‘Old Hollywood’ vs. ‘New Hollywood’: así son sus arquetipos hoy

‘Old Hollywood’ vs. ‘New Hollywood’: así son sus arquetipos hoy

Algo muy de mamá, además de recordarte las cosas mil veces y hasta después de que las hiciste, es que se la pasan comparando y relacionando “aires” de personas. Es cómico pensar que alguien no se parece a otro sino que se “se da un aire”, como para no comprometerse mucho si resulta ser que las dos personas son lo polos contrarios.

Pero cuando se trata de comparar viejos y nuevos actores, me gusta jugar al juego del aire con mi mamá. Porque más que sencillo e ingenioso, tienes ciertas reglas. Perdón, Hollywood tiene ciertas reglas.

Ver relacionados: 

Me gustan los mismos hombres que a mi mamá

Por qué todavía hablamos de Marilyn Monroe

Desde siempre, Hollywood ha vivido de categorizar a la gente y más que todo al porte y a la belleza del actor, que muchas veces es su mejor aliado para explotar su máximo potencial. A veces esto es un horror contra la individualidad, pero de eso vive Hollywood y la menos hay que aprovecharlo para pasar tiempo con la vieja.

Siempre está la vecina de al lado (cuando una mujer es súper encantadora y de belleza natural), la reina del hielo (cuando es rubia y tiene cara de “no llevas chance conmigo”), la femme fatale (esta puede tener cualquier físico, pero si tiene una personalidad poderosa se la come en toda la película), en los hombres claro que está el macho man (cuando el pana está buenísimo y bueno, está buenísimo y ya), el desgraciado (que es un imbécil pero como es gracioso nos encanta) y por supuesto, no puede faltar el feo interesante (porque podrás no tener un rostro agraciado, pero qué carisma).

Los actores viejos no tuvieron de otra más que amoldarse dentro de estos arquetipos, que más bien parecen pequeñas gavetas hollywoodenses. Los de hoy, hacen que las gavetas se ajusten a ellos y si es posible, prescindir de ellas por completo. Sin embargo, siempre logran darse cierto aire.

La vecina de al lado

Audrey Hepburn vs. Alicia Vikander

La nueva Lara Croft parece el tipo de mujer con la que te puedas encontrar en la universidad, en una rumba o hasta saliendo de tu edificio. Tiene un porte que la convierte approachable, es decir que te da cierta proximidad, y no piensas que es una especie de alienígena a la que le tienes que pagar para decirle hola.

Sin embargo, si la comparamos con Audrey, encontramos que nuestra ícono se encasilló mucho en el papel de niña ilusionada que se enamora de viejos galanes. Algo fácil de hacer en la época por el exacto hecho de cumplir con el arquetipo que Hollywood le asignó. Alicia por el otro lado, se pasó eso por el c*lo y se ha podido convertir desde novia malcriada en Anna Karenina a Lara f*cking Croft.

You go, girl.

El macho man

Jean Claude Van Damme vs. Uma Thurman

Cuando se trata de matar a todos los criminales que te rodean en una escena súper dramática de cine, siempre es el macho man el que sale triunfal de la escena. Jean Claude siempre acudía a su viejo confiable de karate y kickboxing belga, sin embargo Uma Thurman todo hace eso, está empatada con Quentin Tarantino y además es una dura con una katana.

Macho girl es lo mejor.

La femme fatale

Sharon Stone vs. Robin Wright

Hay algo sobre los vestidos lisos y las prioridades bien organizadas que vuelve locos a los hombres y nos recuerdan a nosotras que tenemos mejores cosas que hacer con nuestro tiempo que pensar en ellos. Además de volvernos inalcanzables y una especie de reina del hielo con poderes corporativos, nos da carácter y eso es fatal para algunos tipos.

Claire Underwood, el personaje de Robin Wright en House of Cards, siempre está a la par con el éxito de su esposo, marca mucho los límites de su relación tanto laboral como de esposos y eso redefine para Hollywood el concepto de femme fatal: una mujer que no está buscando volver loco a un hombre, sino salirse con las suyas…como cualquiera.

El feo interesante

Robert De Niro vs. Pedro Pascal

Uff…Pedro Pascal.

Uno siempre tiene una amiga a la que le gustan los feos, pero para ponerlo atractivo y menos raro, ella dice que es un feo interesante. De esos que siempre tienen un comentario gracioso que decir, un carisma que le da un no sé qué, y casi siempre tiene involucrada una pose de “intento ser sexy aunque sé que no lo loro”. Lo sé explicar a la perfección porque yo soy esa amiga.

Entonces cuando mi mamá y yo nos vemos hablando del Robert de Taxi Driver, las dos entramos en una especie de debate porque no sabemos decir si es atractivo o no. pero lo cierto es que si lo viéramos en el supermercado, y lo oyéramos hablar nos encantaría. Pero hay algo de la pantalla de cine que te convierte en Osmel Sousa. Entonces, siempre queda así, a mí mamá le parece bello Robert de Niro y yo amo a Pedro Pascal de Narcos, aunque ella diga que es feo.

La pose, la nariz chueca, el bigote de viejo o de chamo malintenso, está lejos de aparecer en los Avengers como un héroe que está buenísimo, pero cómo me salva ese corazón mío.

El desgraciado

Bruce Willis vs. Jennifer Lawrence

Por alguna razón siempre nos encanta alguien que nos haga la vida miserables y nos caiga a insultos, en especial cuando es lindo y está detrás de una pantalla. Así más o menos puedo explicar todo el alboroto que nuestras mamás hicieron por Bruce Willis cuando tenía cabello y rescataba edificios secuestrados en Die Hard.

Sin embargo, el arquetipo de desgraciado aplica a cualquiera que nos parezca atractivo después que sale una grosería de su boca, y que además tenga esa mirada de loco que tu mejor amiga te pone cuando se entera de un chisme. Mirada que fácilmente puedo ubicar en Bruce y en Jennifer, en especial en Silver Lining Playbook…y en cualquier entrevista que haga.

La reina del hielo

Grace Kelly vs. Margot Robbie

Siempre le he tenido rabia a este estereotipo de Hollywood, es demasiado de tipo despechado que porque una mujer espectacular lo rechaza, automáticamente se vuelve en una mujer con el corazón frío e impenetrable. Yo le pondría simplemente “fuera de tu alcance, muchacho gafo”, pero no soy buena con los nombre y Hollywood es medio picky con eso.

Grace Kelly fue esta actriz bellísima de la que nadie se sorprendió cuando se enteraron que se iba a casar con el príncipe de Montecarlo e iba a ser princesa. Tenía toda la pinta. Pero en Hollywood, su papel era el de la mujer inalcanzable, la mujer que puedes tener a tu lado pero nunca la tendrás por completo, una especie de posesión obsesiva para el protagonista casi siempre misógino.

Hoy en día la que entra en la categoría de “fuera de tu alcance, muchacho gafo es Margot Robbie”. Parada siempre derecha y en todas las películas es como una modelo por la que todos caen rendidos, incluyéndome. Claro que esa belleza la manipula a la perfección cuando quiere interpretar a una patinadora artística que de vez en cuando pierde los estribos en I, Tonya.

¿Cuál es tu estereotipo de Hollywood viejo favorito?, y más importante ¿cuáles son los actores de hoy que mejor rompe con ellos?

TheA logo
Más artículos
El héroe de tus películas románticas favoritas en realidad es un acosador