasta ahora ha vivido bajo la sombra de un matrimonio fallido.

Peter Bogdanovich y Polly Platt se conocieron en 1961 y se casaron al año siguiente. Esta unión resultó también en una relación de colaboración creativa cuyo primer fruto se estrenó en 1968 y llevó el nombre de Targets. En esta cinta —debut como director de Bogdanovich—, Platt sirvió como diseñadora de producción, profesión que había anhelado ejercer desde su infancia, específicamente desde una ida al teatro que la llevó a entender que crear pequeños mundos habitados por personajes ficticios era lo que quería hacer. Poco tiempo después, una joven Polly Platt se sumergió en el cine y así enfocó su pasión en la industria en la que años después tendría una carrera legendaria, aunque ahora pocos sean conscientes de ello.

Con Targets, empezó la carrera de Peter Bogdanovich, pero también la de Polly Platt. Al filme de 1968 le siguió The Last Picture Show, estrenada en 1971. El largometraje, en el cual Platt volvió a actuar como diseñadora de producción, fue un éxito: obtuvo ocho nominaciones a los Premios Óscar, catapultó las carreras de Cybill Shepherd y Jeff Bridges, fue aclamado por la crítica, le valió comparaciones con Orson Welles a Bogdanovich y es ahora considerado uno de los más emblemáticos de su tiempo, además de un clásico del cine. Sin embargo, su realización no fue exactamente una experiencia agradable para Polly Platt. Detrás de escena, su esposo tuvo una aventura con la actriz Cybill Shepherd, entonces de 21 años, y la diseñadora de producción lo hizo escoger entre su matrimonio y sus dos hijas, y su nueva relación. Bogdanovich y Shepherd estuvieron juntos hasta 1978.

Timothy Bottoms, Jeff Bridges y Cybill Shepherd
Timothy Bottoms, Jeff Bridges y Cybill Shepherd en The Last Picture Show (1971)
Columbia Pictures

La infidelidad de Peter Bogdanovich que llevaría al divorcio del director y Polly Platt pasó a ser un escándalo de tal magnitud que aún hoy es el resultado que más veces aparece en internet al buscar el nombre de la diseñadora de producción. Incluso en 2011, tras la muerte de Platt por esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una gran variedad de medios decidió conmemorarla poniendo nuevamente sobre la mesa un suceso de más de cuatro décadas de antigüedad. A pesar de haber tenido una de las carreras más prolíficas de la época, Platt vivió siempre bajo la sombra de una aventura en un set de grabación y fue opacada por un exesposo que se hizo un nombre como director, mas no pudo mantenerlo sin ella.

El divorcio de Polly Platt y Peter Bogdanovich no significó el fin inmediato de su relación colaborativa, pues luego de su separación la expareja trabajó en las últimas dos películas que realizarían en conjunto: What’s Up, Doc? (1972) y Paper Moon (1973). Ambas fueron aclamadas por la crítica y su éxito se le sumó al que había tenido The Last Picture Show poco antes. Fue así, entonces, como Bogdanovich se consagró como una de las voces más importantes del Nuevo Hollywood de los setenta. No obstante, una vez terminadas sus colaboraciones con Platt, el director no volvió a estar tan cerca del éxito jamás. 

Sé que Peter odia esto porque no cree que sea cierto, pero sus películas con Polly eran diferentes a las que realizó sin ella. Con Polly eran buenas. Cuando las hacía él solo, no lo eran. Es fácil: mira las recaudaciones en taquilla y mira las críticas.

Barbara Boyle, exvicepresidenta ejecutiva de la compañía del director, productor y actor Roger Corman, en el primer episodio del pódcast You Must Remember This.

Quienes trabajaron con ambos parecen estar todos de acuerdo en que el secreto del éxito de Peter Bogdanovich era, en realidad, el talento de Polly Platt. “Ella era una directora tanto como lo es su esposo”, expresó el actor Ryan O’Neal, quien actuó en What’s Up, Doc? y Paper Moon, y en 1972 convenció a Platt de trabajar en esta última argumentando que “sin ella, Peter era un cinco. Con ella, un diez”. Según explica Karina Longworth en el primer episodio de You Must Remember This, estrenado el 26 de mayo de 2020, esta narrativa ha estado flotando en el aire por décadas. La idea de que Platt hacía más que diseñar los sets de las películas de su exesposo no solo era popular entre quienes conocían a la expareja, sino que también era un hecho.

Ryan y Tatum O’Neal en Paper Moon (1973)
Ryan y Tatum O’Neal en Paper Moon (1973)
Paramount Pictures

Si bien Polly Platt fue la primera mujer en formar parte del Sindicato de Directores de Arte y su rol como diseñadora de producción es por el que más se le conoce y por el que recibió su única nominación al Óscar en 1984 por Terms of Endearment (1983), Platt se desempeñó en otras áreas en las que se le dificultó ser reconocida, sobre todo por su propio exesposo. Además de haber diseñado los sets de Targets, Polly Platt también coescribió la cinta y diseñó el vestuario que usaron los actores en la misma. Esta última función la repitió en The Last Picture Show, What’s Up, Doc? y Paper Moon. Sin embargo, a Platt no le fue dado ningún tipo de crédito por su trabajo como vestuarista en estas cuatro películas.

Polly Platt no solo definió el aspecto de los filmes de Bogdanovich, sino que se encargó de aportar su visión tanto a las cintas de su exesposo como a las de otros directores con los que trabajó a lo largo de su carrera. Platt tomó más decisiones creativas de las que deja entrever su hoja de créditos: ayudó a Bogdanovich a decidir qué proyectos llevar a cabo; sugirió y logró la eliminación de algunas escenas en The Bad News Bears, cinta en la que sirvió como diseñadora de producción; propuso hacer modificaciones en los guiones de The Last Picture Show y What’s Up, Doc? para cambiar los lugares en los que ambas cintas estaban ambientadas inicialmente; y ayudó a escoger algunos de los sitios de grabación de la emblemática cinta de Robert Altman, Nashville (1975). Más allá de su trabajo como diseñadora de producción, Polly Platt era una verdadera autora, con un criterio muy desarrollado y una visión clara y auténtica.

[Platt] podía hacer casi todos los trabajos ella sola. Y los hizo durante esos primeros días en los que realizaba películas con Peter Bogdanovich.

Cameron Crowe, cuyo debut como director, Say Anything… (1989), fue producido por Platt.
John Cusack en Say Anything… (1989), el debut de Cameron Crowe como director
20th Century Fox

Polly Platt no solo probó ser una meticulosa diseñadora de producción y vestuario, sino que llevó esa misma escrupulosidad a cada proyecto en el que se involucró, tomando en sus manos cuantas responsabilidades pudiese con tal de obtener los mejores resultados posibles. Esto la llevó a desempeñarse también como guionista en las cintas Pretty Baby (1978) de Louis Malle y A Map of the World (1999) de Scott Elliott, entre otras, y como productora de los debuts de Cameron Crowe y Wes Anderson como directores, catapultando así las carreras de cineastas que hoy en día son parte esencial de la industria. 

Me di cuenta muy temprano de que si quería sobrevivir, debía tener un mentor. Necesitaba a alguien en el set que pudiera guiarme y apoyarme. Encontré a esa persona en nuestra diseñadora de producción, Polly Platt, una mujer menuda y bonita que para entonces sabía más de cine que cualquier hombre que hubiese conocido jamás.

Garry Marshall, cuyo debut como director, Young Doctors in Love, tuvo a Polly Platt como diseñadora de producción

A través de la nueva temporada de You Must Remember This, Karina Longworth se propone demostrar que Polly Platt no solo tuvo una carrera igual o mejor que la de la mayoría de los representantes del Nuevo Hollywood, sino que fue una mujer que ayudó a construir la industria cinematográfica que hoy en día conocemos. Si los nombres y los rostros de Peter Bogdanovich, Wes Anderson, Cameron Crowe y Garry Marshall son ampliamente populares en la actualidad, si el mundo adora The Last Picture Show, The Royal Tenenbaums, Almost Famous y Pretty Woman, es porque todos estos cineastas tuvieron la fortuna de encontrarse con Polly Platt en sus caminos, con una mujer que creyó en ellos cuando nadie sabía quiénes eran.

Luke y Owen Wilson en Bottle Rocket (1996)
Luke y Owen Wilson en Bottle Rocket (1996), debut de Wes Anderson como director
Sony Pictures Releasing

Que Platt no llegara a dirigir jamás es una pena, pero eso no quiere decir que su visión creativa no esté presente en una gran cantidad de cintas que ahora ocupan un pequeño lugar en la gran industria que es el cine. En el primer episodio de You Must Remember This, Karina Longworth hace un detallado y extenso repaso de la niñez y la juventud de Polly Platt, el cual permite no solo conocerla, sino entenderla como una mujer de su tiempo cuya prioridad no era tomar las riendas, sino servir. Platt no dirigía películas; Platt se esmeraba por hacer que estos proyectos, los proyectos de otros, fuesen las mejores versiones de sí mismos.

La muerte de Platt en 2011 reanimó un evento sucedido hacía cuatro décadas y despertó revisiones de la más bien tumultuosa carrera de Peter Bogdanovich. Hoy, Karina Longworth pretende corregir eso. Durante las próximas diez semanas, la historiadora de cine se dedicará a explorar a fondo la historia de este pilar de la industria en la nueva temporada de You Must Remember This, la cual lleva como nombre: Polly Platt, la mujer invisible. Longworth pasó el último año investigando y leyendo la autobiografía inédita de la diseñadora de producción, guionista y productora, así como entrevistando a sus familiares, amigos cercanos y colaboradores —entre ellos Wes Anderson, Danny DeVito, Cameron Crowe y Larry McMurtry— para rendir honor a una pionera, una mentora y una artista.

Polly platt
Polly Platt
Oscars

En el primer episodio de Polly Platt, la mujer invisible, estrenado el día de hoy, Karina Longworth se dedica a indagar sobre el paso de Platt por alrededor de veinte escuelas, su lucha contra la polio cuando era una niña, la crisis nerviosa de su madre, la represión sexual que caracterizó su adolescencia, su embarazo secreto, la muerte de su primer esposo y el sexismo que impera en la industria cinematográfica. Se trata de un capítulo revelador que no escoge entre ser desgarrador o inspirador y, en cambio, presenta una historia real, tan fascinante como perturbadora, con altos y bajos.

Sus fracasos y batallas son más interesantes que las victorias de la mayoría de la gente. La suya es una grandiosa historia sobre la vida en el siglo XX, tan llena de aventuras, desamores, triunfos, tragedias, romances y autodestrucción como las de los grandes hombres de Hollywood que han inspirado extensas biografías. La diferencia es que incluso si crees que sabes quién era Polly Platt…, no conoces la historia completa.

Karina Longworth

Poco se sabe acerca de quién era realmente la diseñadora de producción, guionista y productora, a pesar de todos sus aportes a la industria cinematográfica, pero eso está a punto de cambiar. Cada martes, por las siguientes diez semanas, Karina Longworth se dedicará a explorar los secretos y/o las historias olvidadas de la vida de Polly Platt en la más reciente entrega de You Must Remember This, y ya puedes escuchar el primer episodio:

TheA logo
Más artículos
britpop
El britpop en la moda: una identidad construida por el pasado