Paris Jackson, la nueva fiebre de los medios

Paris Jackson, la nueva fiebre de los medios

Con 19 años, la hija de Michael Jackson parece haber conquistado al mundo con su talento y sus encantos genéticos.

¿Cómo lo sabemos?

Porque en TODAS partes aparecen noticias de cualquier cosa que tenga que ver con ella: «El nuevo tatuaje de Paris Jackson, el vestido de alfombra roja de Paris Jackson, los ojos de Paris Jackson, las tetas de Paris Jackson, los piojos de Paris Jackson, las pepas de Paris Jackson», en fin, no hay límites.

Y aunque nosotras también decidimos hablar de ella, lo hacemos con la intención de explicarte por qué la ves en todas partes…y por qué la seguirás viendo.

Prácticamente desde que nació con el apellido Jackson, se supo que iba a ser alguien importante. Pues su fama no acabaría con la muerte de nuestro amado Michael sino que despegaría a partir de ahí.

En el 2010 la princesa de vibra hippie budista y sus hermanos fueron los invitados en el programa de Oprah para hablar de la muerte de su padre. Luego en 2012 apareció en la lista de la People’s Magazine como una de las personas más bellas. A principios de este año fue la portada de la revista Rolling Stone y en marzo firmó contrato con una prestigiosa agencia de modelaje IMG Models, la misma de Gisele Bündchen, Lily Aldridge y Hailey Baldwin.

Solo era cuestión de tiempo para que debutara como actriz, así que Fox le ofreció una aparición especial en la serie Star. Y el año que viene se estrenará la película Gringo en la que trabajará formalmente como actriz junto con Charlize Theron y Amanda Seyfried.

Sí, todas deseamos tener una escalera laboral como la de ella, pero nuestro currículum no dice Jackson así que tendremos que hacerlo a lo old fashion, es decir, trabajando.

Lo único que nos queda hacer es esperar al momento en el que se convierta en una candidata a los premios Óscar, le tumbe el trono a Britney, se gane un Nobel de la Paz o literal cualquier cosa porque sabemos que alguna de esas logrará. 

No se esperaría menos.

TheA logo
Suscríbete
Sabemos que suena sospechoso... pero hazlo