Películas de culto que sí valen la pena vs. las que son puro “hype”

Cuando empiezas a ver más allá de Rápido y Furioso 4300, el cine se divide en millones de géneros, dependiendo del contenido, la trama, el método, cuánto dinero ganó, qué tan nulo es el elenco, o cualquier cantidad de métricas arbitrarias.

Una de esas clasificaciones es la de “películas de culto”. En síntesis, son esas películas que no tuvieron mucho éxito en la taquilla cuando fueron estrenadas pero que con el tiempo han conseguido un cult following súper fiel bien sea porque son genuinamente buenas, o porque puedes disfrutarlas irónicamente como Plan 9 From Outer Space. Tal vez estaban demasiado adelantadas para su época, a lo mejor tuvo una mala campaña de marketing que no atrajo al público correcto, o simplemente no era la clase de película que debes tomarte en serio para disfrutar. El punto es que son películas geniales a las que nadie le paró, pero cuentan con seguidores evangelizantes que tratarán de que te unas al culto. Muchas veces sí te estás perdiendo de una gran película, otras es hype y nostalgia.

Top 5 de las que deberías ver:

The Big Lebowski

Heathers

Being John Malkovich

Paprika

Rocky Horror Picture Show

Las que son puro hype

No todo lo que es de culto es bueno, así como no todo lo que es “hype” es necesariamente malo. El problema con estas películas es que el culto alrededor de ellas las ha transformado en “obras de arte” más allá de la crítica, cuando en realidad no son tan buenas. El hecho de que una película no haya funcionado dentro del “mainstream” no significa que sea “demasiado buena para las masas”, eso es argumento de punk quinceañero.

Donnie Darko

La banda sonora es impecable. De hecho, casi siempre está sonando de fondo mientras trabajo, pero una banda sonora brutal no le quita lo pretencioso a Donnie Darko. El problema con esta película es su creador.

La versión que casi todos vimos, la que salió en el 2001, está editada lo suficiente como para que no veamos sus deseos explícitos y proyectemos un montón de información en ella. El director’s cut que salió en el 2004, es decir, su visión real de la película, acaba con toda la ambiguedad y deja bastante claro que Donnie Darko no tiene comentarios sobre la industria farmacéutica, salud mental, la adolescencia americana, ni la moralidad de Donnie. Todo lo proyectamos. En su defensa, es una película muy bien hecha a un nivel estético y es súper entretenida.

Pi

Siempre hay un hipster que dice que su película favorita es Pi, la primera película de Aronofsky como director. El mayor atractivo que tiene es haber sido filmada en blanco y negro, una decisión que parece netamente estética a pesar de que Aronofsky siempre insinúe que todas sus decisiones “significan algo”.

Es tan cliché que aburre. El protagonista es uno de esos tipos que tienes que asumir como un genio porque tiene cefalea en racimos, desórdenes de personalidad, y sabe de matemáticas. Cerca de la mitad todo se vuelve súper judío, como todo lo que hace Aronofsky, y terminas básicamente en clases de Torah con rabinos conspiranóicos.

Amélie

La santa patrona de todas las niñas que usan boinas y secretamente quieren ser Zooey Deschanel. Amélie es entretenida y visualmente es brutal. Lo que no debería ser es representante de los mejores personajes en la historia del cine, o de una película perfecta porque sigue teniendo problemas de ritmo.

The Shawshank Redemption

El único mérito que tiene es que te hace sentir como si estuvieses cumpliendo una condena así que supongo que logra crear una atmósfera. Es inspiradora en el sentido de que te hace querer compensar las 2 horas de tu vida que perdiste viendo a Tim Robbins ser críptico y aburrido, pero como la historia es de Stephen King todo el mundo la recomienda. 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
¿Debería ‘Paddington 2’ estar nominada en esta temporada de premios?